¿A quién le importan los pobres de Venezuela?

810

Uno mira la historia contemporánea de Venezuela y se echa a llorar. Los pobres nunca ocuparon el lugar que merecían ni en Venezuela ni en casi toda Iberoamérica

Después de la debacle Venezolana la ONU ha llegado para decirnos que la cosa está muy mal. Está bien que lo digan, pero llega un poco tarde. La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos ha anunciado que las fuerzas de seguridad venezolanas han “maltratado” y “torturado” de forma “generalizada y sistemática” a manifestantes y detenidos.

Un papel principal para ayudar a Venezuela lo tiene la comunidad internacional

El organismo ha acusado a las fuerzas de seguridad de ser responsables de la muerte de al menos 46 manifestantes y de llevar a cabo detenciones arbitrarias. Fotografías que llegan a los que somos amigos de venezolanos o a los acceden por las redes sociales, son espeluznantes… En ellas abundan los jóvenes torturados o azotados por perdigones y gases en sus rostros. Se trata de callar a los pobres y su grito de justicia.

El neocapitalismo ha silenciado a los pobres tradicionalmente, también en la Venezuela de la Bonanza Petrolera, y así nos va. Pero ahora el “chavismo” con barniz cubano desea establecer un estado totalitario al mejor estilo de otras épocas y con el aparato militar a su servicio.

La crisis económica a la que ha arrastrado a Venezuela la narco-dictadura de Maduro no tiene parangón en la historia reciente. El economista Ricardo Hausmann compara números y afirma: el derrumbe actual de Venezuela es peor que cualquiera vivido en las Américas, desde la Gran Depresión de Estados Unidos hasta las crisis de la deuda en México o Argentina.

Ante esta terrible situación los venezolanos han luchado mayoritariamente de forma no violenta, durante cuatro meses en las calles, jugándose la vida en cada esquina, y eso es importante. Pero un papel principal para ayudar a Venezuela lo tiene la comunidad internacional, que hasta el momento se ha mostrado bastante tibia. Esperemos que actúe antes de que esto pueda acabar en una guerra civil, donde los pobres matan a los pobres; si no lo es ya con los datos de muertes en la mano.

Las sanciones individuales generan presión y son importantes, pero no afectan el centro de gravedad del poder. Sin afectar de forma directa o indirecta a la corrupción generada por el negocio petrolero o del narco, la alianza entre el chavismo y el militarismo puede mantener a Venezuela en una prolongada agonía.

Pero, ¿a quién le importan los pobres?

Autor: Juan Rodríguez

No hay comentarios