Farma-mafia: el lobo con piel de cordero

1145

La industria farmacéutica es el tercer sector más lucrativo de la economía mundial, por detrás del armamento y el narcotráfico. El margen de beneficio por unidad vendida de fármaco siempre ha sido mucho más elevado que el de otras industrias

En 2002, los beneficios combinados de las diez farmacéuticas incluidas en la lista Fortune 500 eran mayores que los de las 490 restantes. Es normal que asociemos la idea de un medicamento a algo positivo, que nos “cura” de la enfermedad. Pero hoy no toca hablar de los millones de vidas que se han salvado gracias a la acción curativa de las medicinas, especialmente en enfermedades cardíacas, ciertos tipos de cáncer, infecciones o enfermedades metabólicas como la diabetes. Hoy más que ayer, debemos preguntar a los responsables políticos y a los empresarios de la bigpharma acerca de los millones de vidas que se han dejado de salvar por una investigación farmacéutica en la que prima, por encima de todo, el valor de las acciones y los márgenes de beneficio. Los responsables de estas empresas no son médicos ni farmacéuticos. Son empresarios que poco saben de salud y mucho de marketing, de ventas, de ocultar información, de fraude fiscal, de malversación de fondos, de violación de leyes, de compra de profesionales sanitarios para introducir su producto, de soborno a políticos y funcionarios… y un largo etcétera, un auténtico ejemplo del crimen organizado. Por ello algunos científicos reputados han identificado con la mafia a estas empresas, sin pizca de exageración o metáfora estilística.

Hoy numerosos medicamentos salen a la calle sin la suficiente garantía de seguridad, con resultado de miles de muertes al año atribuibles a los efectos directos de sustancias que no era necesario tomar, a lo que se une el despilfarro de recursos económicos (públicos sobre todo).

¿Qué es lo que la industria del medicamento investiga hoy? Básicamente fármacos dirigidos al mundo enriquecido (con dinero para pagarlos), en enfermedades crónicas (para que se sigan comprando en un período largo), “blockbusters” (medicamentos de altísimas ventas como los del colesterol, impotencia…) y medicamentos me-too (similares a los ya existentes pero con los que se pueda establecer una nueva patente y aumentar su precio). ¿Qué es lo que no se investiga o se hace apenas anecdóticamente? Medicamentos que “curen” (es decir, nuevos antibióticos) y medicamentos “esenciales” (para la mayoría de la población empobrecida, necesitada de ellos pero sin posibilidades de pagarlos).

Hace ya años publicamos en vídeos Voz de los sin Voz el reportaje “El laboratorio humano” en el que conocimos las prácticas inhumanas que las farmacéuticas ejercían en Cité Soleil, Haití, implantando a mujeres empobrecidas hormonas para su experimentación. Hoy sus mecanismos de muerte y extorsión se han ampliado. El comienzo de una lucha eficaz es desenmascarar al lobo con piel de cordero.

Editorial de la revista Autogestión

Puedes descargarte aquí un extracto del último número  Revista Autogestión 117. Extracto

No hay comentarios