El sacerdote italiano Fortunato di Noto, que lleva 20 años protegiendo y acogiendo a niños víctimas de abusos sexuales, ha recibido amenazas y violencia por parte de grupos pedófilos y de la mafia de la pornografía infantil. La pedofilia es un crimen contra la humanidad.

No hay comentarios