Han muerto cuatro millones de congoleños ante el silencio informativo de los grandes medios

234

Comunicado de la Federación de Comités de Solidaridad con África Negra. A EEUU no le interesa que se sepa lo que ocurre. Pero tampoco le interesa a buena parte de Europa (Francia, Inglaterra, Bélgica y Alemania) por ser parte también implicada directa o indirectamente (a través de sus multinacionales) en el asunto…

Federación de Comités de Solidaridad con África Negra.
http://www.umoya.org

Actualmente se está jugando una baza importante del futuro de África en la guerra de la República Democrática del Congo. Es un país enorme (España, Portugal, Francia, Alemania, Suiza, Italia, Polonia y parte de Rumanía juntas), en el centro del África Negra, con frontera a 9 países vecinos. Estratégicamente es fundamental para “controlar” de Sudán hacia abajo, una parte de África muy rica en recursos. Por otra parte el río Congo posee entre el 40% y el 50% del agua de toda África, con lo que supone esto a corto y largo plazo. La presa hidroeléctrica de Inga, si tuviera construidas sus tres fases, produciría la electricidad equivalente a todas las centrales hidroeléctricas de EEUU juntas. Daría electricidad al cono sur de África. Con varias centrales hidroeléctricas en el río Congo se podría abastecer a toda África (al menos hasta que el consumo de electricidad se disparase). Luego están los recursos naturales del este del Congo: oro y diamantes en cantidades exuberantes. El coltán y la casiterita, el petróleo aún virgen del norte, el gas natural del lago Kivu, el uranio, el cobre, el cobalto, los minerales raros (germanio, euripio, niobio, thorio…). Todo esto hace que controlar el Congo suponga el paso fundamental para controlar media África.

La guerra de EEUU por controlar esta región empezó con movimientos tácticos. Primero se alió con ciertos clanes de Ugandeses y Ruandeses para que tomaran el poder. Así lo obtuvieron Yoweri Museveni en Uganda y Paul Kagame en Ruanda. EEUU formó militarmente a ciertas élites militares de ellos. Luego, una vez en el poder, multiplicó la ayuda para el desarrollo a estos países, aunque claro está, esta ayuda se convirtió en ayuda militar. Creó bases militares también en ellos. Toda esta estrategia está en función de dominar el Congo, ya que Uganda y Ruanda no son ni por asomo tan ricos ni tan importantes estratégicamente.

Por desgracia para los habitantes de esta región EEUU eligió como aliados fundamentales a dos personas (emparentadas entre sí) que codiciaban el poder al precio que fuese y sin importarles mucho el tema de los derechos humanos: los anteriormente mencionados Yoweri Museveni y Paul Kagame. Es especialmente éste último quien es el responsable de más millones de muertos en esta región africana. Él dirigió la masacre de varios cientos de miles de ruandeses hutus en el antiguo Zaire en 1996-1997, perseguidos por sus tropas. Luego de todas las miles de muertes anónimas de ruandeses opuestos a él dentro de su país. Y finalmente de gran parte de los 4 millones de congoleños muertos a causa de la invasión del Congo (por parte de sus tropas y las de Uganda básicamente). Nunca ha habido tanto sufrimiento, tanto odio y tanta muerte en esta zona de África como desde que EEUU decidió apostar fuerte por su gran aliado, Paul Kagame. La política de alentar el enfrentamiento étnico y el terror, forma parte de la estrategia para dar a entender de que se trata de luchas internas entre tribus o etnias africanas.

A EEUU no le interesa que se sepa lo que ocurre. Pero tampoco le interesa a buena parte de Europa (Francia, Inglaterra, Bélgica y Alemania) por ser parte también implicada directa o indirectamente (a través de sus multinacionales) en el asunto.

Esto hace en conjunto que sea una guerra de la que ni EEUU ni parte de Europa quiera que se mencione siquiera en los medios de información, máxime cuando los medios usados por sus aliados, especialmente Paul Kagame sean especialmente sanguinarios. La ONU desde luego, tiene las manos atadas en este asunto.

Lo que está ocurriendo en esta región africana desde el 2 de agosto de 1998 hasta hoy día, es también crucial para el futuro de toda África ya que Paul Kagame desea apropiarse del este del Congo (tal y como Israel se ha adueñado de los territorios palestinos). Si esto ocurriera, se tendrá al mando de una región inmensamente rica (oro, diamantes, coltán, casiterita, petróleo, gas natural…) a una persona que puede producir mucho sufrimiento. Al no tener este tipo de personas condenas y represalias internacionales (como sucede hasta ahora) sus ambiciones (mientras sigan teniendo básicamente el apoyo de EEUU) posiblemente no quedarían ahí. Es, desde luego, la situación actual un momento crítico para el futuro de África.

Las organizaciones que trabajamos en este campo vemos cómo el bloqueo informativo hace continuamente frustrar nuestros intentos de destapar el tema. Como es un tema desconocido no hay demanda social de información, y como no hay demanda social los medios de información no informan.

A finales de noviembre pasado Ruanda ha empezado una nueva invasión del Congo. Y la comunidad internacional ha condenado el hecho, pero hace falta un paso más. ¿Acaso 4 millones de congoleños muertos no son suficientes? Es necesario que se presione y aisle internacionalmente a Paul Kagame a fin de evitar nuevas masacres por parte de sus tropas y de nuevo que los miles de desplazados (ya hay más de 150.000) no empiecen a morir de hambre, o de enfermedades ligadas a la malnutrición y las condiciones precarias.

La Federación de Comités de Solidaridad con África Negra junto a otras ONGs europeas como EURAC (red Europa Africa Central) deseamos que esta vez se detenga pronto la tragedia y a tal fin estamos llevando a cabo diversas campañas de denuncia y pidiendo la adhesión de personas y organizaciones. Quien desee apoyarnos con su firma puede hacerlo a través de nuestra página web http://www.umoya.org

No hay comentarios