La acumulación de la riqueza y la distribución de la pobreza es una injusticia

414

El arzobispo de San Juan de Cuyo (Argentina), monseñor Jorge Lozano, dedicó su columna semanal a reflexionar sobre la pregunta: “¿Quiénes son los pobres?”

”Podríamos responder ‘los que menos tienen’. O aquellos que carecen de lo elemental para una vida digna. A los pobres los podemos reconocer sin ambigüedades por su entorno: vivienda, educación, salud, alimentación, ropa, trabajo, esparcimiento”, aseguró.

El prelado detalló una serie de situaciones cotidianas en cualquier persona que percibe que está frente a una familia empobrecida: “comen salteado o dependen de iniciativas solidarias”, “no suelen tener a mano el centro de salud y cuando pueden acudir a él no siempre son bien recibidos y tratados como corresponde”, “los niños que crecen en estas circunstancias es probable que repitan el grado un par de años y terminen abandonando el sistema educativo”…

Que una sociedad deje ‘afuera’, como a la intemperie, a casi un tercio de su población no habla bien de esa comunidad social

”La pobreza incide directamente en el deterioro de los vínculos familiares. Algunos caen en el alcoholismo y el consumo de drogas. Muchos hogares son invadidos por situaciones de violencia contra las mujeres y los niños”, describió.

El arzobispo sanjuanino consideró que “también hay otras formas de pobreza que aquejan aún a quienes pueden estar en una situación económica buena”, al recordar que el hoy papa emérito Benedicto XVI enseñó que “una de las pobrezas más hondas que el hombre puede experimentar es la soledad. Ciertamente, también las otras pobrezas, incluidas las materiales, nacen del aislamiento, del no ser amados o de la dificultad de amar”.

”En este sentido, pobres son también los que no son amados y los que no aman. Una pobreza existencial, cargada de angustia y sinsentido”, subrayó.

”Pero debemos decir algo más que lo solamente sociológico o económico. Hay también una cuestión ética y moral. Que una sociedad deje ‘afuera’, como a la intemperie, a casi un tercio de su población no habla bien de esa comunidad social”, advirtió, y agregó: “La acumulación de riqueza y distribución de pobreza es una injusticia”.

Monseñor Lozano empezó su reflexión con la pregunta “¿quiénes son los pobres?” y la concluyó con una respuesta: “Los pobres son Jesús a quien debemos amar y servir en ellos”.

Asimismo, sugirió una lectura atenta del mensaje de los obispos argentinos con ocasión de la celebración de la Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el papa Francisco

No hay comentarios