La desigualdad y los resultados escolares

931

Según el último informe de la OCDE aparecido ayer, el 40% de los estudiantes de familias desfavorecidas en España registra un bajo rendimiento en matemáticas, frente al 8% de los alumnos favorecidos que no alcanzó la considerada “competencia básica”

Es decir, las características personales, familiares y socioeconómicas del alumno determinan su desempeño en el sistema educativo, y éste no corrige lo suficiente estas diferencias para garantizar la igualdad de oportunidades.

De este modo, los estudiantes que proceden de familias desfavorecidas presentan un 17% más de posibilidades de bajo rendimiento en matemáticas que los de familias medias (10%) y acomodadas (5%).

Asimismo, refleja una relación directa entre una mayor concentración de alumnos con malas calificaciones y menos recursos educativos y de profesorado. También, que en los países donde los recursos educativos están distribuidos de forma más equitativa, el número de alumnos con bajo rendimiento en matemáticas es menor y aumentan las cifras de excelencia, incluso comparando sistemas educativos con un nivel de recursos y calidad similar.

La OCDE incide en que no se trata de aumentar el gasto en educación -una vez alcanzado el nivel que garantice su correcto desarrollo-, sino de la distribución. O lo que es lo mismo: lo que marca la diferencia es cómo y cuándo se realiza el gasto.

PISA define a los estudiantes de “bajo rendimiento” como aquellos que puntúan por debajo del Nivel 2 en la pruebas de matemáticas, lectura y ciencias de PISA. “El Nivel 2 es considerado como el nivel básico de conocimiento que se requiere para participar plenamente en una sociedad moderna”, tal y como lo define PISA. Los alumnos por debajo de ese nivel pueden responder preguntas con instrucciones claras y relaciones sencillas que requieran utilizar una sola fuente de información, pero no pueden enfrentarse a la resolución de problemas que requieran razonamientos complejos.

El factor socioeconómico

Tal y como explica el informe, el bajo rendimiento no es el resultado de un solo factor de riesgo, “sino más bien de la combinación y acumulación de varias barreras y desventajas que afectan a los estudiantes a lo largo de sus vidas”. De media en los países de la OCDE, la probabilidad de tener un bajo rendimiento en matemáticas es mayor para los estudiantes socioeconómicamente desfavorecidos. El estudio explica que, sin ser determinante, sí marca la existencia de unas condiciones de oportunidad (o la ausencia de ellas) que influyen en la progresión de los estudiantes en la escuela (por ejemplo, recibir educación preescolar).

El estudio constata que un estudiante socioeconómicamente desfavorecido tiene una probabilidad tres veces mayor de tener un bajo rendimiento que un estudiante socioeconómicamente favorecido.

Fuente OCDE “Estudiantes de bajo rendimiento, por qué se quedan atrás y cómo ayudarles a tener éxito” Feb-2016

No hay comentarios