La esperanza frustrada de los congoleños

660

¿Occidente puede permanecer indiferente ante la tiranía y la frustración que se vive en el Congo (RD) hoy?

Algunos pueden permanecer insensibles, pero es posible que la mayoría desconozca la realidad que se vive en los países africanos de la región de Los Grandes Lagos y en el Congo (RD).

Este artículo, pretende dar a conocer en pocas líneas la situación actual. El país se llama la República “Democrática” del Congo, pero lo que allí se vive no tiene nada que ver con la democracia. Es una auténtica tiranía y una jungla total donde la población lucha por sobrevivir cada día.

El caos llegó el día 19 diciembre de 2016, cuando al terminar el mandato del presidente Joseph Kabila Kabange, no convoca elecciones, guardando silencio absoluto.

Los congoleños intentan sobrevivir con salarios miserables, algunos funcionarios pasan hasta tres meses sin cobrar su sueldo, la seguridad social no existe

Desde entonces, cada manifestación de la población, acaba con muertos y heridos a los que nadie defiende ni denuncia, por ausencia de libertad de expresión en el país. No nos explicamos el silencio de la prensa europea.

Los obispos de la Congo RD, se reunieron con la oposición y pactaron con el presidente el 31 de diciembre de 2016 sobre la prohibición de cambiar la Constitución en relación con el mandato del presidente. El pacto queda en observación, mientras, la población vive atemorizada por las guerrillas (grupos rebeles en varias zonas del territorio nacional), que las fuerzas armadas son incapaces de controlar.

ESPERANZA FRUSTRADA

En 2003, la R.D.Congo celebró con mucha esperanza los acuerdos de Sun City (1), alcanzados en 2005, se aprueba la Constitución por el 85% de los sufragios; limitando el mandato del presidente a 5 años, prohibiendo cualquier reforma o modificación de lo acordado. Kabila Kabange, que había llegado al poder a los 29 años, aceptó el acuerdo, promulgando una ley al respeto.

La frustración de la población empieza cuando los congoleños se dan cuenta de la irresponsabilidad del presidente, que buscaba solamente satisfacer los intereses del occidente: “revisando el código minero y la ley de inversiones, la liberalización de circulación de divisas, abolición del monopolio de la comercialización de diamante […] con la promesa de autorizar el libre funcionamiento de los partidos políticos”. (2)

Kabila disimuló su crueldad y su inmadurez política, organizando unas elecciones supuestamente democráticas en 2006, las únicas que se consideran democráticas en la historia de la R.D.Congo desde su Independencia.

Las condiciones de vida de la población son pésimas. 

Los congoleños intentan sobrevivir con salarios miserables, algunos funcionarios pasan hasta tres meses sin cobrar su sueldo, la seguridad social no existe. No se puede usar el término “parado, ni despedido…” simplemente no hay trabajo. Hay familias de 7 miembros y solamente una persona trabajando.

No hay electricidad constante, por lo tanto ninguna familia puede atreverse a hacer una provisión mensual de alimentos. Se vive el día a día, con lo mínimo, unos 3$ diarios; hasta 5$ para alimentar a una familia numerosa. Se come dos veces al día, (un pequeño desayuno por la mañana y una comida fuerte por la tarde). Los que no se lo pueden permitir, comen solamente una vez, a partir de las 15,00 h. Pero hay familias que pasan días sin comer nada.

Los habitantes del campo viven de la agricultura, la pesca y la caza. Por falta de trabajo, muchas familias se dedican a montar mercadillos ilegales en sus calles o delante de sus casas vendiendo productos de primera necesidad (verdura, harina, sal, azucar, pescado fresco y seco, ropa, tabaco, también haciendo cambio de divisas).

Las ciudades están descuidadas y en ellas se pillan muchas enfermedades: malaria, fiebre tifóidea, amebas, etc. Es difícil que un congoleño termine un mes entero sin que padezca alguna enfermedad importante y además no existe la tarjeta sanitaria. Abundan los negocios de venta de ataudes.

La atención en los hospitales se realiza previo pago, antes de ser atendido. Luego cada enfermo paga sus medicamentos y todos los tratamientos. Muchos pacientes mueren delante de la consulta o en la puerta del hospital por falta de dinero para acceder a la atención sanitaria. Se han registrado casos de fallecimiento de mujeres embarazadas que las matronas no quisieron atender por no poder pagar. La tasa de mortalidad es muy elevada, sobre todo de recién nacidos.

Los estudios de los muchachos no son gratuitos, ni siquiera en primaria. Las familias, se ven obligadas a elegir qué niños van a estudiar y quienes no. Las que suelen quedarse sin escuela son las chicas, por esto en el Congo hay una elevada tasa de mujeres analfabetas.

El problema del alquiler es grave en todo el país. En la capital, Kinshasa, en las zonas humildes, una casa de una habitación y salón cuesta aproximadamente 70$. El salario de un profesor de primaria oscila entre 60 y 150$. Muchas familias se ven en la necesidad de habitar en espacios reducidos.

En las principales ciudades hay transporte público, pero teniendo en cuenta las dificultades económicas de la población, muchos prefieren usar furgonetas (un conductor compra una furgoneta de segunda mano, pone bancos de madera dentro y lo usa como taxi). Los que no pueden usar esas furgonetas, utilizan motos.

Muchas motos en Kinshasa se usan como taxi. A las moto-taxi las llamamos en el Congo “espíritu de muerte” porque sufren accidentes mortales con frecuencia. Los chicos que conducen esas motos no suelen tener carnet de conducir, es la única forma que tienen de ganarse la vida.

La inseguridad y la corrupción estan institucionalizadas, se carece de libertad de expresión y de opinión, la población desconoce sus derechos. En la RD Congo no existe una manifestación que pueda desarrollarse pacíficamente. El ejemplo conocido a nivel mundial es el caso de las manifestaciones generales del día 19/12/2016 en todo el territorio nacional. Cuando el mandato del presidente llegaba a su fin (el último mandato que no debería renovar, según la Constitución del Congo). En ese día, se frustró la esperanza de los congoleños que esperaban y necesitaban un nuevo presidente que les pudiera sacar de la miseria, pero Joseph Kabila Kabange optó por ir dejando pasar el tiempo.

¿En qué país del occidente se puede permitir que un presidente termine el mandato sin convocar elecciones y que siga gobernando sin dar explicación y que haya silencio de parte de otros países de la Unión Europea?

¡Vergonzosa política congoleña y triste indiferencia occidental!

A pesar de la dureza de esta realidad, admiramos la solidaridad vivida en las familias, entre sus miembros, con los vecinos y con las demás familias. Es “la solidaridad de la gente sencilla” Se suelen asistir mutuamente ante las dificultades de falta de alimentos, la acogida de algunos miembros de familias numerosas que necesitan espacio para dormir. Muchas mujeres mayores que tienen experiencia en el tratamiento a base de plantas medicinales y el seguimiento de las mujeres embarazadas, suelen ayudar a los vecinos del pueblo y familiares sin recursos con ese tipo de tratamiento, todo esto sin exigir nada a cambio. Se pueden poner más ejemplos, pero lo importante es poner de relieve el valor solidario de la gente sencilla, como alternativa ante la indiferencia de los gobernantes.

Teniendo en cuenta lo dicho, se puede afirmar que:

  • La población sufre la miseria y carece de condiciones de vida dignas- – No existe democracia en la R.D. Congo.
  • La población no tiene el poder de elegir libremente a sus dirigentes.- – No existe ninguna manifestación pacífica que no termine con muertos y heridos.
  • No existe una oposición que pueda actuar libremente sin que sus declaraciones no le causen inseguridad por parte del poder.

En Congo RD, el poder es sagrado, y el jefe es intocable. Se vive una falsa democracia, no existe alternancia en el poder, ni una reforma digna de fomentar el desarrollo y el bienestar de los ciudadanos.

Es un país que tiene una gran variedad de los minerales, el más prestigioso es el coltán, pero teniendo en cuenta la realidad de miseria que vive la población, se puede afirmar con la BBC que la R.D.Congo es “un país maldito por su riqueza”. (3)

No podemos alegar desconocimiento, es deber de cada uno de nosotros, reflexionar, salir de la indiferencia y posicionarse ante la grave realidad que se vive en este país.

¡Que viva la R.D. de Congo y que nazca una auténtica democracia para que el pueblo goce de dignidad y libertad!

Autor: Ephrem Tshib.


1. Trinidad DEIROS BRONTE, La R.D.Congo: la crisis de legitimidad y la inseguridad persisten, pese al acuerdo con la oposición. IEEE.ES, Documento de Opinión, 23/01/2017, pag. 3
2. Id. Pg. 4
3. BBC websit. Consultado el 31/08/2017. 10:19.

No hay comentarios