Miles de personas recuerdan a Liu Xiaobo, luchador por la libertad en China

697

60.000 personas según los organizadores, se lanzaron a la calle por el centro de la ciudad para participar en la manifestación anual del 1 de julio, el aniversario de la vuelta de la ex-colonia a la soberanía china hace 20 años, y reclamar más democracia y la puesta en libertad del disidente Liu Xiaobo , el premio Nobel de la Paz condenado a once años de cárcel y hospitalizado esta semana fuera de la cárcel porque está enfermo terminal de cáncer

Este año, la visita de Xi Jinping para conmemorar el 20 aniversario de la devolución ha sido una de las grandes motivaciones para que la gente saliera a la calle. China, aseguran, trata de limitar cada vez más las libertades incluidas en el principio “un país, dos sistemas”, por el que Pekín se compromete a respetar “al menos” hasta 2047 privilegios como la separación de poderes o la libertad de prensa en el enclave.

Testimonio de Liu Xiabobo (Premio Nobel de la Paz 2010)

“No hay fuerza que pueda limitar la búsqueda humana de la libertad, y China al final será una nación regida por la ley, donde los derechos humanos reinen de forma suprema”

Frente a lo que él definió como la “mentalidad del enemigo” del régimen chino, Liu dijo no tener “enemigos” ni sentir “odio”, porque esa forma de pensar “incitará a luchas mortales y crueles, destruirá la tolerancia y humanidad de una sociedad y dificultará los progresos de una nación hacia la libertad y la democracia”.

Como ejemplo mencionó la aceptación de la universalidad de los derechos humanos que fueron incluidos en la Constitución china, de ahí que considere su condena “inconstitucional”, porque entiende que sólo ejerció su derecho a la libertad de expresión.

Una China justa

Deseaba en esta carta un cambio reflejado también en un trato más digno y humano en las prisiones, es el que le hace confiar en el progreso político, “porque no hay fuerza que pueda limitar la búsqueda humana de la libertad, y China al final será una nación regida por la ley, donde los derechos humanos reinen de forma suprema”.

Liu, quien definió como “punto de inflexión en su vida” su participación en las protestas de Tiananmen en junio de 1989, se mostró convencido de que el progreso político en su país “no parará” y que llegará “una futura China libre”.

Liu Xiaobo pedía separación de poderes, derecho al voto y una justicia independiente. Le impusieron once años de prisión en 2009 como culpable de subversión. Ahora el premio Nobel de la Paz 2010 y disidente chino más reconocido internacionalmente ha sido excarcelado. Por razones médicas, le han dicho las autoridades a su abogado. Sufre cáncer de hígado en estado terminal y ha quedado ingresado en un hospital de Shengyang, en el noreste de China.

Redacción: Solidaridadnet

No hay comentarios