Luchemos contra las causas de la trata de personas

857

En el día mundial contra la trata hay que poner de manifiesto la necesidad de luchar contra las causas de esta esclavitud, un negocio con muchos responsables e intereses. ¿En qué puntos hemos de actuar?

  1. EL negocio del hambre y de la miseria.

La mayoría de las personas esclavizadas son de países que sufren la miseria y el hambre. Bien reclutadas en sus países de origen o bien captadas por las mafias que trafican con migrantes empobrecidos. En España, país frontera con el sur empobrecido, se trafica con mujeres y niñas, que son prostituidas en lugares de turismo, o enviadas a otros países de la U. Europea.

El negocio de la trata mueve globalmente unos 32.000 millones de dólares al año y casi un tercio del total de las víctimas a nivel mundial son menores de edad. En el Caribe y en México, la trata toma valores desproporcionados, y además el control de las policías apenas es efectivo.

El negocio de la trata mueve globalmente unos 32.000 millones de dólares al año y casi un tercio del total de las víctimas a nivel mundial son menores de edad.

Por todo esto es fundamental la tarea de luchar contra las causas del hambre.

  1. Flujos financieros en paraísos fiscales

Como ejemplo decir que los principales destinos de explotación en el exterior de las víctimas colombianas en 2015 fueron República Dominicana, China, Chile, Ecuador, México, Argentina, Panamá, Paraguay y Emiratos Árabes Unidos. Lugares donde fluye el dinero “negro”, donde van muchos turistas de todo el mundo enriquecido, o donde hay una alta “permisividad” en ejercer la esclavitud.

Este dinero de la trata, se lava en paraísos fiscales y pasa a los circuitos financieros internacionales. ¿Qué han hecho los países enriquecidos para luchar contra esto?

  1. Combatir el gran negocio del sexo.

Hace años los periódicos tenían muchos ingresos por publicitar esta esclavitud. Aunque no hay cifras oficiales sobre este mercado, en 2007 una comisión parlamentaria estimó que este negocio movía 40 millones de euros al año. Según los datos de esa comisión, ‘El País’  (aunque recientemente lo ha dejado de hacer) publicaba entonces 702 anuncios al día y ganaba 5 millones al año; le seguía ‘El Mundo’ con 672 contactos diarios y unos ingresos ligeramente inferiores, y ‘ABC’ con 225 anuncios y 10 millones de euros.

Adolescentes en internet, problemas de dependencia. Un gran negocio.

Podemos preguntarnos, ¿en qué se basan los estudios realizados sobre el consumo de pornografía entre los jóvenes?

El profesor Thomas Lickona, psicólogo del desarrollo, afirma que “los neurocientíficos identifican en la dopamina, un agente neuro-químico liberado por el cerebro, la explicación de todo esto. La dopamina es el neurotransmisor de la gratificación que está detrás de la respuesta: es el “¡sí, lo quiero!” de cualquier motivación y deseo. Para entendernos, sin ella no nos apetecería ni siquiera comer un helado en verano. Cuando el nivel de dopamina cae, lo mismo sucede con la motivación.

La dopamina aumenta sobre todo ante imprevistos y novedades, especialmente si son de tipo sexual. La pornografía consigue estimular continuamente al usuario, poniéndole delante “parejas” siempre nuevas que, a pesar de ser virtuales, obligan al cerebro a liberar dopamina en abundancia”.

“Han pasado dos años –afirma el profesor americano– desde que Terry Crews, famoso por sus anuncios de lociones para después del afeitado, ha denunciado públicamente su dependencia de la pornografía y su difícil lucha para salir de esta. Si es verdad que el consumo de pornografía causa formas de dependencia del todo similares a las del consumo de cocaína, alcohol y anfetaminas…

Todo esto provoca en los jóvenes múltiples problemas para tener una estabilidad afectiva y emocional, un proyecto vital compartido basado en el amor y la solidaridad. Su vida se ha centrado en el placer, en disfrutar del momento…

  1. Centrar la vida en la solidaridad con los últimos

Centrar la vida en la solidaridad y en el sacrificio por los demás, aceptando la dignidad que toda persona tiene, es fundamental.  Por eso la batalla por la liberación de los esclavos del siglo XXI se da también en el terreno de la moral, con un proyecto de hombre y sociedad, que defienda la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural. Promoviendo la lucha contra las causas esclavitud infantil en cualquiera de sus formas: niños soldado, fábricas de ropa, fábricas de ladrillo y alfombras…esclavitud sexual, turismo sexual.

Una cultura solidaria, que ponga esta dignidad con fuerza y energía, en el primer lugar de la política, luchando contra las causas de la injusticia, erradicaría la trata de personas.

Juan Rodríguez

No hay comentarios