Inicio > Cómo hablar sobre Somalia en tres fáciles lecciones

Cómo hablar sobre Somalia en tres fáciles lecciones

18/05/2012 

Si hay alguien vulnerable ahora mismo en el océano Índico son los pescadores de la región, no los grandes pesqueros o buques, a los que ahora se permite llevar guardias armados a bordo y atacar objetivos incluso en tierra.

  1. Toda la violencia ejercida por extranjeros, aunque ni se identifiquen, es legítima, porque es contra “supuestos piratas”.

  2. Toda la violencia infligida por somalíes es responsabilidad de los “islamistas”, nunca otros somalíes armados, como sus fuerzas armadas.

  3. En Somalia no hay nada de qué hablar más que de violencia, bien por culpa de los piratas o de los islamistas terroristas. (Del hambre, aunque sea causa de la política -o su falta- del día a día, sólo se habla cada cuatro años, cuando hay sequía).

Fin. Esto es todo lo que hay que saber para empezar a informar sobre este país.

Con este fácil recetario hablamos y nos informamos de lo que ocurre en Somalia y en el Océano Índico. Así, cerramos los ojos a la realidad que va como en paralelo a la información internacional.

Gracias a esta visión no nos escandaliza que en marzo, Europa haya ampliado hasta diciembre de 2014 su EU Force, o misión Atalanta, lanzada por España en diciembre de 2008, cuando presidía la UE, para defender de los piratas a los buques, pesqueros y cargueros extranjeros “vulnerables” en el Océano Índico.

Si hay alguien vulnerable ahora mismo en el océano Índico son los pescadores de la región, no los grandes pesqueros o buques, a los que ahora se permite llevar guardias armados a bordo y atacar objetivos incluso en tierra.

La fuerza naval internacional enviada por Europa a la zona para proteger, en un primer momento a los barcos del Programa Mundial de Alimentos, y combatir los actos de piratería, ahora afirma en su página web que su misión también es proteger a la misión de la Unión Africana, AMISOM.

AMISOM se instauró en enero de 2007, tenía previsto contar con 8.000 soldados de diferentes países africanos, pero sólo Uganda y Burundi han logrado reunir unos 5.000, los demás países que prometieron efectivos para Somalia, siguen prometiéndolo cada cumbre de la UA, pero nunca han llegado a cumplir. A veces se ha escapado alguna noticia de protestas de los soldados burundeses porque no cobran sus salarios, que no dependen del gobierno de Burundi, sino de la Unión Africana. O del gran agujero financiero que supone para la UA esta misión.

La ampliación de la fuerza europea en el Índico se basa, según su página web, entre otras cosas, en que en estos dos años ha tenido “éxito del 100%” en escoltar a los barcos del programa mundial de alimentos, y en la protección de los envíos por barco de AMISOM, “importantísimos para el éxito de la operación de la Unión Africana en Somalia”… me tienen intrigada estos envíos tan importantes, todavía estoy investigando. Continuará.

Ah, también anota como un éxito la detención de somalíes sospechosos de ser piratas, que han sido trasladados a las autoridades competentes, para que sean juzgados.

Algunas cuestiones a señalar:

  • No todos los piratas están teniendo juicio justo, de hecho hay somalíes esperando juicio en cárceles de varios países del mundo que no saben qué hacer con estos hombres, y como su –inexistente- gobierno nunca va a reclamar los derechos de sus ciudadanos, no hay prisa con ello.

  • Los ataques en tierra no han provocado más que víctimas civiles. (Aunque para las grandes agencias de comunicación los pescadores muertos o heridos siempre serán “supuestos piratas”).

  • Los ataques de los guardias privados de seguridad en alta mar no han provocado más que víctimas civiles.

  • Los pescadores somalíes tienen miedo de salir a faenar y denuncian la agresividad de los barcos extranjeros que ya ni siquiera se molestan en identificarse cuando los disparan, como ocurrió hace unos días en Bosaso.

  • Los militares somalíes que forma la EU Force, luego, como en el gobierno no cobran, se ofrecen al mejor postor, que por lo general suele ser Al Shabaab, los islamistas que combaten al gobierno de transición, de esa transición que va para eterna.

  • La violencia que asola a diario sobre todo la capital, Mogadiscio, es responsabilidad de todo aquel que tenga un arma, policía, ejército, misiones de paz, tropas extranjeras… No sólo de Al Shabaab. Cuando a principios de año las tropas de Kenia entraron en Somalia en refuerzo de las de Etiopía, la AMISOM y todas las demás, aseguraron que habían expulsado a Al Shabaab de la capital, pero los atentados seguían teniendo lugar a diario, y atribuidos a los islamistas que se suponía ya no estaban allí.

Rosa Moro

Imprimir artículo