Inicio > La insolidaridad del Ayuntamiento de Sevilla con los empobrecidos

La insolidaridad del Ayuntamiento de Sevilla con los empobrecidos

21/12/2009 

Según el Ayuntamiento de Sevilla, gobernado por Alfredo Sánchez Monteseirín del PSOE en coalición con IU, la solidaridad no puede entrar en las calles pero sí el consumo. Todas las tiendas abiertas, escandalosas tamboradas tirando caramelos que ya nadie ni tan siquiera recoge, miles de luces y adornos haciendo juego no con la Navidad sino con el consumismo ofensivo y agresivo que nos invade en estas fechas

El pasado sábado 20 de diciembre, como cada  Navidad desde hace 22 años, el Movimiento Cultural Cristiano convocó una marcha en solidaridad con los empobrecidos de la tierra.

Durante la mañana se hacían preparativos para la marcha de la tarde, se colocaban exposiciones con fotografías y textos dando voz a los más pobres de la tierra, se instalaba un puesto de publicaciones solidarias informando y denunciando las causas del hambre, del paro y de la esclavitud infantil. Esto ocurría en la calle sevillana Tetuán, la cuarta calle más cara del mundo. Por eso el ayuntamiento prohibió que estuviéramos allí.

Prohibió la  voz de los más pobres, del 85%  de la humanidad que pasa hambre, de los 400 millones de niños esclavos, la voz del sufrimiento de los inmigrantes, la voz de los niños abortados y la de sus madres.

Todas las tiendas abiertas, escandalosas tamboradas tirando caramelos que ya nadie ni tan siquiera recoge, miles de luces y adornos haciendo juego no con la Navidad sino con el consumismo ofensivo y agresivo que nos invade en estas fechas. Un consumo para hacernos olvidar que hay hambrientos y que nosotros somos responsables.

Pero no nos callaron, ni a nosotros ni a los empobrecidos. Respondimos a esa prohibición elaborando carteles en los que informábamos a los ciudadanos de que el ayuntamiento sevillano se oponía a la solidaridad. Y así estuvimos toda la mañana, mediodía y tarde, encartelados por la calle comercial, donde todo invitaba a olvidarse de los que sufren.  No podía ser de otra manera. La voz de los más débiles debía sonar más fuerte que los impedimentos legales e insolidarios. Y así fue. Y las personas que pasaban y lo veían no salían de su asombro, muchas indignadas ante tamaña barbaridad.

Esta es la verdadera cara del Ayuntamiento de Sevilla, que se define de izquierdas y socialista, un socialismo que en tiempos pasados defendió a los débiles, pero que hoy defiende al capital y a los intereses económicos. Hoy cuando aumenta aun más el hambre, el paro, el drama de la inmigración, los niños explotados, nuestro ayuntamiento quiere ocultar que la dignidad de la persona humana es sistemáticamente pisoteada para conseguir mayor beneficio económico. Es una muestra más de que nuestro ayuntamiento está inmerso en un sistema político y económico que justifica y permite estas muertes por negocio.

Según las ordenanzas municipales, en la calle Tetuán estorbábamos nosotros y los inmigrantes (acostumbrados como siempre a salir huyendo cuando aparece la policía). Los empobrecidos, los últimos no tienen cabida. Todo lo demás sí, eso no estorba. De nuevo la solidaridad de la familia de Nazaret no tenía cabida en esta posada. Y de nuevo, también, la ley injusta e inmoral fue superada por la solidaridad, y el grito de los últimos de la tierra recorrió las calles de Sevilla, a pesar de su ayuntamiento.

Solidaridad.net

Imprimir artículo
Suscríbase a nuestro boletín

Buscar en esta web

Suscríbete a nuestro boletín

Solidaridad Televisión

Últimos vídeos:

    Web de
    Iqbal Masih
             

    Agenda

      No hay actos programados para las próximas fechas

    Red de Casas de Cultura y Solidaridad

    Síguenos en Facebook