Venezuela, “llueve sobre mojado”

636

El pasado domingo 11 el presidente Nicolás Maduro anunciaba por sorpresa la salida de circulación del billete de 100, hasta ahora el de más alta denominación, en un plazo de 72 horas. Seis días después extendía su vigencia hasta el 2 de enero. En el camino, disturbios, toques de queda y saqueos en el interior del país, colas en comercios, en bancos… desastre

Unas semanas antes de la inesperada salida de los de 100, se había anunciado la ampliación del cono monetario con nuevos billetes de 500, 1000, 2000, 10.000 y 20.000 bolívares. Aunque se preveía que su implementación empezara a la vez que la salida de los viejos, las cajas con el papel moneda no llegaron hasta el domingo, por lo que su distribución y uso puede demorarse, al menos, en cinco días sobre la fecha esperada.

  • En Venezuela solo hay dos oficinas del Banco Central, una en Caracas y otra en Maracaibo. Únicamente la primera se habilitó para recibir los billetes de todo el país en 10 días.
  • Con el billete de 100 se puede comprar un paquete de chicles o pagar un billete de autobús urbano.
  • Alrededor del 40% de la población no tiene cuenta bancaria. Solo en Caracas, en una plaza cualquiera, se pueden ver decenas de vendedores callejeros -de chucherías, café, perritos calientes, arepas-, que solo manejan efectivo. Al igual que taxistas y mototaxistas, por solo poner algunos ejemplos.

Incluso el economista marxista Manuel Sutherland, denuncia fuertemente la situación generada: “Quisieron disminuir la liquidez a la fuerza, el Gobierno hace con todo esto una exposición mediática donde está tratando de vender la idea de que controla a las mafias que hacen que aumente el dólar paralelo y donde vende todo como el paquete de medidas de acción contra la crisis económica, pero lo que está haciendo es perjudicar al obrero y a los pensionados que reciben su salario en efectivo. Es una destrucción de dinero abusiva”.

Desde el año 2006, hasta el año 2015 el salario real ha caído en un impresionante 37,49 %. Teniendo en cuenta que las proyecciones más optimistas de la inflación anual consideran que en el año 2016 la inflación será el doble de la del año pasado, es probable que la inflación alcance la cifra de 400 % (el FMI estima la inflación para el año 2016 en 720 %) y que los aumentos previstos este año no lleguen al 60 %; lo cual generará la caída salarial más drástica de nuestra historia, marca batida en 2015. Si la inflación alcanzara la mitad de la cifra que estima el FMI para el 2016, la caída del salario real para el breve período 2012-2016 alcanzaría el 78 %, una depauperación absoluta. Esto es hambre, como ya sucede, muerte por hambre en Venezuela.

Venezuela es hoy un completo desastre económico, político y de seguridad donde la criminalidad, la corrupción, el contrabando y los saqueos están a la orden del día.

Los venezolanos no se merecen un Gobierno como el de Maduro, que además de cercenar sus libertades políticas y civiles, ha destruido su economía y provocado un doble desabastecimiento, alimentario y sanitario, que dibuja una inmensa paradoja: la de un país rico en recursos petrolíferos sumido en una gravísima crisis social y política.

“Las recientes medidas de carácter económico y monetario implementadas por el Gobierno Nacional han agudizado la crisis que golpea a nuestra nación y a todos los ciudadanos”, resaltó la Iglesia en un comunicado. En ese sentido, culparon al régimen por “la manera apresurada de implementar la medida”, causando “graves molestias” y provocando “indignación, rechazo y violencia”.

Los pobres están robando, saqueando y matando a sus hermanos pobres, ¿esto es lo que quiere el socialismo bolivariano?…

Redacción Solidaridad.net

No hay comentarios