AFRICA SEGUIRÁ PAGANDO a los RICOS

2495

A la luz de estos datos cabe preguntarnos si realmente el G-8 pretende ayudar a Africa.
Entre el 3 de abril de 1948 y el 30 de junio de 1952, EE.UU. implementó el plan Marshall: un plan económico por el que este país otorgó donaciones y créditos a 16 países de una Europa occidental destruida tras la Segunda Guerra Mundial.

El total de dicho plan se valoró, en 1952, en más de 13.000 millones de dólares. Hoy, justo 50 años después del fin de dicho plan, los países que conforman el G-8 acaban de anunciar, a bombo y platillo, un nuevo plan Marshall para Africa. La dotación de dicho paquete asciende a 6.000 millones de dólares.

Una comparación entre ambos planes nos da a entender rápidamente como éstos no son para nada comparables, ni en objetivos, ni en recursos. El plan Marshall nació con la doble pretensión de reconstruir el mercado capitalista europeo y, con ello, dinamizar la economía norteamericana. Por ello el plan Marshall se dotó de suficientes recursos. Así cada habitante europeo recibió en ayudas un promedio de 48 dólares, de los de 1952.

En contraste, este nuevo plan africano, con el que el G-8 defiende que se ayudara al desarrollo económico de los más de 800 millones de habitantes del continente africano, nace sin recursos. En caso de que éste se llagara a desarrollar, cada africano recibiría tan sólo 8 dólares (de los del 2002). Según el Banco Mundial, estos 6.000 millones de dólares suponen casi 2,5 veces menos de lo que los países del Africa subsahariana reembolsaron, en concepto de pago de la deuda, en el 2001 (más de 14.500 millones de dólares). En los últimos cinco años, el trasvase de recursos del Africa subsahariana al norte enriquecido, por el mismo concepto, fue de 68.500 millones de dólares, 11 veces superior a la cantidad que ahora se promete. A la luz de estos datos cabe preguntarnos si realmente el G-8 pretende ayudar a Africa. De ser así, ¿no sería más lógico, no ya incrementar los recursos que aportan, sino tomar las medidas necesarias para que estos países no se vieran sometidos al eterno endeudamiento? Mientras los mandatarios del G-8 no se decidan a ayudar a Africa, Africa seguirá pagando a los ricos.