La Unión Europea ASESINA a los EMPOBRECIDOS

437

A diferencia de lo que muchos europeos piensan, no sólo EE.UU se comporta como brazo ejecutor del sistema capitalista e imperialista en el mundo, sino que la Unión Europea también es otro de los pilares sobre los que se sustenta este sistema.

Afirmamos que en la UE no hay voluntad política para dejar de robar a los empobrecidos y de erradicar las grandes lacras que, en gran medida, les provocamos. Y no hay voluntad política, precisamente porque su sufrimiento es un negocio para nosotros, los europeos. En este sentido, el caso africano es paradigmático del robo descarado que realiza la UE a los empobrecidos, lo cual viene ocurriendo ya desde antiguo, desde la llamada “colonización” del siglo XIX, en que las “potencias europeas” se repartieron el pastel. Hoy lo siguen haciendo descaradamente, eso sí, en pugna constante con EE.UU y China.


Veamos algunos ejemplos que nos ayuden a clarificar lo que afirmamos:


1) Entramado institucional y normativas comerciales: La UE, en comparación con EE.UU, es actualmente la economía más potente del mundo en el terreno comercial. La UE de los 27 es el mercado comercial interior más grande del planeta, con 490 millones de habitantes, frente a los 300 millones de EE.UU, y acoge a 61 de las 130 mayores multinacionales en el mundo, mientras que EE.UU sólo cuenta con 50. La normativa comercial de la UE no depende de verdaderas iniciativas políticas, sino el fruto de las presiones de los “lobbys empresariales” existentes. El más influyente y conocido en el ámbito de la UE es la ERT (European Round Table) que, desde su creación en 1983 ha sido el instrumento de las multinacionales con sede europea, para ir modelando la UE e ir presionando a niveles nacional y europeo. Se conforma exclusivamente por los jefes ejecutivos, de las transnacionales más influyentes, como petroleras y energéticas (BP, Shell, Total-Fina, OMV, Repsol-YPF, E.ON, Philips), Farmaceúticas (Bayer), Químicas (Unilever), Telecomunicaciones (Telefónica, Deutsche-Telekom), Automovilísticas (Volkswagen, Volvo, Fiat, Renault), Alimentación (Nestlé) y otras.


2) Política Agraria Común (PAC): la UE lleva años perjudicando gravemente a los empobrecidos, a través de sus políticas agrícolas y ganaderas. Inicialmente se pagaba a los europeos por no producir, o por producir limitadamente (cuotas), e incluso se destruía la “producción sobrante”, lo cual, de por sí, es una canallada en un mundo donde existen millones de hambrientos. Después se optó por subvencionar productos europeos agrícolas y ganaderos (azúcar, cereales, pollo, leche…), provocando hambre en los países empobrecidos.


3) Robo de recursos naturales: la UE se beneficia de los negocios de las grandes compañías multinacionales, que roban a diestro y siniestro para su negocio, sustentado en nuestro consumismo . Dichas compañías, apoyando dictadores y provocando guerras, si es preciso, extraen los recursos que después comercian en la UE. El Congo, donde han sido asesinados unos 5 millones de personas desde 1998 hasta nuestros días, no deja de estar en guerra porque es uno de los países más ricos del planeta en recursos naturales, especialmente mineros. Es especialmente rico en los llamados “nuevos minerales estratégicos”, como el coltán, tan necesario para la fabricación de teléfonos móviles, ordenadores portátiles…


4) Guerras planificadas y comercio de armas: Países tan importantes de la UE como Reino Unido, Francia y Alemania, Italia y España, junto con otros como EE.UU y Rusia, suman alrededor del 82% de todo el comercio mundial de armamento militar. El gasto militar en el mundo alcanzó en 2007, la cifra de 847.500 millones de euros, un 6% superior a la del año 2006, y un 45% superior a 1998. Esta cantidad supone casi 190 veces las “ayudas” comprometidas por los gobiernos de los países enriquecidos en la última cumbre de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para “paliar la actual crisis alimentaria”.


5) Robo y explotación de los inmigrantes: según informes de las propias instituciones europeas, la UE va a necesitar hasta 50 millones de inmigrantes hasta el año 2060 para compensar la baja demografía europea. La situación de millones de personas que emigran hacia la UE, huyendo del hambre y las guerras, no ocurre por casualidad. Se les necesita para realizar los trabajos más duros y peor pagados, beneficiando a las empresas; para sostener el sistema de pensiones; para tener mano de obra barata, aunque también vienen personas cualificadas técnicamente (robo de cerebros). A los inmigrantes menos cualificados se les aceptará, regularizará o expulsará, según convenga, para lo cual se dictarán legislaciones al efecto, incluso negadoras de los derechos humanos, como la “directiva de la expulsión y la vergüenza”, que con el voto incluido de la mayoría de los parlamentarios PSOE y del PP, ha aprobado que se pueda encerrar en centros de internamiento a personas inmigrantes, durante un máximo de 18 meses, sin orden judicial y sin cometer delito. España tiene el encargo de ser el guardián asesino de la frontera, de poner vallas más altas, de pagar a países africanos para evitar que vengan, haciendo más difícil los viajes por mar y provocando, en consecuencia, que se añadan nuevos asesinados a la lista de más 18.000 que se estima que han fallecido en el mar o en el desierto.


6)  “Ayuda  Oficial  al  Desarrollo” (AOD): La UE en su conjunto aporta más de la mitad del total de la AOD mundial, y casi el doble que EE.UU, lo cual enorgullece a muchos, que ven en este dato la constatación de que la UE no es tan mala. Pues bien, la ayuda al desarrollo ha sido, desde sus orígenes un mecanismo más de conquista de mercados y de subordinación de los empobrecidos a los intereses del Norte. La AOD se otorga a los países que conviene al Norte. Está condicionada a comportamientos políticos sumisos del país destinatario (privatizaciones, retirada de aranceles a productos europeos, control de la emigración, recepción de desechos contaminantes…); buena parte se destina a condonar deuda externa (¡deuda ya tantas veces pagada!) o a dar préstamos a “bajo interés” (más deuda para los empobrecidos), llamando “ayuda” a la usura; otra buena parte se va al sostenimiento de la burocracia y los “organismos humanitarios” europeos, otra parte se desvía a proyectos que llevan a cabo empresas europeas y requieren personal cualificado y material o suministros europeos.


En definitiva, la UE asesina objetivamente a los empobrecidos… así de claro. No rebajemos el lenguaje, digamos las cosas por su nombre, no neguemos la evidencia ni ocultemos las causas del mayor exterminio humano al que asiste el siglo XXI, exijamos un cambio radical en las políticas de la UE. El partido Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn) va a defender a los empobrecidos en las próximas elecciones europeas, exigiendo la erradicación del Hambre, el Paro, la Esclavitud Infantil y todo atentado contra la vida humana, desde su concepción hasta la muerte natural. ¡Súmate a este clamor de Justicia!.


 


No hay comentarios