Los directivos del IBEX no se aplican los criterios «liberales»

3150

A pesar de que el ejercicio de 2015 no fue del todo positivo para las grandes empresas españolas. Las 35 firmas que componen a día de hoy el Ibex registraron un beneficio neto de 22.139 millones de euros, es decir, prácticamente un 30% inferior al de 2014.

Pese a este descenso, la remuneración de la alta dirección no solo no ha descendido, sino que se ha elevado hasta situarse un 22% por encima de la registrada en 2014, cuando acumularon una ganancia de 31.427,9 millones.

ArcelorMittal (multiplicó por siete sus pérdidas), Repsol (pasó de ganar 1.612 millones a perder 1.227), Acerinox (redujo un 70% su beneficio), Banco Popular (-68%), Endesa (-67%) y Técnicas Reunidas (-55%) fueron las sociedades del Ibex 35 peor paradas en 2015 en relación con sus resultados del ejercicio anterior.

En el caso de la petrolera y el banco, sus presidentes acompañaron los resultados de sus firmas con una rebaja salarial de en torno al 20%, hasta los 2,94 y 1,47 millones, respectivamente. Del resto, Rafael Miranda, presidente de Acerinox, aumentó sus emolumentos en 40.000 euros; Borja Prado, presidente de Endesa, en 300.000 euros, y José Lladó, de Técnicas Reunidas, en 47.000 euros.

En total, los presidentes y consejeros delegados de las empresas del selectivo español han cobrado en 2015 182,17 millones de euros. Esta cantidad se repartió entre salarios, pagos en acciones, dietas, aportaciones a planes de pensiones y otros conceptos registrados en el modelo estándar de retribuciones de consejeros que las propias compañías envían a la CNMV.

En este escenario, Inditex mantiene la medalla de oro en lo que al pago de su cabeza visible se refiere, toda vez que Pablo Isla, su presidente ejecutivo, cobró en 2015 más de 12 millones.

El aumento de los emolumentos de Isla se cifra en el 50% respecto a su salario del pasado ejercicio, una subida que se suma a la del 25% que ya experimentó en 2014. Esta retribución, por ejemplo, es mayor que la de su homólogo Karl-Johan Persson, presidente de su principal competidor, H&M, que recibió en 2015 una retribución por valor de 1,5 millones.

Nota de Solidaridadnet: Estos criterios neoliberales que no se aplican los altos directivos, si se aplican a muchos trabajadores, externalizando la explotación laboral a otras empresas…, provocando que, no en pocas ocasiones, vivan en régimen de esclavitud y con salarios de miseria.

Redacción: solidaridad.net

Fuente: Diario Cinco Días