Medicamentos contra el cáncer: un gran negocio

3431

El negocio para las farmacéuticas en terapias contra el cáncer se doblará en siete años hasta los 135.000 millones de euros

El mercado oncológico cada vez es más crucial para los laboratorios farmacéuticos. En solo seis años, para 2023, está previsto que los ingresos por medicamentos antitumorales supongan entre 125.000 y 135.000 millones de euros desde los 72.040 millones en ventas del pasado año a nivel mundial. Así se recoge de un informe de Pharma Talents, una red profesional del sector sanitario, que recoge datos públicos e internos de las empresas del sector.

En el último año, el incremento en ventas ha sido del 15%, un ritmo que se espera que no decrezca en los próximos años.

Roche lidera con claridad las ventas de fármacos oncológicos, con unos ingresos de 23.045 millones, gracias a tres antitumorales que encabezan el mercado: Mabthera, Avastin y Herceptin.

El que más ingresos produce para Roche es Mabthera, con 6.560 millones, según este estudio. Solo con este medicamento factura más que la cuarta compañía en este segmento.

Tras la multinacional suiza, destacan en ingresos por medicamentos en oncología la también suiza Novartis, las estadounidenses Celgene, Johnson & Johnson, Eli Lilly, Bristol-Myers Squibb, Pfizer, la británica AstraZeneca, y las japonesas Takeda y Astellas.

Las ventas en Estados Unidos en oncología representaron el 51% a nivel mundial. Europa, por su parte, representa el 28%.

Uno de los segmentos donde más va a crecer la facturación en los próximos años es en hematología, que se multiplicará por tres y superará los 40.000 millones. Eso es debido a los nuevos fármacos para abordar tumores con baja curación actualmente.

La apuesta y el progreso de las compañías farmacéuticas y su trabajo en este área avanzan a pasos agigantados…
Las patentes otorgan protección a las invenciones, garantizando a sus poseedores un periodo de monopolio para recuperar la inversión; en el caso de las empresas farmacéuticas, esto puede ascender a 20 años.

Se usan en el tratamiento del cáncer de mama medicamentos como el T-DM1, comercializado por el gigante farmacéutico suizo Roche con el nombre de Kadcyla. El fármaco tenía un precio en el Reino Unido de 90.000 libras al año, lo que lo convierte en el fármaco para el cáncer de mama más caro que se ha vendido nunca.

Fuente: Cinco Días, eldiario.es