¿Quién gana en las plataformas colaborativas?

2620

No todo es de color de rosa en la economía “colaborativa”

Si bien para muchos usuarios puede suponer rebajas en los precios del transporte, alojamientos o compras, los intermediarios de las grandes plataformas, se quedaron con el 85% de los ingresos.

La Comisión Europea aprobó unas directrices que pretenden abrir el camino a la llamada “economía colaborativa”, aunque los principales beneficiados serán los accionistas de las plataformas de intermediación como Airbnb (alojamiento), Uber (taxis) o BlaBlaCar (transporte interurbano).

Bruselas calcula que la economía colaborativa en sectores como la hostelería o el transporte movió hasta 28.000 millones de euros y generó unos ingresos netos de unos 3.600 millones de euros. La CE reconoce que los intermediarios como Uber o Airbnb se quedaron con el 85% de esos ingresos.

Las nuevas directrices pretenden facilitar la expansión de ese negocio y acabar con las trabas que numerosos países de la UE están poniendo al desarrollo de Uber, Airbnb y modelos similares. La CE ya ha recibido quejas contra España, Alemania y Francia y se propone tramitar esos expedientes a la luz de las directrices recién aprobadas.

Esas directrices advierten que los Estados no podrán exigir un permiso o licencia a las plataformas que se limiten a ejercer de intermediarias entre particulares que se ofrecen una habitación, un medio de transporte o cualquier otro servicio.

No sólo los ingresos por las operaciones, sino también los datos (Big Data) que recaban de cada uno de nosotros son otra fuente de incremento de caja.

O también, en ocasiones estas plataformas, son canales para extraer el conocimiento de los pequeños hacia los grandes, al mínimo coste. Por ejemplo, para buscar soluciones energéticas por parte de grandes corporaciones eléctricas.

Fuente: Cinco Días/Solidaridadnet