Acuerdo Transpacífico: el marco comercial del siglo XXI

3132

Sanidad, trabajo, derechos laborales, comercio, industria de bienes de equipo y medioambiente entran en este pacto que afecta al al 40% de las economía mundial y ha sido descrito como el “marco comercial del siglo XXI”. Por ahora China está fuera.

1. El TPP es tanto sobre geopolítica, como lo es sobre comercio.

A menudo considerado la “columna vertebral” del “pivote económico” del presidente estadounidense Barack Obama hacia Asia, la meta para EU y Japón es conseguir adelantarse a China, que no está incluido en el TPP, y crear una zona económica en la Cuenca del Pacífico que podría equilibrar el peso económico de Beijing en la región. También busca establecer las reglas de la economía global del siglo XXI.

2. China no forma parte de él. Aún.

Mientras que originalmente el TPP fue planteado como un movimiento liderado por EU para contener a China, la perspectiva en Washington ha suavizado en los últimos años. China ha observado el desarrollo del TPP cuidadosamente y mientras dedica su tiempo a sus propias negociaciones comerciales rivales. Muchos en la comunidad de negocios de EEUU sienten que la verdadera promesa del TPP radica en la apertura a otros países a unirse, en particular a China.

Los miembros actuales son Australia, Brunei, Canadá, Chile, EU, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Se han alineado ya como posibles miembros otras economías asiáticas y latinoamericanas como Corea del Sur, Taiwán, Filipinas y Colombia.

3. El TPP incluye un acuerdo de libre comercio entre dos de las tres economías más grandes del mundo.

Japón y EEUU nunca antes han tenido un acuerdo comercial bilateral. Pero cuando Japón se unió a las negociaciones del TPP en 2013 impulsó amplias conversaciones separadas, que abordaron desde el comercio de la industria automotriz hasta la (industria) de carne de res, el arroz y la carne de cerdo.

El resultado sería un acuerdo comercial de facto entre dos de las tres economías más grandes del mundo que probablemente, con el tiempo, eliminaría las barreras comerciales entre los dos países.

Probablemente también integraría aún más la economía y de las cadenas de suministro de Japón con las de América del Norte.

4. Es un acuerdo clave para primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Para asegurar el TPP, el Sr. Abe se enfrentó a algunos poderosos actores en la política japonesa, incluyendo el grupos del sector agrícola. Pero ha sostenido en repetidas ocasiones que ayudaría a Japón a emprender «reformas estructurales» .

5. El TPP es controversia en muchos de sus países miembros.

Transnacionales sobre gobiernos

En la campaña electoral canadiense ahora en curso las negociaciones del TPP han proporcionado uno de los puntos principales del debate económico. La carrera presenta ahora un empate técnico entre tres candidatos, entre ellos Tom Mulcair, el jefe del Nuevo Partido Democrático, que prometió denunciar el TPP si su partido gana el 19 de octubre.

En EU, Australia y otros países, los opositores han incautado una disposición que permita a las empresas extranjeras impugnar las decisiones de los gobiernos ante paneles de arbitraje internacional.

6. El TPP coquetea con el tema de la manipulación de divisas.

Entre los temas que han generado mayor controversia en EU está el de las monedas y la cuestión de las devaluaciones competitivas.

Mirando cautelosamente a un yen más débil y la competencia de Toyota y otros, la industria automotriz de EU y sus partidarios en el Congreso han estado presionando incluir una prohibición sobre la manipulación de las divisas en el TPP.

Probablemente no haga parte formal del TPP. Pero de acuerdo a personas cercanas a las discusiones, los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales de los países del TPP han acordado un acuerdo paralelo que los comprometería a no participar en devaluaciones competitivas.

7. Normas y derechos laborales

Desde el 2007, EU está obligado a incluir discusiones de las normas laborales en sus negociaciones comerciales. Pero el TPP sería el primer acuerdo en el que esos compromisos serían exigibles y potencialmente sujetos a sanciones comerciales en caso de incumplimiento.

El pacto abarca desde el derecho de los trabajadores a crear un sindicato hasta requerimientos de seguridad, salario mínimo, límite de horas trabajadas o protecciones contra la discriminación.

8. Aranceles y medicamentos genéricos.

Tras más de cinco años de negociaciones secretas, el TPP ayuda a reducir impuestos en hasta 18.000 productos de EE UU en las economías de la región, por lo que los fabricantes estadounidenses tendrán más fácil competir en el extranjero. Pero además de los aranceles comerciales, Washington ha impuesto un nuevo plazo en la exclusividad de las fórmulas empleadas para crear medicamentos para tratar enfermedades como el cáncer. Los detractores del acuerdo aseguran que si se amplían los plazos de exclusividad, que impiden que otras casas farmacéuticas investiguen con la misma información para crear medicamentos genéricos, subirán los costes y dejarán los tratamientos fuera del alcance de los ciudadanos en las naciones más pobres.

Autor: Luis Antúnez

Fuente: www.elfinanciero.com.mex www.elpais.com