Antonio Turiel “Reducir el consumo energético es reformular el sistema capitalista”

1189

Entrevista a Antonio Turiel que es científico y divulgador licenciado en Física y Matemáticas. También es doctor en Física Teórica por la Universidad Autónoma de Madrid y trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC de Barcelona. En esta entrevista Turiel deja clara la realidad a la que se enfrenta el planeta: intentamos crecer infinitamente en un planeta que es finito. La solución no será otra que reducir el consumo de energía a una décima parte del actual. 

Leer completa en as.com

Pregunta: Propone que en el futuro solo se utilice el 10% de la energía que consumimos ahora

Respuesta: Esto es algo inevitable. No es una cuestión de si nos gusta o no. La disponibilidad de petróleo y gas se está reduciendo, y nos tendremos que adaptar a ese descenso. Hay dos maneras de hacerlo, bien o mal. Hay países que ya están racionando el acceso a combustible porque no hay suficiente, y eso tarde o temprano nos va a pasar a nosotros también. Teniendo en cuenta este descenso y sabiendo que las renovables no pueden cubrir toda la producción de las no renovables, nos preguntamos si es posible mantener el nivel de vida consumiendo bastante menor. La respuesta es que sí. Por ejemplo, el estudio de la investigadora Julia Steinberger hace una estimación y cree que utilizando una décima parte de nuestro consumo actual se podría mantener un nivel de vida, pero con cambios importantes en el estilo de vida.

Por ejemplo, el 40% del consumo de petróleo se utiliza para transportar más petróleo y gas. El 30% de los alimentos que se producen en el mundo se tiran a la basura, a pesar de estar en buen estado, por razones comerciales. En España, se calcula que podríamos ahorrar hasta un 60% de nuestro consumo de petróleo si nos organizamos para que los coches no transporten a una sola persona y se reduzca ese gran transporte de mercancías por carretera. Con estas medidas tú puedes abordar la situación, e incluso quizás no hace falta bajar tanto, a la décima parte de nuestro consumo.

P: ¿Qué lo impide?

R: El problema son todas las implicaciones económicas que tiene. Es decir, implica una transformación del sistema económico muy importante. Pero esto nos va a llegar y tendremos que racionar el combustible, incluso los países que producen petróleo ya lo están haciendo.

P: ¿Hay algo en la mano del individuo?

R: No, no, no, no. Esto es un tema de sociedad, eh. Obviamente, implica a los particulares, pero ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros? Yo no puedo contestarte a eso. Te puedo decir, por ejemplo, compartir el coche. O intentar consumir de proximidad, vale. Mejorar el aislamiento de tu casa, porque en España hasta el 90% de la factura de los hogares está asociado al acondicionamiento térmico que tienen. Hay cosas muy simples, como acondicionar las ventanas, que ayudan un montón. Pero lo importante depende de políticas institucionales o sociales. Al final del día, lo más importante es lo que se puede hacer colectivamente.

P: Si las renovables no pueden cubrir el consumo actual, ¿tiene sentido seguir invirtiendo en ellas?

R: ¿Has visto lo que ha pasado con Gamesa? [el entrevistado se refiere a los problemas tecnológicos de los aerogeneradores de Gamesa, que este año han provocado pérdidas de unos 4.500 millones de euros]. Se rompen los aerogeneradores. Y es que aquí hay un drama muy grande, porque se ha hecho una carrera alocada, de vamos a sustituirlo todo, y luego hay un montón de problemas técnicos. Se ha querido correr tanto que no se ha consolidado la ingeniería. Es un problema de coste, intentas hacerlo rentable y los generadores presentan problemas estructurales. Esto es un ‘dramón’, no sé como lo vamos a gestionar. Ahora sabemos que el Gobierno de Alemania les va a dar 15.000 millones de euros para intentar remontar.

Por otro lado, se ha creado una gran burbuja. La sustitución que se plantea no funciona. Se propone fabricar un montón de coches eléctricos y utilizar el hidrógeno verde, que es una filfa como una catedral. Es una cosa muy poco eficiente que da muchos problemas y requiere muchos materiales. El coche eléctrico también necesita muchos materiales. No es inútil, nada es inútil. Todo tiene su nicho, pero lo que no se puede plantear es que esto sustituya masivamente todo lo anterior [en referencia a las energías no renovables]. Con el sistema de renovables que tenemos ahora, podremos cubrir necesidades hasta un cierto punto. Las renovables tienen sus limitaciones. El hidrógeno verde es otra burbuja, que tendrá también su nicho en las industriales, pero hasta ahí. También nos lanzamos a construir un montón de parques eólicos y fotovoltaicos que no tienen mucha calidad en la red, que además se rompen. Y se vende la moto de que esto va a ser suficiente.

P: ¿Podrían entonces las renovables cubrir una décima parte del consumo actual?

R: Eso es posible, es complejo, eh, pero no son renovables eléctricas, necesitamos producir otras cosas que no sea solo electricidad. Combinando la parte que es eléctrica con la que no, sí que se podría cubrir. No solo un 10%, yo creo que hasta un 30%, pero eso implicaría bajar un 70%, y eso implica unos cambios importantes. Siempre escuchamos que el PIB tiene que crecer cada año, y ese es el problema. En todos los frentes, escasez de energía, materiales… todos los problemas se generan por intentar crecer infinitamente en un planeta que es finito.

Hasta que no nos demos cuenta de que eso es lo que tenemos que cambiar, vamos a tener serias dificultades. Pero esto no se puede decir. Si dices que no necesitamos crecer, estás diciendo que hay que reformular el sistema capitalista, y ahí empiezan los problemas. Reducir el consumo energético es reformular el sistema capitalista, pero eso es un tabú. Pero el descenso energético es inevitable. La Unión Europea (UE) ha aprobado la reducción del consumo en casi un 12% para 2030. En España, cuando tengamos Gobierno, nos dirán el porcentaje, pero todo son cuestiones económicas, porque la energía es la capacidad de trabajo, y si se reduce también lo hace la producción. Y, por lo tanto, baja el PIB. Nadie quiere hablar de esto. Esto es como Thanos, es inevitable.

P: En ese escenario, en el del crecimiento constante, ¿qué piensa de la búsqueda de la energía inagotable? Hace un año EEUU consiguió generar una ganancia neta de energía mediante la fusión nuclear.

R: Eso es mentira directamente. Eso es falso. El problema que tuvimos en España es que no lo explicamos bien, decíamos que se había encontrado una fuente de energía inagotable. Es todo mentira. En el caso de este hallazgo, se consigue que un punzón láser con energía de dos megajulios genere una fusión de tres megajulios. Pero eso se hace consumiendo combustible. Para generar los dos megajulios, los láseres, que son ineficientes, consumen 300 megajulios. Es decir, que utilizaron 300 megajulios para conseguir ese pulso láser de dos megajulios, que generó tres. Esos tres megajulios es la energía que se necesita para hacer hervir una olla de lentejas, y este experimento se hizo en una instalación que es tan grande como un campo de fútbol. Yo no haría sonar las campanas por esto.

P: ¿Es entonces la energía inagotable algo ficticio?

Sí. Por principios, violaría la primera ley de la termodinámica [La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma]. Y esas leyes son sagradas, regulan el funcionamiento de nuestro mundo. No podemos cambiar el mundo solo porque nos apetezca.