Banco de Madrid: La sombra de corrupción y mafias

2521

Las cuentas de altos cargos del Venezuela, que tuvieron relación con inversiones de empresas españolas son investigados por el caso del Banco de Madrid, ahora intervenido.

Según informaciones del Diario El Mundo varios jerarcas venezolanos aparecen en la relación de clientes descubiertos en la filial española de la Banca Privat d’Andorra (BPA), sin que la entidad tomara las medidas necesarias para evitar que blanquearan dinero, incumpliendo de forma muy grave la normativa española.

La actuación de Banco Madrid con éstos y otros clientes, como el mafioso ruso Andrei Petrov, ha sido remitida a la Fiscalía.

La investigación española va más allá de la información difundida el pasado lunes por el FinCEN, la unidad antiblanqueo de Estados Unidos, y precisa con nombres propios que al menos parte de la cúpula del régimen bolivariano de Chávez aprovechaba su posición de poder para hacer negocios propios a espaldas de su pueblo. El duro informe estadounidense afirmó que “BPA facilitó transferencias por valor de 4.200 millones de dólares relacionadas con blanqueo de capital venezolano”.

Según fuentes policiales, entre los clientes de Banco Madrid figura el que fuera en la pasada década viceministro de Energía de Venezuela, Nervis Gerardo Villalobos. La investigación española le atribuye sociedades en Madeira e Islas Vírgenes y está considerado próximo al actual embajador de Venezuela en la ONU y presidente del gigante petrolero estatal, Rafael Ramírez.

El ex embajador de EEUU en Venezuela Otto Reich presentó una denuncia en 2013 en la que implicaba a -entre otros- Villalobos, por intermediar en sobornos para que el grupo estadounidense Derwick se adjudicara en 2009 proyectos energéticos en Venezuela. El ex viceministro lo negó, asegurando que ahora se dedica a labores de consultoría. Según la investigación, Villalobos ha recibido “pagos de consultoría” de la empresa española Duro Felguera, que se adjudicó en mayo de 2009 un contrato de 1.500 millones de euros en Venezuela.

Duro Felguera logró convertirse en contratista principal para construir la central de ciclo combinado con la que abastecer de energía a Caracas. El presidente de la empresa que tramitó la adjudicación, Electricidad de Caracas, y viceministro de Desarrollo Eléctrico era Javier Alvarado Ochoa. Este último aparece también entre los clientes de Banco Madrid y, al igual que Nervis Villalobos, figuró en la denuncia del ex embajador estadounidense. Según Reich, el hijo de Alvarado recibió sobornos que se materializaron posteriormente en adjudicaciones para el desarrollo eléctrico del país.

Las fuentes policiales consultadas por el diario El Mundo consideran inaudito que Banco Madrid no comunicara al Sepblac ni realizara un seguimiento especial de estos clientes. El consejo del banco y la propia entidad han sido expedientados por faltas graves y muy graves.

En el caso de los dirigentes venezolanos se considera grave que la entidad incumpliera el deber de comunicar al Sepblac, pese a que presentaban indicios de blanqueo en violación del artículo 52.1 h de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales.

En el grupo aparece también el empresario de seguros Omar Farias, considerado como una de las personas que se han enriquecido en el régimen gracias a las buenas relaciones con el equipo de Chávez. Farias administra en España la sociedad Inversiones Porbónica.

En las investigaciones del Sepblac, Farias aparece como un personaje clave con posibles cuentas B en el Banco Madrid relacionadas con posibles operaciones turbias del régimen en el exterior.

También hace semanas se supo por la ‘Lista Falciani’, que el Gobierno de Chávez ocultó al menos 15.000 millones de euros en el HSBC suizo.

Fuente: El Mundo