Barren avenida contra la corrupción y la compra de votos

2472

El pasado 7 de Septiembre el XX Grito de los Excluidos realizó un acto de protesta paralelo al desfile oficial de los militares en la avenida Mariscal Castelo Branco de Teresina, estado de Piauí, Brasil.

Creado por la Iglesia Católica en 1995, y acogido por la sociedad civil, el Grito de los Excluidos tiene como objetivo presentar ante la sociedad las principales carencias y reivindicaciones de los empobrecidos. Hoy día el Grito se lleva a cabo en 22 países de América Latina y el Caribe.

“Estamos aquí para pedir más atención para el pueblo, principalmente para los empobrecidos, que son quienes más sufren la falta de atención y de políticas públicas del gobierno del estado”, afirmó Adonias Moura, coordinador regional de Cáritas.

Los manifestantes llevaron escobas como símbolo de combate contra la corrupción y la compra de votos. Alrededor de trescientas personas, integrantes de la Iglesia Católica, sindicatos y partidos, participaron en la protesta.

En esta ocasión los manifestantes optaron por no desfilar detrás de la comitiva oficial. Los integrantes del Grito de los Excluidos hicieron un acto en defensa del Hospital de Urgencia de Teresina. Protestaron contra las políticas de privatizaciones tanto de la alcaldía como de la gobernación. También la manifestación denunció la violencia, la corrupción y el hambre: “34 millones de brasileños viven en la miseria”.

“Quince mujeres mueren diariamente en Brasil de forma violenta”. Estas víctimas son, en su mayoría, mujeres negras, privadas de educación y que viven en la región nordestina.

Durante este año el tema de las manifestaciones y actos es “Ocupar las calles y plazas por la libertad y los derechos”. En palabras de Ana Lúcia Corbani, miembro de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) se trata de denunciar el ineficiente sistema político actual que, a la vez, no es limpio. “Hoy la manera de administrar está equivocada. Con este acto estamos barriendo la corrupción, la politiquería, la compra de votos y también estamos denunciando el dominio sobre la sociedad y sobre la cultura”, añadió Ana Lúcia. “Queremos retirar el abuso del poder económico en las elecciones. No queremos que se permita a las empresas hacer donaciones a los candidatos y sus partidos. Queremos también que las elecciones sean diferentes a como son actualmente”.

Entre las reivindicaciones presentadas en la marcha estaban el combate contra la violencia, contra el trabajo esclavo e infantil, contra el tráfico humano y por la creación de políticas eficaces contra la sequía.

Autor: Yala Sena y Emanuela Pinto