¿Capital vence al trabajo?

2408

En 1958, los salarios representaban la mitad, 50% del producto interior bruto de Estados Unidos. Hoy el pastel de los trabajadores ha caído inexorablemente al 42%, una tendencia que se ha repetido en muchos otros países. En España asistimos a los ERES y cierres de empresas como Fagor, Sniace, Panrico…

«Ha habido una batalla entre el capital y el trabajo y, básicamente, el capital ha ganado «, dice Gary Greenberg, director de mercados emergentes a los gestores de fondos de Hermes.

«Los rendimientos del capital son cada vez más grandes y los rendimientos de la mano de obra son cada vez más pequeños. No veo que el cambio en el corto plazo. Yo no veo a nadie en el Congreso de EE.UU. hablando de ello » dice.

Como resultado de esta situación se produce la disminución del poder adquisitivo de los trabajadores, ¿cuándo tocará fondo?, es la pregunta del millón.

Este enigma parece ser global, sobre todo en los países hasta ahora llamados industrializados» (enriquecidos).

Un análisis de 16 países enriquecidos publicados por la Oficina Internacional del Trabajo en desarrollo, encontró una «clara disminución de la participación de los salarios [ del PIB ] en todos los países», a partir de finales de los 70 principios de los 80.

De hecho, países como Turquía, México, Francia, Alemania, Italia y Japón han visto caídas grandes en parte del pastel de los trabajadores tanto o más que en los EE.UU. o el Reino Unido, donde también se ha producido.

Richard Lewis, jefe de renta variable global de Fidelity Worldwide Investment, que ha estudiado esta tendencia, cree que es estructural y no coyuntural, y por lo tanto poco probable que revertir. Así mismo, dice la globalización ha » bajado el poder o capacidad de los trabajadores para la negociación»

Onaran y Giorgos Galanis, los autores de un estudio sobre estas tendencias, encontraron que el impacto varía ampliamente entre los países.

Ellos ven dos fuerzas en conflicto en el tablero

Por un lado, una disminución de la cuota de la tarta de trabajo que reduce los costes de las empresas, y en teoría, concluye con una mayor inversión y el aumento de las exportaciones netas.

Pero por otro lado, la reducción de la proporción destinada al trabajo debilita el crecimiento económico, pues baja el consumo por los bajos ingresos salariales.

El artículo señala que está creciendo la diferencia entre el consumo de las mayorías y el consumo de lujo, en favor del consumo de alto nivel económico (lujo), donde apuntan muchas industrias y mercados.

También reconoce que se han concentrado los ingresos en manos de los dueños de los grandes capitales.

Autor: Luis A. Fernández (*Extracto)

—————————————————————————————

Otros artículos relacionados

POR LA DIGNIDAD DEL TRABAJO HUMANO

Es evidente que la humanidad vive sometida a la dictadura del capital que ha configurado un sistema político y económico, de ámbito planetario, basado en la injusticia y la desigualdad…