CHARLES de FOUCAULD SERÁ BEATIFICADO

2400

Charles de Foucauld (1858-1916), el gran explorador francés y testigo del Evangelio entre los tuaregs del Sahara, será beatificado, después de que este lunes la Santa Sede publicara un decreto de reconocimiento de un milagro atribuido a su intercesión.

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 20 diciembre 2004 (ZENIT.org).-

Nacido en Estrasburgo (Francia) el 15 de septiembre de 1858, quedó huérfano de los dos padres a la edad de seis años y tras una breve carrera militar, en 1883 emprendió una afortunada expedición en el desierto de Marruecos que la valió la medalla de oro de la Sociedad de Geografía.

Su conversión religiosa se produjo en 1886 y tiene como consecuencia la peregrinación a Tierra Santa realizada en 1888. Tras la experiencia como trapense en Siria y como eremita en Nazaret, en 1901 fue ordenado sacerdote. Estudió el árabe y el hebreo.

«Vivió en la pobreza, en la contemplación, en la humildad, testimoniando fraternalmente el amor de Dios entre los cristianos, los judíos y los musulmanes», recordó ante Juan Pablo II durante la ceremonia de promulgación del decreto el cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

«Para imitar la vida oculta de Jesús en Nazaret, se fue a vivir en el corazón del desierto del Sahara, en Tamanrasset» (Hoggar), añadió el purpurado portugués.

Los bereberes le llamaban «marabut». Escribió varios libros sobre los tuaregs, en particular una gramática y un diccionario francés-tuareg, tuareg-francés.

Surgió en torno a él la comunidad de los Hermanitos de Jesús, empeñados en la evangelización de los tuaregs del Sáhara.

El 1 de diciembre de 1916, a la edad de 58 años, Charles de Foucauld muere por un disparo de fusil en medio de una escaramuza entre los bereberes de Hoggar.

Diez congregaciones religiosas y ocho asociaciones de vida espiritual han surgido de su testimonio y carisma. Entre ellos, se encuentran las Hermanitas del Sagrado Corazón, las Hermanitas de Jesús, las Hermanitas del Evangelio, las Hermanitas de Nazaret, los Hermanitos de Jesús, los Hermanitos del Evangelio; así como la Fraternidad Jesús Caritas, o la Fraternidad Charles de Foucauld.


CHARLES de FOUCAULD

Fuente: Catholic.net
Autor: P. Fernando Pascual

Charles de Foucauld había nacido en Estrasburgo, Francia, el 15 de septiembre de 1858. A los 6 años había quedado huérfano de los dos padres. Su vida se desarrolló en medio de un ambiente no fácil, y pronto la fe quedó ofuscada entre sus sueños de juventud y su carácter inquieto y aventurero.

Se alistó en el ejército en 1876. Dejó luego la vida militar para participar en una expedición en Marruecos en 1882. Gracias a los buenos resultados de la expedición recibió una medalla de oro.

Pero su corazón seguía insatisfecho. Iba a las iglesias y rezaba con palabras sencillas y sinceras: «Dios mío, si existes, haz que te conozca».

Con la ayuda de un sacerdote emprendió el camino espiritual que le llevaría a Dios. Su conversión fue profunda y sincera: «Tan pronto como creí que había un Dios, me di cuenta de que no podía hacer otra cosa que vivir sólo para Él».

Después de visitar, como peregrino, la Tierra Santa, ingresó en la Trapa, en un monasterio francés. Se dirigió posteriormente a Siria, y después a Nazaret, donde trabajó durante 3 años como jardinero de un monasterio de clarisas. Quería vivir la máxima pobreza, el máximo abandono, la sencillez absoluta, la obediencia sin límites.

Dios le iba guiando, poco a poco, hacia una misión nada fácil: testimoniar a Cristo entre los más alejados y abandonados. Aceptó la vocación al sacerdocio, y fue ordenado en Francia el 9 de julio de 1901.

La voz del norte de África resonaba en su corazón. Partió hacia las inmensas soledades del desierto del Sahara. Primero se instaló en Beni-Abbés (en el sur de Argelia). Luego, en 1905, fija su morada en Tamanrasset (también en la actual Argelia) para vivir entre las tribus de los Tuareg.

Un sacerdote francés perdido en el desierto, en la inmensidad de las dunas y los oasis, entre pueblos que no conocían a Cristo. ¿Qué había en el corazón de Charles de Foucauld? Podemos atisbar su vida interior a través de los numerosos escritos, cartas y notas personales que nos ha dejado.

En las resoluciones que formula después de un retiro espiritual el año 1902, en Beni-Abbés, podemos leer: «Ver sin cesar a Jesús en mí, haciendo en mí su morada con su Padre… La obediencia es la medida del amor; sed de una obediencia perfecta para tener una obediencia asimismo perfecta… Continuar en mí la vida de Jesús: pensar sus pensamientos, decir sus palabras, hacer sus actos… Que sea Él quien viva en mí… Ser la imagen de Nuestro Señor en su vida oculta; pregonar por mi vida el Evangelio sobre los tejados. «Ven: es necesario que el valor esté a la altura de la voluntad». «Búscate en Mí. Búscame en ti». «Es la hora de amar a Dios». Buscar a Dios solo. Bondad, delicadeza, suavidad… Animo… Humildad».

Charles de Foucauld llevaba siempre consigo un cuaderno con sus deseos más profundos. En la primera página había escrito: «Vive como si debieras morir mártir hoy. Cuando todo nos falta sobre la tierra, más encontramos lo que ésta puede darnos como mejor: la Cruz. Cuanto más abracemos la Cruz, más nos apretamos estrechamente contra nuestro Esposo Jesús, que en ella está clavado».

Llegó la hora de ir hacia Dios. Fue una muerte violenta. Para algunos, fue un auténtico martirio. Un grupo de rebeldes asalta el lugar donde vive el misionero. Lo atan mientras se dedican al saqueo. Quien vigila al P. Charles, de repente, le dispara un tiro en la nuca. Era el 1 diciembre 1916.

En el desierto del Sahara un sacerdote enamorado de Cristo derramaba su sangre. En el cielo se abre una puerta: Dios acoge al hijo que soñaba con llevar el Evangelio a los corazones de los hombres y mujeres que no conocían a Jesús, que no han descubierto lo mucho que Dios los ama…