Comunicado con motivo de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado

525

Por el derecho a NO emigrar

Más de 200 millones de personas han abandonado su familia, su patria, su cultura…por causa del hambre, el empleo indigno o el desempleo, la violencia y las guerras. Tenemos en el mundo más de 80 millones de refugiados, un número mayor que el que hubo en la II Guerra mundial. Las migraciones, cuando son forzadas, son uno de los hechos que mejor ponen de manifiesto las gravísimas injusticias que deben combatirse en sus causas.

Los migrantes y refugiados, en su trayecto y en las fronteras, reciben además un trato inhumano, degradante e indigno de personas que buscan lo que cualquier persona buscaría: un lugar dónde poder desarrollar en paz su vida y la de su familia.

Descargar comunicado en pdf

 Los inmigrantes son personas, no mercancía

Queremos decir en este día que todo ser humano, por el hecho de serlo, es siempre un fin; tiene una dignidad máxima inalienable que debe ser radicalmente respetada.

Cualquier sistema en dónde el trabajo, los trabajadores, las personas, estén subordinados al capital, al dinero, a la tecnología, a los intereses económicos, a los intereses políticos…es radicalmente injusto y debe ser combatido.

El capitalismo es un sistema integral, no solo económico, también cultural y político que se basa en la supeditación del trabajo humano, al capital. Y en consecuencia, el capitalismo, ya sea chino, occidental, de Estado o Neoliberal, es moralmente inaceptable y está en la raíz de las migraciones forzosas y de la degradación salvaje de los inmigrantes empobrecidos.

Por eso hoy, el día que la Iglesia Católica celebra la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, salimos a la calle a denunciar esta inmoralidad, por la que el ser humano es considerado un medio, un objeto, un instrumento…

 El neocapitalismo es la CAUSA de las migraciones forzosas y los refugiados.

Hemos de denunciar a un sistema que ha multiplicado la desigualdad en el mundo desde la II Guerra Mundial hasta hoy. Actualmente, el 1% de los ricos del mundo ya acumula el 82% de la riqueza global… Jamás se ha dado en la historia esta desigualdad. Esta desigualdad ha generado miseria y violencia en los países de origen de los migrantes.

El Estado del bienestar de los países enriquecidos, fue y es sostenido por el robo a las antiguas colonias, por el expolio de sus riquezas materiales, por el robo de cerebros, por la subordinación de sus maltrechas economías a las necesidades del bienestar de los países del Norte enriquecido.

El comercio, las finanzas, la tecnología, y todo el entramado institucional y militar internacional posterior a la II Guerra Mundial trabajaba para que las economías capitalistas fueran cada vez más ricas y las de los países del tercer mundo más pobres. Las consecuencias de estas CAUSAS de las que no se quiere hablar han sido y siguen siendo el trasladar al llamado tercer mundo la miseria, el hambre, el deterioro ambiental, las guerras, las dictaduras y la corrupción.

 El derecho a “usar y tirar” a los descartados

Y todas las estrategias del capitalismo, el de ayer y el de hoy, han tenido un solo objetivo: el control de la población. Porque una población empobrecida y embrutecida masivamente con un consumismo deshumanizante constituye una amenaza potencial que puede rebelarse frente a la injusticia.

Mantener el hambre, las guerras crónicas, las amenazas terroristas, la violencia de las mafias, los trabajos forzados y en condiciones de esclavitud…en una sociedad que posee recursos sobrados para que desaparezcan, no es una casualidad.

El capitalismo actual pide que se normalice el DESCARTE de los desposeídos, de los no rentables, de los “nadie”, de los despojados de su dignidad. Y a lo anterior le añade el que normalicemos el “derecho a matar” a los descartables con el aborto o la eutanasia.

El capitalismo actual pide además la RUPTURA de todos nuestros vínculos solidarios y nos quiere a todos individualistas, volcados en un consumismo de evasión y adicción y placer a toda costa.

A estas dinámicas capitalistas se ha incorporado China, profundizando en los aspectos más dictatoriales y totalitarios, en el control de las sociedades, ejerciendo un sometimiento como jamás había existido.

Al inmigrante y al empobrecido no rentable… ¡CIERRA LA MURALLA!

Hoy se establece el control y la regulación de los flujos migratorios, decidiendo quién entra y sale de los campos de refugiados en los países empobrecidos o quien entra/sale de los países/dictaduras como Venezuela.

Hoy se decide quién tiene derecho a vivir como esclavo y dónde tiene que vivir, o a quién se le deja morir en el Mediterráneo…

 Hemos asistido en estos días a la vergonzosa devolución en caliente de migrantes entre Turquía y Grecia, o entre la Unión Europea y Turquía, o entre Centroamérica y EEUU.  Se usa a los migrantes empobrecidos como instrumentos de presión política, o como monedas de cambio en campañas electorales.

Los inmigrantes empobrecidos pertenecen a esta categoría de seres humanos que se pretende descartar o usar como esclavos, pero son personas.

 A los inmigrantes “rentables”…¡ABRE LA MURALLA!

Queridos amigos, en el año 2050, la mediana de edad en Europa será de 50 años y se necesitarán 50 millones de inmigrantes empobrecidos para sostener su actual nivel de vida y el cuidado de nuestros “jubilados” con dinero.

Europa necesita la incorporación supercontrolada de inmigrantes empobrecidos como mano de obra semi-esclava para los trabajos que nadie quiere hacer ya…y para mantener una presión a la baja sobre los salarios de los “nuevos contratos”.

También mantiene con ellos un “nacionalismo xenófobo” que mantiene a la sociedad dividida e impedida de la debida solidaridad social y política que permita la plena integración y promoción de todos y cada uno de ellos y nosotros.

 Por una CULTURA DE LA SOLIDARIDAD Y DE LA AUTOGESTIÓN

MIENTRAS ESTO SUCEDE NOSOTROS SEGUIMOS TRABAJANDO en nuestra Campaña Solidaria Esta Economía Mata, todos responsables de todos o todos esclavos, a la que te invitamos a sumarte…

Continuamos pues en la Campaña

  • Denunciando la situación de injusticia de millones de seres humanos migrantes forzosos o refugiados. LOS INMIGRANTES TIENEN DERECHO A SER ACOGIDOS, PERO TAMBIÉN TIENEN DERECHO A NO EMIGRAR, tienen derecho a vivir de forma libre y digna en sus países de origen.
  • Denunciando el neocapitalismo que sigue siendo la principal CAUSA de esta injusticia.
  • Favoreciendo la promoción de una cultura de la solidaridad, como única esperanza para los empobrecidos de la tierra. Ponemos a disposición de todas las personas de buena voluntad nuestra Campaña, nuestros medios formativos y nuestras Ediciones Voz de los son Voz para hacerla posible.

Queridos amigos de nuestra Campaña Solidaria: “LOS INMIGRANTES SON PERSONAS, NO MERCANCÍAS”, hagámoslo realidad con nuestra acción solidaria en las calles.

 GRACIAS

Acto en Madrid el domingo 26 con motivo de esta Jornada

Más información en solidaridad.net