Concentración en Alcalá de Henares (Madrid- España) a favor del Mensaje de Juan Pablo II por la Paz.

2555

Invitamos a todos los que puedan asistir, el próximo día 30 de enero (2003) al acto solidario que se va a celebrar por la Paz en la Plza. de Cervantes de Alcalá de Henares (Madrid-España) a las 19 h donde tendrá lugar la lectura al Mensaje que Juan Pablo II ha dado a la humanidad con motivo de la conmemoración del cuadragésimo aniversario de la publicación de la Pacem in Terris de Juan XXIII.
Este mensaje de paz que tradicionalmente el Papa comunica el día de año nuevo exige, en este año especialmente, que no sea silenciado debido a los inminentes rumores de un nueva guerra a escala internacional.

La Paz sólo puede ser obra de la Justicia y no podemos reducir el tema de la guerra a un conflicto bélico aislado, sino a una situación permanente de injusticia y explotación de la mayoría de la humanidad. Existe la guerra del hambre, la guerra del aborto, la guerra de las esterilizaciones masivas en el Tercer Mundo, la guerra de la esclavitud infantil, la guerra del expolio de la naturaleza, la guerra de la manipulación genética, la guerra a la familia…. sin duda, afirmamos con Juan Pablo II, existe un estado de guerra de los fuertes contra los débiles.

Por otro lado, la Iglesia está siendo sistemáticamente atacada por poderosas fuerzas políticas, económicas y mediáticas debido a su permanente oposición a una cultura de muerte. La llamada de Juan Pablo II a la solidaridad para acabar con la guerra del hambre, del aborto, la eutanasia, el terrorismo…etc, está siendo silenciada o vilipendiada. Cada día que pasa el relativismo moral y el subjetivismo van abarcando más sectores de nuestra sociedad y de nuestra conciencia y se hace cada vez más imprescindible la presencia activa de los cristianos generando una opinión pública solidaria en abierta oposición a la mentalidad dominante.

Nosotros los católicos tenemos la obligación moral de dar la cara ante esta situación de estado de guerra permanente de los fuertes contra los débiles y para defender a nuestra Madre y Maestra. Sin duda ello va a provocar el desprecio, el insulto y la persecución por parte de amplios sectores de nuestra sociedad. Y sin embargo somos los cristianos los que podemos aportar, no por nuestros méritos, una esperanza cierta en la consecución de un mundo más humano; el perdón, la reconciliación, la misericordia, la caridad son lo único que puede hacer superar el odio que se genera desde la injusticia y la violencia.

Nos gustaría que asistieras y comunicaras públicamente la celebración de este acto a tus amigos, a los miembros de tu asociación o parroquia y a todas aquellas personas de buena voluntad que quieran alzar la voz en defensa de todas la víctimas de este holocausto.