Continúa la represión en Nicaragua

617

La democracia en Nicaragua se ha convertido en un trapo roto y sucio en manos de Daniel Ortega. Ortega sigue purgando cualquier oposición, y continúa minando las bases de lo que fue una democracia, al menos con elecciones libres y libertad de opinión y manifestación. Ortega se mira en el ejemplo venezolano, y cuenta con el apoyo del ALBA [1].

La Justicia nicaragüense ha declarado hace dos semanas culpables a 18 personas por atentar contra la seguridad nacional en el marco de los juicios a opositores que investigan delitos de traición, conspiración y corrupción en el país, en plena ola represora del régimen de Ortega, quien ha intensificado los registros, las confiscaciones y la persecución a opositores.

«El Sistema Judicial, controlado por Daniel Ortega, hasta este 10 de febrero ha declarado culpables a 18 opositores que fueron encarcelados desde el año pasado», ha informado el diario La Prensa.

«El régimen Ortega Murillo ha condenado al joven Lesther Alemán a 13 años de prisión injusta, su único delito es soñar con una Nicaragua libre. Demandamos libertad inmediata para él y todos los presos políticos», ha dicho en un mensaje en su perfil oficial de Twitter el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), agregando que «condena» y rechaza «enérgicamente» esta decisión.

Lesther Alemán fue el joven estudiante que pudo reprocharle a la cara a Daniel Ortega el régimen de terror que tiene impuesto en Nicaragua con el que aplastaba a sangre y fuego a la oposición en 2018. Fue durante la ola de protestas antigubernamentales que desató una brutal represión estatal que dejó más de 300 muertos. La violenta respuesta gubernamental llevó a Estados Unidos a incluir en su lista negra a los principales funcionarios nicaragüenses.

La organización CENIDH ha resaltado que estos juicios «violan garantías constitucionales», así como los Derechos Humanos, por lo que han exigido la «libertad inmediata» de los sentenciados y de todas las «personas presas».

CENIDH ha reiterado este mensaje con cada uno de los afectados por la sentencia como Dora María Téllez o Yaser Mahumar.

La Fiscalía de Nicaragua anunció que a partir del 1 de febrero realizaría juicios contra los opositores a los que ha tildó de «delincuentes y criminales», en una medida que afecta tanto a quienes están detenidos en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) de Managua como a quienes se encuentran bajo arresto domiciliario.

En el marco de los juicios contra opositores, la Asamblea Nacional de Nicaragua canceló el jueves los permisos para seguir operando a más de una decena de asociaciones, entre ellas cinco universidades, alegando supuestas irregularidades que ya han servido en el pasado para ilegalizar a partidos y organizaciones contrarios a las líneas defendidas por el Gobierno de Daniel Ortega.

Hace unos días, los tribunales de Nicaragua en manos de Ortega declararon culpables a la periodista y opositor político, Miguel Mora Barberena, y la ex primera dama de Nicaragua, María Fernanda Flores Lanzas, por atentar contra la seguridad nacional en el marco de los juicios a opositores que investigan delitos de traición, conspiración y corrupción en el país.

 

[1] La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que aglutina entre otros países a Cuba, Venezuela y Bolivia, ha salido en apoyo del Gobierno de Nicaragua frente a las «injerencias» que, en su opinión, estarían cometiendo tanto la Administración de Estados Unidos como la Organización de Estados Americanos (OEA).