Crece el número de abortos en España con cerca de 80.000 al año. Manifiesto por una defensa honrada de los derechos humanos

2758

Un total de 77.125 mujeres abortaron en España durante 2002, frente a las 69.857 del año precedente, lo que supone un aumento de alrededor del 10% según los últimos datos de la Direción General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad. ´El 98% de los abortos que alegan indicación de salud psíquica de la madre´. Denunciamos la falsa apología que supone identificar la liberación de la mujer, el ´progreso´ y la democracia con el no a la vida y que convierte el derecho a nacer de los más pobres en un negocio regido por el consenso social, de carácter convencional. De otra manera, ¿cómo es posible que el llamado ´nasciturus´, pasado un minuto del plazo previsto – diferente además en cada país- ya no sea material biológico desechable? ¿Cómo es posible que, matándolo nacido, sea un crimen y, matándolo antes de nacer sea un aborto?. El próximo 8 de marzo, dia internacional de la mujer trabajadora, es una buena ocasión para denunciar este falso feminismo de identificar la liberación de la mujer con el aborto…Denunciamos el derecho de la mujer a usar de su ´cuerpo´ libremente como el derecho de propiedad más absoluto y criminal concebible. No hay en nuestros días una posición más reaccionaria y conservadora que la que defiende el derecho de una persona sobre la vida del hijo no nacido…

Los 124 centros que practican interrupciones voluntarias del embarazo notificaron en el 2002 77.125 abortos, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad y Consumo. La cifra, la más alta desde que se despenalizó esta práctica en 1985, supone un aumento del 10% con respecto al 2001, y confirma el crecimiento ininterrumpido desde 1997. Los datos sitúan la tasa media de aborto en 8 por cada 1.000 mujeres de entre 15 a 44 años. El índice más elevado ocupa la franja de edad de entre los 20 y los 24 años (14 por cada 1.000), seguida de la población de mujeres de 25 a 29 años. El 97,5% de los abortos se practicaron en clínicas privadas y un porcentaje casi similar se hizo para proteger la salud de la madre.

«El 98% de los abortos que tienen lugar en España alegan la indicación de salud psíquica de la madre», nos explica el doctor Jesús Poveda, médico, presidente nacional de Provida y una de las personas que más han hecho por mantener viva la llama de la lucha contra el aborto en nuestro país. Ese estado depresivo o ansioso debe ser certificado por un único médico psiquiatra. «El primitivo decreto regulador establecía que no podía hacerlo un especialista de la misma clínica donde se practicase el aborto. Eso se ha cambiado, y se da el caso, por ejemplo, de la Clínica El Bosque, en Madrid, donde es el mismo director quien certifica que la paciente reúne los requisitos legales para que se le practique un aborto en su misma clínica».

Un absurdo legal que permite un lucrativo negocio

Un aborto puede costar en torno a 500-1000 euros, dependiendo de la zona o del estado de gestación. Las cifras del aborto en España han sorprendido a todos por su espectacular crecimiento en la última década: de los 51.002 en 1996, y tras un leve descenso al año siguiente, desde entonces ha crecido sin parar hasta los 77.125 de 2002, con un 10% de aumento sobre el año anterior (son cifras oficiales de la Dirección General de la Salud Pública).

La prueba de la poca fiabilidad del diagnóstico médico, comenta Poveda, es que «sólo el 5% de los abortos se practican en centros públicos. En ellos existe un comité médico que examinaría el caso y, por pura profesionalidad, jamás aceptaría como una razón legal las que suelen aducirse». Sin embargo la Red pública está derivando a clínicas privadas lo que ellos no hacen: «La ley del aborto se limitaba a no hacer punible el aborto en algunos casos. Pero eso no autoriza a que la Sanidad pública los acometa o los recomiende».

Una de las iniciativas de los grupos de vida es, en la línea de lo que antes comentábamos, conseguir que sea un profesional ajeno a la clínica que practique el aborto quien certifique la idoneidad legal de los casos. La competencia para este tipo de reglamentos está ya transferida a las Comunidades Autónomas, y la Valenciana podría ser la primera en adoptar alguna medida de esa índole. «Eso acabaría con el 90% de los abortos», asegura el presidente de Provida.

Detener la espiral abortista no es imposible

Otro tipo de medidas que proponen estos grupos son las ayudas a la mujer embarazada, así como adecuadas campañas de información: «Las que se han emprendido últimamente son algo más apropiadas, al fomentar la comunicación entre padres e hijos». Y, en aparente paradoja, lo primero que pedirían quienes se oponen al aborto es que se cumpliera la ley de aborto: «No se está cumpliendo», y la inmensa mayoría tienen lugar al margen de ella. No es descabellado pensar en una inversión de esta lacra, y en su desaparición: «En Estados Unidos hay Estados donde no existe el aborto, no ya público –que allí no existe–, sino ni tan siquiera privado, y quienes lo practican deben irse a otro Estado. Tal vez en un futuro próximo en España pueda suceder lo mismo». Al menos será lo que se reclame hoy en Madrid, en un intento más para poner coto a unas cifras que sólo hace unos años habrían parecido espeluznantes, y que pasan hoy en medio de una gran insensibilidad.

Traemos a solidaridad.net, (para contribuir al diálogo estas elecciones generales 2004), un manifiesto realizado por el Colectivo Autogestión hace casi 10 años…

En toda campaña electoral, también cara a las elecciones generales del 2004, la demagogia cabalga oscureciendo y pisoteando la conciencia de millones de españoles. Ha sido el gobierno de Aznar quien ha aprobado soterradamente la píldora abortiva RU-486, incluso antes que en EEUU, y ganadas las elecciones (muchos siguen creyendo que el PP no acepta el aborto y por eso le votaron), colocaron a Celia Villalobos, que siempre ha manifestado estar de acuerdo con el aborto, como ministra de Sanidad. Hasta revistas cristianas pidieron el voto para el PP. El gobierno de Aznar ha legitimado la política abortista del PSOE. Y con él se incrementado las cifras de aborto llegando a casi 80.000 el año 2002. En septiembre de 1995, el colectivo Autogestión, publicaba el siguiente manifiesto titulado:

POR UNA DEFENSA HONRADA DE LOS DERECHOS HUMANOS: SI A LA VIDA.

Ante el clima generado por los actuales acontecimientos sociopolíticos y sostenido por los medios de comunicación al servicio de una cultura de muerte.

  1. Manifestamos nuestra firme opinión al aborto por razones morales y nos oponernos, asimismo, a todo atentado a la vida desde un planteamiento global y no sectario: guerra del hambre, robo al Tercer Mundo, armamentismo, analfabetismo, tortura, pena de muerte, destrucción del entorno, etc., es decir, a toda explotación del hombre sobre el hombre y a todo tipo de violencia individual, colectiva, o estructural.
  2. Denunciamos los argumentos sociopolíticos, económicos y jurídicos que, en el marco de una cultura de muerte pueden sintetizarse en el grito «ni los pueblos deben hacer revoluciones ni las mujeres deben parir». Regímenes totalitarios (Hitler, Stalin…) democracias formales (Giscard d`Estaing, Kohl…) instituciones financieras (Banco Mundial, Fundación Rockefeller…) en diversas épocas se han hecho eco de este grito para su legitimación.
  3. Denunciamos el consenso entre partidos de izquierda, centro y derecha por su aceptación plena de los fundamentos del Sistema Económico actual:
    • El PSOE e IU abogan directamente por el voto proabortista.
    • Asimismo el PP, CIU y PNV desde su ambigüedad e instrumentalizando partidista y sectariamente en sus planteamientos públicos y parlamentarios «el sí a la vida» cuando electoralmente conviene, defienden realmente una política proabortista.
    • No existen pues enfrentamientos de fondo entre la derecha y la izquierda oficial. Ambos apoyan, con hechos, el no a la vida.
  4. Denunciamos a los organismos y conferencias internacionales que, como la de Pekín, declarando cínicamente la defensa de los derechos humanos, el derecho a la vida y los derechos del niño, pretenden ser el encubrimiento del mayor genocidio de la historia: exterminio de pueblos enteros por hambre, esterilización masiva, práctica de más de 100 millones de abortos al año, inhibición real en las más de 150 guerras que se han sostenido en el Sur desde 1945 para que el imperialismo transnacional afirmara su poder. Y todo ello previamente planificado.
  5. Denunciamos la falsa apología que supone identificar la liberación de la mujer, el «progreso» y la democracia con el no a la vida y que convierte el derecho a nacer de los más pobres en un negocio regido por el consenso social, de carácter convencional. De otra manera, ¿cómo es posible que el llamado «nasciturus», pasado un minuto del plazo previsto – diferente además en cada país- ya no sea material biológico desechable? ¿Cómo es posible que, matándolo nacido, sea un crimen y, matándolo antes de nacer sea un aborto?
  6. Denunciamos el derecho de la mujer a usar de su «cuerpo» libremente como el derecho de propiedad más absoluto y criminal concebible. No hay en nuestros días una posición más reaccionaria y conservadora que la que defiende el derecho de una persona sobre la vida del hijo no nacido. Por fidelidad a la historia…
    1. Optamos: por la vida y defendemos los valores de las luchas emancipadoras de los pobres de los siglos XIX y XX: Justicia, Autogestión, Promoción, Solidaridad de la mujer y del hombre en toda su integridad.
    2. Luchamos contra toda explotación del hombre sobre el hombre, del imperialismo sobre los pueblos.
    3. Defendemos que la propiedad no es para nadie un derecho absoluto.
    4. Nos comprometemos en defensa de los más débiles y por una cultura de solidaridad universal frente a los individualismos y nacionalismos imperantes.

Por fidelidad a la historia luchamos por un cambio profundo de estructuras y por un cambio revolucionario de la conciencia y del corazón del hombre. Por una defensa honrada de los derechos humanos proclamamos ¡Sí a la Vida, a toda Vida! Firma: Solidaridad Autogestionaria.