«Decir que Benedicto XVI ha sido un Papa conservador no resiste ningún análisis»

293

“Ratzinger, conservando sus ideas, sale al paso de las interpretaciones del Concilio que promovían unas falsas reformas de la Iglesia”, ya desde el 68. “Fue criticado por los medios como alguien que quería reformar el Concilio”, apuntó Luis Argüello

“Hay una sintonía personal y afectiva tremenda entre los dos. Las grandes decisiones de Bergoglio las ha consultado con Ratzinger”

“Decir que Benedicto XVI ha sido un Papa conservador no resiste ningún análisis. Tampoco ha sido un papa rompedor”. El veterano corresponsal en el Vaticano, Antonio Pelayo participó, junto al secretario general y portavoz de la CEE, Luis Argüello, en la presentación de ‘Benedicto XVI, una vida’, la biografía definitiva que sobre Ratzinger ha hecho Peter Seewald y que en España ha sido editada por el Grupo de Comunicación Loyola.

En una conversación moderada por la periodista Mª Ángeles Fernández, el sacerdote y periodista calificó al emérito como “un gran Papa reformista, y esa reforma le ha costado muchísimo. Dios se lo pagará y la historia se lo reconocerá”.

Por su parte, Argüello admitió que se trata de “un libro que te atrapa” y que “nos permite conocer la biografía de esa persona, y la historia de la Iglesia, el mundo y Europa en este tiempo”, así como caer ciertos estereotipos que tachan al Pontífice alemán como un conservador o poco menos que un traidor al Vaticano II. “Ratzinger, conservando sus ideas, sale al paso de las interpretaciones del Concilio que promovían unas falsas reformas de la Iglesia”, ya desde el 68. “Fue criticado por los medios como alguien que quería reformar el Concilio”, añadió el obispo auxiliar de Valladolid, que lamentó la “permanente tensión con los medios, que lo ven como el gran inquisidor, una polémica que regresa después con el famoso discurso de Ratisbona”.

El discurso de Ratisbona, «tergiversado por los medios»

Algo en lo que coincidió con Pelayo, quien recordó cómo cuando fue elegido Papa los  medios, especialmente los alemanes, “le llamaron el Rotweiller de Dios”. “Yo estuve en Ratisbona, y ese discurso fue tergiversado por la prensa italiana”, apuntó. Para el consejero de la embajada, la biografía de Seewald sirve para “redescubrir más todavía la biografía de Joseph Ratzinger, que es un gran teólogo, un gran poeta y un hombre melancólico, casi casi depresivo, como dice el autor, al que sostiene su gran fuerza espiritual, casi mística”.

Sobre la relación entre ambos Papas, Pelayo subrayó la “amistad personal” entre ambos. “Hay una sintonía personal y afectiva tremenda entre los dos. Las grandes decisiones de Bergoglio las ha consultado con Ratzinger”. Respecto a su legado, Argüello destacó el “extraordinario amor a la Palabra de Dios, a la tradición de la Iglesia y a la liturgia, que le ha traído sus problemas”. “Es importante el diálogo fe y razón” que se trasluce en todo su pontificado, apuntó.

Finalmente, Antonio Pelayo insistió en la “voluntad de reforma de la Iglesia” apuntada por Ratzinger. “Los primeros pasos en la lucha contra la pederastia y la lucha por la transparencia económica los da Benedicto XVI”, aseguró. “No los lleva a término”, admitió.

Fuente del Artículo religiondigital.org