Domingo por la liberación de los dalits (India)

609
Dalits

El “Domingo por la liberación de los dalits”, celebrado en todas las comunidades de fieles católicos de la India el 12 de noviembre, segundo domingo del mes, es un momento crucial para reexaminar y destacar la condición y la dignidad de los “dalits”, quienes son víctimas de la estructura de castas arraigada en la sociedad india.

Harijan es sinónimo de paria o dalit

Aunque formalmente abolida en 1950, esta jerarquía social persiste en la mentalidad y sigue determinando la división del trabajo e influyendo en la carrera por los puestos de poder. Los llamados «intocables» siguen siendo los últimos de la sociedad india, víctimas de la violencia y del atropello a su dignidad.

 

Nuevo Cardenal Dalit en agosto de 2022

Es un ‘intocable’, la casta inferior, los más pobres y marginados de entre los pobres. Incluso dentro de la Iglesia católica. Monseñor Anthony Poola, arzobispo de Hyderabad, abre una nueva puerta para la Iglesia de las periferias defendida por Francisco.

Por este motivo, la comunidad católica ha mantenido siempre una “mirada especial” hacia este grupo de personas marginadas y vulnerables. Desde 2007, ha impulsado y establecido un día especial con diversas actividades en todo el país. Este evento es coordinado por una oficina especial de la Conferencia Episcopal Católica de la India (CBCI), en colaboración con el “Consejo Nacional de Iglesias de la India”, una entidad que agrupa a las Iglesias protestante y ortodoxa.

El problema de la discriminación contra los dalits es nacional, según cálculos oficiales, con más de 300 millones de dalits en la India, lo que representa aproximadamente el 25% de los 1.300 millones de ciudadanos. Entre las minorías cristiana y musulmana, el estigma de la intocabilidad está ampliamente extendido. En particular, los dalits constituyen alrededor del 60% de los 28 millones de cristianos en la India, lo que significa que experimentan marginación y exclusión social, económica, cultural y política en la mayoría de las comunidades.

El Domingo por la Liberación de los Dalits, donde se habla, debate y reza por la liberación de la opresión y la discriminación, tiene como objetivo destacar que, a pesar de que la convivencia civil se rige por una Constitución que garantiza la justicia, la igualdad y la equidad de derechos y oportunidades para todos los ciudadanos, la condición de los Dalits, aún marcada por el estigma social y a menudo rechazada por la sociedad, constituye una violación intolerable y un ultraje democrático.
La jornada enfatiza que los dalits son hijos e hijas de Dios y, como tales, su dignidad inalienable debe ser reafirmada incondicionalmente. Este día busca recordar y sensibilizar a la población sobre la necesidad de superar todas las formas y prácticas discriminatorias relacionadas con la concepción de las castas, iniciando acciones para erradicarlas tanto de la sociedad india en su conjunto como en la comunidad cristiana, donde, a pesar de los esfuerzos, aún persisten.

A los dalits, según afirma la Iglesia, “se les niegan derechos sacrosantos, que deberían estar garantizados a todos los ciudadanos”. Además, los dalits de religión cristiana, en particular, se ven privados de ciertos beneficios reservados por el Estado a las llamadas “castas reconocidas” (scheduledcastes), simplemente por haberse convertido al cristianismo. Esto subordina la concesión de beneficios sociales, como el empleo y el acceso a las escuelas, a su fe profesada. Como destaca el jesuita Myron Pereira, “la celebración del Domingo de la Liberación Dalit es un punto crucial para avanzar hacia una auténtica democracia y libertad religiosa en el país”.

En un documento de la Oficina de los Obispos Católicos Indios sobre la atención pastoral a los dalits se lee: “Los dalits han abrazado el cristianismo en busca de una vida mejor, encontrando en Cristo su dignidad de hijos de Dios. Los dalits son triplemente discriminados: por la sociedad, por el Estado y a veces incluso en la Iglesia. El hombre tiene dignidad y derechos inalienables. Cualquier restricción o negación de estos derechos es un acto de injusticia. Cuando esto se practica dentro de la misma Iglesia, es contrario a los valores evangélicos que profesamos”.

La oficina promueve una extensa labor de sensibilización mediante el establecimiento de relaciones con dirigentes gubernamentales, parlamentarios y partidos políticos, actuando en los ámbitos cultural y político.Es importante destacar que, además del Domingo por la Liberación de los Dalit, existe el «Black Day» de los Dalit, un evento anual de protesta y sensibilización que se celebra el 10 de agosto. Este día, está respaldado por numerosas organizaciones de la sociedad civil india y apoyado por comunidades cristianas de todas las confesiones.

El Día conmemora el 10 de agosto de 1950, fecha en que el Presidente de la India aprobó el artículo 3 de la Constitución sobre las llamadas «castas reconocidas». Aunque esta ley reconoce derechos y prestaciones para mejorar la condición de grupos sociales, incluidos los dalits, los más desfavorecidos y marginados, el tercer párrafo de la disposición especifica que no pueden pertenecer a estos grupos «quienes profesen una religión distinta del hinduismo». A pesar de las enmiendas introducidas en 1956 y 1990 para extender los beneficios a los dalits budistas y sijs, los cristianos y musulmanes siguen excluidos. Este día, junto con el de noviembre, se celebra para recordar a toda la nación la injusticia de esta disposición, llamando la atención sobre las condiciones de vida de los dalits.
(PA) (Agencia Fides 11/11/2023)