Dos años después de Hugo Chávez

1531

Se cumple hoy el segundo aniversario de la muerte de Hugo Chávez. Venezuela atraviesa una fuerte crisis económica, con una inflación por encima del 65 por ciento, una persistente escasez y la fuerte caída de los precios del petróleo, que representa el 90 por ciento de sus ingresos.

Debemos recordar el origen cercano de las dificultades actuales, aunque otras vienen de muy atrás, incluso previo al mismo chavismo.

Las distorsiones de la economía venezolana se agravaron desde el segundo semestre 2012, al acentuarse la inflación y la depreciación de la tasa de cambio no oficial… En ese año el promedio del precio del petróleo para Venezuela fue de 103,42  dólares el barril.

Ahora, a principios del 2015, con la aguda y fuerte caída de los precios del petróleo desde mediados de 2014, la situación del país entró en una fase de auténtica emergencia económica, pues los ingresos petroleros estimados para el 2015, son alrededor de la mitad de los del 2014 en un escenario conservador, con bajas reservas internacionales operativas y fuerte acumulación de deuda pública y otras obligaciones comerciales; esta situación hace insostenible mantener el marco de políticas económicas que se han venido ejecutando desde el Gobierno de Hugo Chávez hasta el de Nicolás Maduro, centrado en controles de precios, cambio, ganancias e incluso del patrón de distribución de bienes de consumo básico en el territorio nacional.

Además, la absoluta mayoría de empresas públicas, incluyendo las nacionalizadas en los últimos diez años, enfrentan serios problemas de eficiencia productiva y bajos niveles de producción.

La alta inflación anual de 2014, fue superior a 65%, la más alta del mundo; aunque el Gobierno influyó directamente en su cálculo desde el tercer trimestre para intentar detener su continua alza; el desabastecimiento crónico a nivel nacional y la escasez de bienes e insumos de toda clase, junto a una contracción de la economía y pérdida de empleos, son parte de las graves consecuencias que enfrentan los venezolanos desde el año pasado.

Es en este contexto que la caída del precio del petróleo desde junio 2014 agrava enormemente la situación de Venezuela, que se refleja en un grave problema socioeconómico de desabastecimiento  y de escasez generalizada de productos alimentarios, medicamentos, material esencial para el sector salud, equipos, maquinaria e insumos para las distintas actividades productivas del país.

Así sucede que la economía informal ocupa la mayor parte de la actividad económica, con lo que eso supone para una población que sobrevive a diario…como puede.

Autor: Juan Rodríguez