El hambre en África, incrementada por la guerra de Ucrania y las dependencias

194

“Nadie puede convertirse en un hombre de Estado si desconoce los problemas del trigo” (Sócrates, filósofo griego)

La guerra:

La guerra entre Rusia y Ucrania ha puesto de relieve la dependencia mundial del suministro de trigo procedente de ambos países. La Unión Europea ha publicado recientemente un estudio que presenta una muestra de 25 países africanos que dependen del suministro de trigo de Rusia o Ucrania; 21 de ellos importan la mayoría de este cereal de Rusia. El trigo es un alimento esencial en la dieta africana, por lo que su ausencia prolongada causará hambre, inestabilidad política y conflictos/guerras.

Importaciones:

Entre 2018 y 2020, África ha importado 3,7 mil millones de euros en trigo de Rusia, y 1,4 mil millones de euros en trigo de Ucrania. Los destinos más importantes fueron Egipto, Sudán, Nigeria, Tanzania, Argelia, Kenia y Sudáfrica, pero otros países africanos son muy dependientes de Rusia y Ucrania, como Burundi, Yibuti, Etiopía, Kenia, Ruanda, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda; son 82 millones de personas que necesitan ayuda alimentaria urgente. Somalia y Benín, dependen al 100% de la importación de trigo y de maíz procedente de Rusia y Ucrania. Según la Comisión Europea, Ucrania representa el 10% del mercado mundial de trigo, el 15% de maíz y el 13% de cebada.

Repercusión Mundial:

El maíz (primer lugar) y el trigo (segundo lugar) también son los cereales más cultivados del mundo. Si un exportador importante como Ucrania fracasa, esto puede tener un grave impacto en la seguridad alimentaria mundial. De hecho ya lo estamos comprobando y sufriendo a diario.

Aceite de Girasol:

Ucrania y Rusia se encuentran entre los productores y exportadores líderes de aceite de girasol. En 2020, las exportaciones de aceite de girasol de Ucrania re-presentaron un 40 % de las exportaciones globales, mientras que las de Rusia fueron un 18 %.

La interrupción brusca del comercio de estos alimentos básicos, a causa de la invasión, tuvo efectos muy negativos inmediatos y en cadena causando una subida muy considerable de los precios mundiales de los alimentos. Esto preocupa y afecta sobre todo al continente africano, que es un importador neto de trigo y aceite de girasol.

Una Misionera en Ruanda:

En conversación directa con una Misionera de Ruanda, nos daba estos datos sobre el precio de algunos alimentos:

Precios antes y después de guerra de Ucrania:

– Precio de un saco de 25 kilos de harina de maíz: antes de la guerra costaba 25 euros, ahora cuesta entre 50 y 60 euros.

– Precio de un saco de 25 kilos de azúcar: antes de la guerra costaba 25 euros, ahora cuesta 60 euros.

– Precio de 1 litro de aceite de girasol: antes de la guerra costaba 5 euros, ahora cuesta 18.

Nos decía que la subida del trigo aun fue mayor.

Estos precios actuales de estos productos en Ruanda son del día 14 de este mes de noviembre.

Fuente