Embriones humanos por ratones

2164

El pasado 18 de octubre de 2011 el Tribunal de Justicia Europeo puso el veto a las patentes de embriones humanos, afirmando de paso su identidad humana. Este nuevo proyecto marcaría una flagrante contradicción a aquella sentencia.

Se dice que la Bioética está de moda. En cualquier comisión universitaria de Bioética se analizan cuidadosamente los proyectos de investigación. No precisamente para ponerles dificultades, sino para favorecer que sean aceptados por los organismos que los patrocinan o por las instituciones académicas a las que desean presentarse.

Muchos proyectos requieren el uso de ratones para realizar los experimentos científicos pertinentes. En las reuniones de la comisión se evalúa el número requerido de animales. Además, se examina con cuidado el trato que se ha de dar a los ratones, el dolor que pueden experimentar y, sobre todo, la muerte que han de recibir.

Pero todo este proceso puede cambiar a muy corto plazo. El día 29 de marzo de este año 2012, Giovanni Maria del Re publicaba en el diario AvKvenire una nota inquietante. Se trata de un comentario al proyecto “ESNATS”, que viene a significar “Nuevas estrategias de tests alternativos basados sobre las células estaminales embrionales”.

Las palabras pueden ocultar la realidad. Bajo esas siglas se presenta el propósito de usar embriones humanos “sobrantes” y mantenidos en congelación, con el fin de realizar las necesarias pruebas de toxicidad de los nuevos productos farmacéuticos. De esa forman se puede prescindir de los ratones y se ahorran  los gastos que suponen los animalarios.

Pues bien, este proyecto de investigación sobre células madre embrionarias, coordinado por Jürgen Hescheler, del Instituto de Neurofisiología de la Universidad de Colonia, estaría financiado por la Unión Europea con 12 millones de euros en el ámbito del VII Programa marco que está vigente en este período de 2007-2013

Habría que recordar  que el pasado 18 de octubre de 2011 el Tribunal de Justicia Europeo puso el veto a las patentes de embriones humanos, afirmando de paso su identidad humana. El nuevo proyecto marcaría una flagrante contradicción  a aquella sentencia.

El problema ético que platea el proyecto ESNATS tiene muchos aspectos. Pero en este momento basta subrayar que la política europea parece considerar más respetables a los animales que a los embriones humanos.

Por otra parte, la utilización de embriones humanos para la investigación demostraría algo que resulta cada vez más evidente: la orientación económica que ha caracterizado  en estos últimos tiempos a la unión europea. Parece importa sobre todo la ganancia y los beneficios financieros de las grandes empresas. 

En el mismo número del diario Avvenire, Michele Aramini insiste sobre este punto al subrayar una contradicción que resulta evidente. Mientras que cada día se aumenta la protección de los animales y se prohíbe su utilización para una investigación que podría ser útil para el hombre, la sensibilidad ética con relación al embrión humano disminuye de forma alarmante.

Claro que habría que preguntarse si los organismos europeos de Bruselas se atreverían a dar estos pasos si la opinión pública manifestara su repulsa.