En el 75 aniversario del Banco Mundial y el FMI. Análisis de la deuda de los países.

515

En 2019, el Banco Mundial (BM) y el FMI cumplirán 75 años. Estas instituciones financieras internacionales (IFI), creadas en 1944, están dominadas por Estados Unidos y algunas grandes potencias aliadas, y actúan en contra de los intereses de los pueblos.

El BM y el FMI otorgaron, sistemáticamente, préstamos a los Estados con el fin de influir sobre sus políticas. El endeudamiento externo fue y es todavía utilizado como un instrumento para someter a los deudores. Desde su creación, el FMI y el BM han violado los pactos internacionales sobre derechos humanos y no dudaron, ni dudan, en sostener a dictaduras.

Una nueva forma de descolonización se impone para salir del impasse en el que las IFI y sus principales accionistas acorralaron al mundo. Se deben construir nuevas instituciones internacionales.

En los años 70, los PED se endeudaban cada vez más porque las condiciones de los préstamos eran aparentemente favorables. El Banco Mundial, los bancos privados y los gobiernos de los países más industrializados los incitaban a endeudarse. A partir de fines de 1979, el alza de los tipos de interés, impuesto por el Tesoro de Estados Unidos en el marco del giro neoliberal, y la caída de los precios de las materias primas cambiarían radicalmente la situación. Los flujos se invirtieron y en los años 80 los prestamistas recogieron jugosos beneficios de la deuda. Después de la crisis financiera del sureste asiático y de Corea, que estalló en 1997, la transferencia neta sobre la deuda a favor de los acreedores (incluido el Banco Mundial) tuvo un crecimiento importante, mientras la deuda continuaba su carrera desbocada hacia unas cimas nunca alcanzadas hasta entonces.

Comencemos con el estudio de la estructura de la deuda externa de los PED desde el punto de vista de los acreedores (hemos redondeado las cifras proporcionadas por el Banco Mundial sobre el endeudamiento de los PED en el año 2004).

Y desde el punto de vista de los deudores:

La tabla abarca el período 1970-2004. Es un período largo que incluye la crisis de 1982 así como las siguientes.

TOTAL PAÍSES EN DESARROLLO
(en miles de millones de dólares)
Deuda externa total Deuda externa pública Deuda con el Banco Mundial
Stock total de la deuda Transferencia neta sobre la deuda Stock total de la deuda Transferencia neta sobre la deuda Stock total de la deuda Transferencia neta sobre la deuda
Años
1970 70 4 45 4 6 0,3
1971 81 7 53 5 7 0,5
1972 95 10 61 6 9 0,7
1973 113 10 74 8 10 0,9
1974 141 20 92 12 11 1,3
1975 171 27 113 20 13 1,9
1976 209 29 139 20 17 2,0
1977 283 51 177 24 20 2,0
1978 358 39 231 28 23 1,8
1979 427 44 278 31 27 2,6
1980 541 51 339 29 32 3,0
1981 629 41 383 26 38 4,1
1982 716 21 442 30 45 4,6
1983 782 -14 517 17 53 4,9
1984 826 -21 571 9 54 5,0
1985 929 -27 672 -5 71 4,4
1986 1.020 -25 782 -5 91 3,7
1987 1.166 -13 920 -2 116 2,7
1988 1.172 -24 932 -10 116 0,6
1989 1.238 -22 982 -16 120 0,4
1990 1.337 -8 1.039 -14 137 2,4
1991 1.414 -3 1.080 -14 147 -0,8
1992 1.480 31 1.099 -6 149 -2,8
1993 1.632 45 1.193 9 158 -0,8
1994 1.792 0 1.290 -16 174 -2,6
1995 1.972 61 1.346 -16 184 -2,1
1996 2.045 27 1.332 -24 180 -0,9
1997 2.110 4 1.309 -24 179 1,9
1998 2.323 -54 1.395 -7 192 1,6
1999 2.347 -98 1.405 -30 198 0,9
2000 2.283 -127 1.363 -52 199 -0,4
2001 2.261 -114 1.326 -65 202 -0,5
2002 2.336 -87 1.375 -67 212 -7,3
2003 2.554 -41 1.450 -81 223 -7,0
2004 2.597 -19 1.459 -26 222 -6,1

Fuente: World Bank, Global Development Finance, 2005

La tabla abarca el período 1970-2004. Es un período largo que incluye la crisis de 1982 así como las siguientes.

La segunda columna presenta la evolución del stock de la deuda externa total del conjunto de los PED cuyos datos proporciona el Banco Mundial [1] (deuda a corto y largo plazo, sumas adeudadas o avaladas por los poderes públicos). La cuarta columna presenta la evolución sólo del stock total de la deuda externa contraída o avalada por los poderes públicos de los PED. La sexta columna presenta la evolución del stock de la deuda externa de los PED sólo con el Banco Mundial (BIRD y IDA).

Las columnas 3, 5 y 7 presentan las transferencias netas de la deuda sobre los tres tipos de stock antes señalados.

¿Qué es la transferencia neta sobre la deuda? Es la diferencia entre lo que un país recibe como préstamo y lo que paga (capital más interés). Si la suma es negativa significa que el país pagó mas de lo que recibió.

TOTAL PAÍSES EN DESARROLLO
(en miles de millones de dólares)
Deuda externa total Deuda externa pública Deuda con el Banco Mundial
Stock total de la deuda Transferencia neta sobre la deuda Stock total de la deuda Transferencia neta sobre la deuda Stock total de la deuda Transferencia neta sobre la deuda
Años
1970 70 4 45 4 6 0,3
1971 81 7 53 5 7 0,5
1972 95 10 61 6 9 0,7
1973 113 10 74 8 10 0,9
1974 141 20 92 12 11 1,3
1975 171 27 113 20 13 1,9
1976 209 29 139 20 17 2,0
1977 283 51 177 24 20 2,0
1978 358 39 231 28 23 1,8
1979 427 44 278 31 27 2,6
1980 541 51 339 29 32 3,0
1981 629 41 383 26 38 4,1
1982 716 21 442 30 45 4,6
1983 782 -14 517 17 53 4,9
1984 826 -21 571 9 54 5,0
1985 929 -27 672 -5 71 4,4
1986 1.020 -25 782 -5 91 3,7
1987 1.166 -13 920 -2 116 2,7
1988 1.172 -24 932 -10 116 0,6
1989 1.238 -22 982 -16 120 0,4
1990 1.337 -8 1.039 -14 137 2,4
1991 1.414 -3 1.080 -14 147 -0,8
1992 1.480 31 1.099 -6 149 -2,8
1993 1.632 45 1.193 9 158 -0,8
1994 1.792 0 1.290 -16 174 -2,6
1995 1.972 61 1.346 -16 184 -2,1
1996 2.045 27 1.332 -24 180 -0,9
1997 2.110 4 1.309 -24 179 1,9
1998 2.323 -54 1.395 -7 192 1,6
1999 2.347 -98 1.405 -30 198 0,9
2000 2.283 -127 1.363 -52 199 -0,4
2001 2.261 -114 1.326 -65 202 -0,5
2002 2.336 -87 1.375 -67 212 -7,3
2003 2.554 -41 1.450 -81 223 -7,0
2004 2.597 -19 1.459 -26 222 -6,1

Fuente: World Bank, Global Development Finance, 2005


Interpretación de la tabla

De 1970 a 1982, la deuda contraída por los PED muestra un fuerte aumento. La deuda externa total (pública y privada) expresada en dólares corrientes se multiplicó por diez, pasando de 70.000 millones de dólares a 716.000 millones. La deuda externa pública con el Banco Mundial se multiplicó por 7,5. Durante este período, las transferencias netas sobre la deuda fueron positivas cada año: esto significa que los PED reciben en préstamos más de lo que pagan. Eran incitados a endeudarse porque la tasa de interés real era muy baja. Por otra parte, los ingresos por exportaciones con los que pagan su deuda iban en aumento, pues el precio de las materias primas aumentaba. En consecuencia, los PED no tuvieron, en general, mayores problemas de pago. [2]

La tabla no muestra de inmediato el deterioro que comenzó a fines de 1979 con el aumento drástico de los tipos de interés, impuesto unilateralmente por Estados Unidos. Los tipos de interés reales tuvieron un gran incremento a principios de los años 80: 8,6 % en 1981, 8,7 % en 1982, en tanto que había sido de –1,3 % (incremento negativo) en 1975, 1,1 % en 1976, 0,3 % en 1977. [3] A este crecimiento de la tasa de interés real, que produjo un aumento de las sumas que había que pagar, se agregó, al mismo tiempo, una caída de los precios de las materias primas (salvo el petróleo, en un primer momento). Cuando esta caída arrastró al precio del petróleo, los principales países endeudados productores de petróleo, como México, entraron en crisis de pago. Esto es lo que pasó a partir de 1982. [4]

Volviendo a la tabla podemos ver que los PED entraron entonces en un período de crisis de pago de la deuda, manifestado por una transferencia neta negativa sobre la deuda total, pública y privada, entre 1983 y 1991 (nueve años consecutivos de transferencia neta negativa).

Destaquemos que aunque los PED desembolsaban más de lo que recibían en préstamos, su deuda externa no se reducía. Entre 1983 y 1991, ésta tuvo un crecimiento de 632.000 millones de dólares, esto es, un aumento del 81 %. Explicación: los PED, en dificultades debido a la disminución de sus ingresos y al aumento de las tasas de interés, pedían préstamos principalmente para pagar la deuda. En ese momento, las condiciones de los préstamos eran muy onerosas (tasa de interés y prima de riesgos elevadas). [5]

Notemos también que la transferencia neta sobre la deuda externa pública se hace negativa con dos años de diferencia. ¿Cómo se explica que en 1983 y en 1984 esta transferencia sea aún positiva? Está claro: los poderes públicos contrataban más préstamos (especialmente con el FMI y el Banco Mundial) a fin de comenzar a asumir unas deudas, contraídas inicialmente por el sector privado, de las cuales se habían responsabilizado. Estos empréstitos masivos, que los gobiernos comenzaron a amortizar unos años más tarde, se tradujeron a partir de 1985 en una transferencia neta negativa. Este fue en particular el caso de Argentina, donde el Estado asumió una deuda privada de 12.000 millones de dólares por decisión de la junta militar (con el asesoramiento de Domingo Cavallo). [6]

Entre 1982 y 1984, la deuda externa pública aumentó en 129.000 millones de dólares (pasando de 442.000 millones a 571.000 millones, ver la 4ª columna), mientras que la deuda externa privada bajó 19.000 millones de dólares (pasando de 274.000 a 255.000 millones de dólares). [7]

Si consideramos el período de 1982 a 1988, la deuda pública aumentó más del 100 % (pasando de 442.000 a 932.000 millones de dólares, ver la 4ª columna), mientras que la deuda externa privada se redujo (pasando de 274.000 a 240.000 millones de dólares). Los capitalistas de los PED se desendeudaron haciendo pagar la factura al Tesoro público del respectivo país, es decir, a los asalariados, a los pequeños productores y a los pobres, que contribuyen proporcionalmente mucho más al impuesto que los capitalistas. Además, como veremos en un capítulo ulterior, una gran proporción de los préstamos tomados en este período por los capitalistas de los PED salió inmediatamente de su país hacia los países acreedores como evasión de capitales. Reenviaron al Norte una parte considerable de los capitales que les habían prestado.

Si prestamos atención a la 5ª columna, en el período 1985-2004, vemos que a partir de 1985 la transferencia neta sobre la deuda externa pública es sistemáticamente negativa, salvo en el año 1993. En veinte años, la transferencia negativa en detrimento de las finanzas públicas es muy pesada: 471.000 millones de dólares (el equivalente de cinco planes Marshall ofrecidos por los gobiernos de los PED a sus acreedores). Si observamos el período 2000-2004, en la base de la 5ª columna, vemos que la transferencia negativa anual crece. En este período, la transferencia neta negativa sobre la deuda pública externa representaba 291.000 millones de dólares. En nada más que cinco años, los PED han brindado el equivalente de tres planes Marshall a sus acreedores.

Según el razonamiento dominante del pensamiento económico, al cabo de veinte años de transferencia negativa, los poderes públicos se tendrían que haber desendeudado. En efecto, si desembolsan cada año más de lo que reciben como préstamos, el stock de la deuda tendría que disminuir, incluso llegar a cero. Pero la lectura de la tabla indica lo contrario: la deuda externa pública de los PED se ha más que duplicado entre los años 1985 y 2005, pasando de 672.000 millones a 1,459 billones de dólares. [8]

Llegamos a lo esencial de las enseñanzas de la tabla:

  • La gestión del endeudamiento externo de los PED se traduce en la aplicación de un poderoso mecanismo de transferencia de capitales desde los países endeudados hacia los diferentes acreedores (privados y públicos).
  • A pesar de los desembolsos masivos y continuados, la deuda total no disminuye.

En el curso de los años 60 y 70, los países en desarrollo fueron incitados a endeudarse cada vez más hasta el momento en que la trampa se cerró sobre ellos. Como hemos visto antes, el cambio se produjo en 1979 con el brusco aumento de los tipos de interés y el inicio del descenso del precio de las materias primas (que afectó primero a los productos no petroleros y después al propio petróleo a partir de 1981).

El llamado círculo virtuoso del recurso al endeudamiento exterior para generar desarrollo y bienestar que desemboque en un crecimiento autosostenido [9] no funcionó; en cambio se transformó en un círculo vicioso de endeudamiento permanente con transferencias masivas de riqueza en beneficio de los acreedores.

Autor Eric Toussaint

es maître de conférence en la Universidad de Lieja, es el portavoz de CADTM Internacional y es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia.