En España hubo 80.000 abortos en 2002, cifra similar a la población de la provincia de Soria

363

El Instituto de Política Familiar denuncia que es la más alta desde que se despenalizó en 1985. El presidente del Instituto de Política Familiar, Eduardo Hertfelder, acaba de denunciar el «secuestro» por parte del Ministerio de Sanidad de los datos estadísticos sobre el aborto en España correspondientes al año 2002, que estaba previsto que se publicaran el pasado mes de diciembre. Para el IPF, «la política sexual y sanitaria del PP no difiere en casi nada de la que aplicó el PSOE», «con tal de conseguir un puñado de votos, se han radicalizado y han potenciado la cultura de la muerte». Esta actitud, según el presidente del IPF, es extensiva tanto a los responsables políticos del Partido Popular, hasta ahora en el Gobierno, como a los del PSOE.

Fuente: la Razón. Por Nicolás de Cárdenas

El presidente del Instituto de Política Familiar, Eduardo Hertfelder, acaba de denunciar el «secuestro» por parte del Ministerio de Sanidad de los datos estadísticos sobre el aborto en España correspondientes al año 2002, que estaba previsto que se publicaran el pasado mes de diciembre.

Según averiguaciones del IPF, en la Comunidad Valenciana aumentó el aborto un 13,7 por ciento; en Cataluña, un 11,4 por ciento y en Andalucía, un 7,5 por ciento, todo ello en 2002 respecto al año anterior. Extrapolando estos datos a todo el territorio nacional, se produjeron 80.000 abortos en 2002.

Uno de los datos que más sorprendió tras la presentación hace dos semanas del Informe sobre la Evolución de la Familia que ha elaborado un equipo de expertos del Instituto de Política Familiar (IPF) en colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales fue el del aumento incesante de la cifra de abortos en España desde su despenalización. Este asombro es debido, según Eduardo Hertfelder, presidente del IPF, a que «la sociedad ha sido un poco avestruz, escondiendo la cabeza ante la realidad que estaba pasando a nuestro alrededor. Es ahora, cuando, ante estos datos, nos damos cuenta del grado de deterioro existente», ha explicado a LA RAZÓN.

Otro de los asuntos polémicos que el IPF denuncia es la sensación de «ineficacia o falta de transparencia» de la Administración central, ya que, a pesar de estar ya metidos de lleno en 2004, con los datos demográficos correspondientes a 2003 publicados, el Ministerio de Sanidad todavía no ha dado a conocer los del aborto de hace dos años, circunstancia que Hertfelder califica de «inaudita».

PP y PSOE, a la par

El presidente del IPF estima que la publicación de estos datos se retrasa porque cuando se haga, el ministerio «se dará cuenta de la política ineficaz que ha hecho hasta ahora». Es una política de «bombero pirómano en materia sexual, en la que se ha potenciado el aborto con campañas en las que se hacía ver que la única forma de sexo seguro es el preservativo». Hertfelder, ante estos hechos, exige «que se reorienten 180 grados este tipo de políticas». Esta actitud, según el presidente del IPF, es extensiva tanto a los responsables políticos del Partido Popular, hasta ahora en el Gobierno, como a los del PSOE, que «con tal de conseguir un puñado de votos, se han radicalizado y han potenciado la cultura de la muerte». Para el IPF, «la política sexual y sanitaria del PP no difiere en casi nada de la que aplicó el PSOE», partido al que reconoce «coherencia» con su apuesta abortista. Sin embargo, «el problema del PP es la incoherencia y el no tener o no querer tener una política adecuada; no tener su propia política y dejarse arrastrar».