Esclavitud infantil en las fronteras de Venezuela

313

Cerca de dos mil niños y adolescentes están trabajando (en régimen de esclavitud) como caleteros o cartilleros en diferentes puntos fronterizos del país, violentando su derecho a la libertad, la educación y al no trabajo.

Según el abogado Carlos Trapani, especializado en derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes y coordinador general de los Centros Comunitarios de Aprendizaje (Cecodap), organización no gubernamental que trabaja en la promoción y defensa de los derechos humanos de la niñez y adolescencia haciendo especial énfasis en la construcción de una convivencia sin violencia a través de la participación ciudadana, la situación ocurre en la frontera del estado Bolívar, también en de Paraguachón, en el estado Zulia y la frontera del Táchira, zonas donde también se han incrementado los casos de esclavitud sexual y trabajo forzado en niños y niñas con edades comprendidas hacia los 10 a 13 años, conflicto que se extiende a las zonas aledañas de Colombia con Venezuela.

-¿La seguridad de los niños está en riesgo en las fronteras?

“Es bastante grave la situación fronteriza con respecto a la seguridad de los infantes. Desde nuestra última visita en el mes de noviembre, nos dimos cuenta que la frontera es una realidad muy complicada para la familia, el éxodo migratorio hace que exista mucha movilidad en estos sectores, donde se movilizan alrededor de dos mil quinientas personas diarias y en las trochas clandestinas, que son más de ciento treinta, encontramos, al igual que en el arco minero del Estado Bolívar y la zona fronteriza con Brasil, muchos casos de esclavitud infantil moderna a través del trabajo forzado, trabajo doméstico o la explotación sexual debido a la crisis se establece como un contexto de supervivencia”.

El coordinador de Cecodap también relató que participó en una audiencia de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos el pasado mes de febrero en la ciudad de Sucre, Bolivia, donde se mostraron las distintas causas de la migración venezolana y las Defensorías del Pueblo de Colombia, Perú y Ecuador expusieron la problemática del tránsito y destino de la niñez migrante venezolana.

Considera Trapani que el régimen de Maduro no ha dado respuesta a la delicada situación: “No hay ningún reconocimiento del problema y por lo tanto no existe alguna política que intente subsanar el tema de los niños y sus problemas en materia de derechos humanos, la única iniciativa que tuvieron fue la de cerrar la frontera y esto no detiene el paso migratorio sino más bien hace el tránsito migratorio mucho más inseguro”.

Esclavitud Infantil

Según el coordinador de Cecodap, existen varias tipologías de explotación (esclavitud) infantil en la frontera, una de ellas es la de los niños que se quedan solos producto de la actividad minera, niños que acompañan a los padres para la actividad minera, niños que participan en actividades mineras o niños que participan en las actividades conexas de la minería, donde derivan otras formas de esclavitud laboral forzada como la sexual, celadores, mensajeros y te das cuenta como la escuela compite con la actividad minera, puesto que es más rentable para padres y los mismos niños asistir a la minería que a recibir educación”.

PRIVACIÓN DE LIBERTAD

-¿Pueden los adolescentes participar en las protestas?

-“No se puede criminalizar las protestas, eso es un derecho ciudadano, cabe recordar que de los cinco asesinados en el primer trimestre del año tres eran menores de edad, los adolescentes tienen derecho a la protesta y la libertad de expresión. Identificamos en Maduro y su régimen un patrón represivo para con las manifestaciones. Esa situación está afectando principalmente a jóvenes y adolescentes en sectores populares. Hay una política de privación de libertad en menores de edad, retención y demora de lapsos en procesos penales, imputación de delitos como terrorismo, asociación para delinquir, cuyos casos nunca son comprobados y salen libres, pero con fianzas procesales o régimen de presentación”.

Finalmente el abogado Trapani hace un llamado a reconocer la problemática planteada y dedicarse establecer políticas pertinentes y de protección a los niños, niñas y adolescentes en materia de seguridad ciudadana y social.

Jóvenes presos políticos

Otro factor que según la ONG Cecodap, ha atacado a la infancia y juventud venezolana es la violencia y la represión tanto política como social, un hecho grave que se presenta con niños y jóvenes, menores de edad, detenidos por las entidades policiales y la Guardia Nacional Bolivariana o que se ven afectados por la redadas de los agentes de las llamadas  FAES y las antiguas OLP.

Fuente