Esta economía mata, todos responsables de todos o todos esclavos

El Movimiento Cultural Cristiano lleva denunciando más de 30 años las causas del primer problema que tiene la humanidad: la miseria y el hambre.

La falta de una auténtica voluntad política, que se enmascara con puro asistencialismo, sigue siendo la principal razón de la misma.  Queremos dejar muy claro en estos momentos el siguiente mensaje dentro de la Campaña por la Justicia en las relaciones Norte- Sur: “Esta economía mata. Todos responsables de todos o todos esclavos”

No estamos ante una era de cambios sino ante un cambio de era. En la última década esta guerra de los poderosos contra los débiles cuenta con el impulso de la revolución tecnológica. Mientras la riqueza se concentra en cada vez menos manos, EL 80% DE LA HUMANIDAD VIVE INMERSA EN UN PROCESO DE EMPOBRECIMIENTO Y MISERIA, DE VIOLENCIA Y TOTALITARISMO que tiende a hacerse permanente. Esta economía mata.

Esta economía mata el trabajo humano como vocación solidaria de servicio

  • Más del 60% de la población activa del mundo trata de supervivir empleándose sin contrato laboral, con salarios de hambre y sin ningún tipo de prestaciones sociales. Hoy hay más esclavitud y más descarte. Más de 200 millones de personas se han visto forzadas a emigrar de sus pueblos por falta de trabajo y de medios para vivir con dignidad
  • El problema es político. La revolución tecnológica está orientada por decisiones políticas al servicio del neocapitalismo. Y estas decisiones no han hecho más que degradar y mercantilizar los recursos naturales y el trabajo humano.
  • Esta economía nos mata explotándonos o nos mata consumiendo. El trabajo asalariado carece de sentido solidario y nos han convertido en mercancías que se pueden usar y tirar. Sólo somos valiosos entonces como clientes o consumidores.
  • ¿Y qué salida nos propone el neocapitalismo? Para una minoría de enriquecidos, la Renta Básica, es decir, aceptar la “sopa boba” del siglo XXI. Aceptar la Renta Básica es aceptar el fracaso.

Esta economía mata la familia y la fraternidad universal

  • Esta economía mata la fraternidad universal porque genera división, muros, mafias, terrorismo, violencia y guerras por doquier. El nacionalismo y el populismo también conducen inevitablemente a la guerra.
  • Esta economía mata la familia, que siempre ha sido la piedra angular de todo el edificio social. Al totalitarismo del Mercado y el Estado, le estorba la esposa, y el marido y los hijos. Le estorban los hermanos. Le estorban los inmigrantes, los discapacitados, los que piensan distinto. Y, por supuesto, le estorban los más débiles: los empobrecidos miserables, los niños y los viejos. Los esclavos no deben tener razones para luchar.

Esta economía mata la persona

  • Esta economía mata nuestros vínculos solidarios con los demás. Porque es más fácil manipularnos siendo individualistas, hedonistas, frustrados, compitiendo unos con otros,… Y por eso quiere colonizar también nuestra conciencia. Nos impone “ideologías” como el transhumanismo y la “ideología de género” para “salvarnos” de nosotros mismos.
  • No es casualidad tampoco que ahora nos vendan “una revolución verde”. Nos hacen creer que todos los seres humanos somos depredadores del medioambiente por igual. Y nos predican el regreso de la religión de la “Madre Tierra”; porque es necesario hacer “sostenibles” los nuevos negocios.
  • Pero lo real es que el individualismo, consumista y caprichoso, nos ha convertido también en esclavos. Lo real es que estamos enfermos de indiferencia hacia los demás. Lo real es que estamos enfermos de soledad. Y esta economía ha encontrado otro gran negocio en sus “alternativas” de rebeldía, en las demandas de capricho, en nuestra depresión y en nuestra frustración.
  • Es realmente preocupante como hemos aceptado como un bien una cultura de muerte, que pide como derecho el aborto para los

    no nacidos, y la eutanasia para los viejos inútiles y dependientes. Es realmente preocupante que muchos jóvenes perciban el suicidio cómo su única salida.

Todos responsables de todos o todos esclavos

Ser todos responsables de todos es la única vía que nos dignifica y nos permite ser protagonistas de nuestra vida social, económica y política. Y esto pide una cultura distinta, solidaria, autogestionaria. Hay que volver a luchar por el ser humano y su dignidad inalienable.

Te proponemos acciones sencillas pero importantes en esta línea de potenciar una CULTURA DE LA RESPONSABILIDAD, DE LA SOLIDARIDAD, DE LA LUCHA POR LA DIGNIDAD DE TODO SER HUMANO.

  • Suscríbete a nuestras publicaciones Voz de los sin Voz. Lee, escucha, analiza… lo que aportan los Sin Voz.
  • Organiza un grupo de lectura en común con nuestras revistas o libros. Participa en nuestra Campaña de Lectura Social. Nos educamos juntos.
  • Te invitamos a formar parte de una familia de familias. Infórmate de nuestras actividades en las Casas de Cultura y Solidaridad más cercanas y acude a ellas
  • Colabora en esta Campaña: organiza una presentación
  • Colabora en la Colecta Restitutoria con la que estamos apoyando los proyectos de promoción cultural en España, en Venezuela y en Perú.
  • Adquiere un nuevo compromiso político y solidario con el Bien Común desde tu vocación profesional.
  • Lucha por hacer posible la vida familiar y comunitaria

Esta Economía Mata

Todos responsables de todos o todos esclavos

Descarga el comunicado en pdf