Ética de la Solidaridad. Compartir lo necesario para vivir. Campaña de Lectura Social

764

A comienzo de año, queremos presentaros un libro que debiera ser nuestro itinerario de  ruta: ÉTICA PARA LA SOLIDARIDAD. Ya no se habla de ética y moral en política. Los que creemos que el mundo debe ser autogestionario, los que creemos en la promoción personal y colectiva de los pueblos, los que creemos que todos debemos ser responsables de todos… queremos vivir la POLÍTICA desde la creación de estructuras solidarias, que dignifiquen la vida de cada uno de nosotros y de la humanidad entera.

Jòsef Tischner, autor del libro Ética para la solidaridad, nos dice que jamás asociemos la ética con órdenes y prohibiciones.: “La ética nos dice esto o nos prohíbe esto”.  esto no es ética.   Por ejemplo, en los Evangelios, los puntos principales de la ética se nos revelan con la ayuda de las nueve bienaventuranzas: “Bienaventurados los pobres de espíritu….Bienaventurados los humildes…” No hay nada en ello que te presuponga a hacer esto o presuponga no lo hagas.  Todo lo que dicen es quién es bienaventurado.

Y la clave es la dignidad de las personas. En ética es importante que el hombre y la mujer estén  convencidos de su propia dignidad y debido a ello, no deben hacer  ciertas cosas, porque son incompatibles con su sagrada dignidad como personas.

Por ejemplo, no mentir. Por qué? Porque no corresponde a tu dignidad. No matar. Por qué? porque no corresponde y  contradice tu sentido de dignidad.  Esto nos lleva constantemente  a testimoniar con nuestras formas de vida.

En Polonia, en el año 1980, se puso en marcha una revolución no violenta. Josef Tischner, compartiendo la vida y sufrimiento de hombres y mujeres de su pueblo, colabora con esta obra  desde su reflexión filosófica. Este libro es una serena reflexión en tiempo de lucha y persecución, sobre lo que es y lo que debe ser la solidaridad. ¡SIGAMOS ESTE CAMINO!

Trasladamos algunos apuntes:

La solidaridad de las conciencias.

«¿Qué significa ser solidarios? Significa compartir el peso de los demás. Ningún hombre es una isla. Estamos unidos, incluso cuando no somos conscientes de esta unidad. Cuando nace la solidaridad se despierta la conciencia… La solidaridad habla, llama, grita, afronta el sacrificio. Entonces la carga del prójimo se hace a menudo más grande que la nuestra.»

«Cada uno quiere ser llamado por su propio nombre. Se refiere a la dignidad de las personas, que se fundamenta en la conciencia. La solidaridad más profunda es la solidaridad de las conciencias.»

Solidaridad es compartir hasta lo necesario para vivir…

Comunidad.

«El fundamento de la solidaridad es la conciencia, y lo que estimula su nacimiento es el grito del hombre y la mujer  maltratado por otros  hombres y mujeres. La solidaridad establece vínculos singulares entre los hombres: nos unimos  para auxiliar a quien necesita ayuda. Yo estoy contigo, tú estás conmigo, estamos juntos por él. ¿Qué está antes? ¿El nosotros o el por él? Una comunidad de solidaridad se diferencia de las otras por el hecho de que en ella está antes el por él y después el nosotros. Ante todo está el herido y su grito…Sólo en este momento nace la comunidad.»

«La solidaridad es acercamiento, es fraternidad con los heridos».

«De hecho, ¿no es acaso deber de la política organizar el ámbito de la vida humana de manera que una persona no haga padecer a otra?

«La conciencia es la voz que grita dentro del hombre. ¿Qué es lo que reclama hoy la conciencia? Sobre todo que el hombre quiera tener conciencia.

Diálogo.

«Diálogo significa que los hombres han salido de sus escondrijos, se han acercado…es necesario salir de ese escondrijo y también encontrar un lenguaje que signifique lo mismo para ambas partes. El lenguaje del diálogo auténtico es un lenguaje objetivo, es decir, coherente con las cosas: Se llama negro a lo que es negro, blanco a lo que es blanco.»

«El diálogo auténtico provoca una verdadera revolución en la vida de los hombres y de las sociedades. El diálogo descubre la verdad. Restituye a las cosas y a los problemas su verdadero aspecto».

Trabajo.

«El trabajo como lenguaje común de los hombres y mujeres, el trabajo como diálogo al servicio de la vida, es el eje de la solidaridad. El trabajo es sabiduría que entra en la sangre».

«Las fábricas pertenecen a quien las han mojado con su propio sudor y su propia sangre…»

«…El trabajo explotado en vez de crear divide y, dividiendo, se convierte en amenaza de muerte. La mentira del trabajo es la explotación.»

«Gracias al valor de la vida , a cuyo servicio está el trabajo, el trabajo mismo adquiere valor y dignidad. Por consiguiente, no es valor aquella actividad del hombre que, en vez de servir a la vida, es portadora de muerte. Nadie llama trabajo a la matanza de niños y hombres en un campo de concentración…La medida del trabajo es la vida humana a cuyo servicio está».

Sufrimiento.

«El dolor del explotado es sobre todo un sufrimiento moral. La explotación hace daño como lo hace la mentira o la traición».

«La rebelión contra la explotación es un deber fundamental de la conciencia. Se deberá tener cuidado de no llevar a cabo esta rebelión con métodos inaceptables para la conciencia».

Arte.

«Todos los valores al servicio de los cuales está el arte pueden ser reducidos a tres: lo bello, la verdad y el bien».

«El arte descubre el sentido más profundo de la existencia y confiere un nuevo valor a la vida».

«La obra de arte nos coge de la mano y nos conduce hacia aquello que está en la raíz, hacia la verdad esencial».

«El monumento relata la tragedia pasada para que esta tragedia no se repita nunca más.»

Democracia

«La palabra democracia significa gobierno del pueblo: aquellos que se encuentran en el último peldaño de la escala social son aquellos que saben mejor que nadie qué lados buenos y malos tiene el sistema que viven. Si queremos saber cómo es nuestro sistema social, no se lo preguntemos a un sociólogo  o a un gobernante, sino más bien a quien sufre explotación, a un obrero.»

«Una idea es democrática cuando está en relación con los valores necesarios para la VIDA y la supervivencia de las personas y la comunidad».

EL ABANDONO DE LOS IDEALES ES TRAICIÓN. ES EL PRINCIPAL PECADO CONTRA LA SOLIDARIDAD.

¡¡¡HAY QUE SER RESPONSABLE, HAY QUE SER PROTAGONISTAS!!!

Adquiere los libros «Voz de los sin Voz» llamando al 913734086 o en la librería DERSA, Avda. Monforte de Lemos, 162.

 SUSCRIBIRSE a estas Ediciones ES UN ACTO DE LIBERTAD.