Fosas comunes “sin nombre”

2518

En los cementerios de Tapachula y Arriaga (frontera y sitio de paso entre Méjico y Guatemala) descansan muchas personas en fosas comunes, porque en el momento de su muerte no portaban ningún documento y se presume que son extranjeros y principalmente migrantes centroamericanos.

Varios de los cuerpos se encuentran en el camposanto de Tapachula, a casi 42 kilómetros de la ciudad de la frontera de México y Guatemala. Otros más, están en Arriaga, a 287 kilómetros de Tecún Umán; ambos municipios punto de referencia y paso obligado para los inmigrantes que buscan llegar a los Estados Unidos.

Es el Panteón Jardín de Tapachula, en donde se ubica el Servicio Médico Forense (Semefo) y una fosa común, a donde van a parar muchos en calidad de personas desconocidas, en la cual, se cree gran parte de los finados son inmnigrantes.

Ahí, no hay flores, ni cruces. Nadie llega a depositar una ofrenda floral; no hay una muestra de afecto para aquellos que se fueron de este mundo, y que nunca se logró identificar.

El otro de los camposantos es el de Arriaga. En ese municipio colindante con Oaxaca, los migrantes esperan con ansias la llegada del tren, más conocido como "La Bestia", para así continuar su camino hacia Estados Unidos, aunque para ello, tengan que padecer, hambre, frío, dolor, vejaciones, y algunos la muerte.

El director de Panteones del Ayuntamiento de Tapachula, Baldomero Cigarroa Leal, confirmó al diario El Sol de Tijuana que la fosa común se ubica en el Panteón Jardín.

Además "los entierros se realizan alrededor de las oficinas del Semefo, para evitar problemas y para que estén identificados".

Baldomero C. precisó que existen "180 cuerpos en la fosa común, de los cuales 120 son extranjeros".

En Arriaga, el encargado del albergue para migrantes Hogar de la Misericordia, Carlos Bartolón Solís, reconoció que existen algunas decenas de migrantes enterrados en el camposanto de ese municipio.

"De antemano hay una fosa común de los migrantes, la autoridad municipal dijo hace tres legislaturas atrás (tres administraciones municipales atrás) que había un lugar específico para los migrantes, pero las veces que hemos ido al panteón, vemos que no sólo hay migrantes, sino también gente de Arriaga o de lugares cercanos que han sepultado ahí", dijo.

Recordó que "hace tres años, la Fiscalía de Atención a Delitos Cometidos Contra Migrantes, colocó cruces metálicas y conforme iban enterrando personas, iban colocando el número de averiguación previa de las personas que había fallecido, pero ya no se está haciendo".

Bartolón Solís, confirmó que se desconoce el número total de personas que se encuentra en la fosa clandestina, sin embargo, "se habla de un cálculo de unos 40 o 80 migrantes que están ahí, pero no hay un dato específico o alguien que nos diga en qué zona están los migrantes que fallecieron en su tránsito por Arriaga".

Las madres son las que sufren

En noviembre de 2012, 38 mujeres, la mayoría de nacionalidades centroamericanas, llegaron a Arriaga con un solo clamor: "¿Donde están, dónde están, nuestros hijos dónde están?'".

Se trataba de la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, que también llegó a Tapachula y se manifestó de manera pacífica en las afueras del palacio municipal, sitio en el que colocaron las fotografías de sus familiares perdidos, así como encendieron una veladora y pedir por los migrantes que han desaparecidos en su búsqueda de cruzar México.

Pero fue en Arriaga, que las mujeres colocaron ofrendas florares por aquellos que perdieron, por sus hijos que no volvieron a ver o de los cuales no han sabido nada.

Fuente: Sol de Tijuana ( *Extracto)