Francisco, papa pobre, en una Iglesia de pobres, en un mundo de empobrecidos

2114

Al comenzar el siglo XXI la Iglesia católica es la mayor asociación de pobres del mundo, una comunidad que sigue a Cristo en pobreza y persecución como resaltaba el Concilio Vaticano II (LG 8) y tiene ahora como sucesor de Pedro al que hasta ahora era cardenal arzobispo de Buenos Aires.

Un servidor del Evangelio que celebra cada año la Eucaristía en medio de las calles rodeado de quienes luchan contra la esclavitud  en Argentina y en todo el mundo.

Un papa empeñado en la conversión de la Iglesia, para que sea lugar de acogida de los pobres, como pedía a los curas de su diócesis, insistiéndoles recientemente en la acogida de las madres solteras, que acogen la vida contra la cultura de muerte.

El Papa Francisco, primer papa del sur empobrecido que nos recuerda a los cristianos del mundo enriquecido que el camino del pesebre y de la cruz, y la liberación de los últimos son la llamada que el Señor hace a su Iglesia a vivir en Caridad.

Un papa que empieza su ministerio orando el Padre Nuestro y el Ave María con la fe los sencillos. Uniendo en esa fe al obispo y al pueblo como testimonio de hermandad, comunión y confianza en Dios del que pide la fuerza de su bendición.

Un papa que invita al silencio, la nueva evangelización y el compromiso de todos los cristianos.

Autor: JR. Peláez