Hay más suicidios en el mundo que homicidios y guerras según la OMS

1316

Cada 40 segundos alguien se quita la vida, y hay un millón de víctimas al año en el planeta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que, comparado, el número de quienes se matan es mayor que las muertes que provocan anualmente otras formas de violencia.

Informe: Organización Mundial de la Salud

Cada 40 segundos alguien se quita la vida, y hay un millón de víctimas al año en el planeta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que, comparado, el número de quienes se matan es mayor que las muertes que provocan anualmente otras formas de violencia
La cifras son casi imposibles de imaginar. Cada 40 segundos una persona se suicida y cada tres segundos hay un intento de suicido en el mundo.

Esto ocurre hoy, en el 2004, y el resultado de tanta muerte auto infligida se transforma en números escalofriantes: un millón de decesos por año.

Comparado, el número de suicidios es mayor que las muertes que provocan anualmente las guerras y los homicidios.

Ese fue el resultado al que arribó la Organización Mundial de la Salud tras realizar un relevamiento mundial sobre el tema. El organismo dependiente de las Naciones Unidas aseguró que el tema de los suicidios “es un problema grave de salud pública” en todos los países.

“El suicidio se ha convertido en un grave problema de salud pública pues provoca casi la mitad de todas las muertes violentas con casi un millón de víctimas anuales y costes económicos que se elevan a varios miles de millones de dólares”, anunciaron en la ciudad de Ginebra voceros de la OMS.

De acuerdo al informe «se producen más muertes por suicidios que sumando los homicidios y las víctimas de las guerras, lo que ha llamado la atención de varios expertos en salud”.

En ese sentido, el director del área de Transtornos Mentales y Cerebrales de la OMS, José Bertolote, precisó que “cada 40 segundos alguien se quita la vida en el mundo”.

El tema extiende su dimensión si se contabilizan los intentos fallidos de suicidio. En ese sentido, se logró establecer que por cada suicidio que se concreta pueden producirse hasta veinte intentos fallidos, que provocan lesiones, hospitalizaciones, así como traumas emocionales y mentales en la persona.

A nivel mundial, el suicidio representa el 1,4 por ciento de la carga de morbilidad y sus efectos psicológicos y económicos repercuten fuertemente y por largo tiempo en el entorno de la víctima.

Más en Europa

El estudio fue difundido con motivo del aniversario del Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

La OMS detalló que en los países Europeos, los suicidios provocan más muertes que los accidentes de tránsito, en tanto las tasas más altas de muertes se dan en Europa del este y las más bajas sobre todo en América Latina, los países musulmanes y algunos de Asia, aunque los número coinciden con el grado de información que proporciona cada país sobre el tema.

Respecto del tema, Bertolote explicó que, contrariamente a lo que muchos piensan, la pobreza no es un factor de riesgo en sí misma, sino que son más bien circunstancias como la pérdida del empleo y el consiguiente deterioro del nivel de vida las que llevan a las personas a la depresión, a perder su autoestima y las ganas de vivir.

El experto añadió que otros factores de riesgo son el consumo de drogas, de alcohol, así como el acceso a armas o sustancias venenosas, inciden en la tasa de suicidios.

Sobre este último factor, el presidente de la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, Lars Mehlum, afirmó que «existe una clara relación entre los suicidios y la presencia de armas en los hogares» y citó los ejemplo de Estados Unidos, Canadá, Noruega y Australia.

«El suicidio no es inevitable, pues la mayoría de personas que lo intentan en realidad no desean morir, sino poder vivir como quieren», concluyó Bertolote.