HERODES VIVE

2440

El pasado 28 de diciembre fue asesinado un niño de siete meses en el vientre de su madre. Las excusas: la madre es una joven de 27 años deficiente y con una mentalidad de 3, el niño podía tener alguna malformación, a lo mejor el embarazo era producto de abusos.

El pasado 28 de diciembre fue asesinado un niño de siete meses en el vientre de su madre.
Las excusas: la madre es una joven de 27 años deficiente y con una mentalidad de 3, el niño podía tener alguna malformación, a lo mejor el embarazo era producto de abusos.

La noticia sale a los medios de comunicación en el mes de noviembre cuando está en el juzgado de instrucción de Avilés para que con sentencia en mano se declare incapaz a la muchacha y la familia pueda solicitar el aborto. El fallo del juez fue acorde con lo solicitado por la familia y ya tenían vía libre para abortar con la despenalización del mismo. Ninguna clínica asturiana de las que hacen estas prácticas consintió en llevarlo a cabo, parece ser que era en Madrid o en Barcelona donde se lo permitían.

Mientras, asociaciones pro-vida, la diócesis de Asturias y particulares se movilizaban para impedirlo y proponían la cesárea y la adopción de la criatura. Decenas de particulares se ofrecían a ser los padres y la Iglesia ofreció todas las instituciones relacionadas con menores de las que dispone para hacerse cargo del niño. El Colegio de Médicos ponía de manifiesto que la vida del niño fuera del vientre de su madre era completamente viable y que su profesión estaba al servicio de la vida y no de la muerte.
El revuelo fue tal que el fiscal de la Audiencia tomó el caso, pero pocos días después ratificó la sentencia del juez de instrucción ya que ésta se atenía a derecho.

El 29 de diciembre los medios de comunicación se hacían eco de que se había matado a la criatura. Entiendo que la situación no ha sido nada fácil para la familia, enfrentarse a un embarazo de una hija deficiente, del que parece ser se enteran cuando ya está bastante avanzado, y que además salta a la luz pública y tienen que enfrentarse al juicio social después del dolor de tomar la decisión de matar a su nieto. Pero nada justifica el asesinato. Las leyes morales están por encima de las leyes civiles, y si éstas sirven para la matanza de personas se desobedecen, también un juez. Parece que está aceptado en la sociedad el aborto porque la ley lo permite, de manera que las leyes condicionan nuestra conciencia. En el último año, bajo gobierno del PP, se realizaron unos 80.000 abortos en España (declarados), más del 90% de ellos bajo el supuesto de amenaza psicológica para la madre. En el mundo son unos 60.000.000 al año, muchos de ellos sin consentimiento de los padres.

Vivimos realmente en una sociedad que elige la muerte, la violencia, la guerra, antes que la vida, la mansedumbre, la paz. A pesar de todo y de algunos puede tener sentido la vida de este niño (y su asesinato) si nos empuja a abrir un diálogo social sobre el aborto.

Tengo tres hijos, dos de ellos han nacido con el peso que podía tener éste, son niños sanos.
En estos días he pensado mucho en esta situación. Ya que en esta sociedad nos gusta el morbo, se podría haber grabado «la interrupción del embarazo» y ver cómo un niño de siete meses muere. ¿Alguien puede argumentar que no era un niño, que no era humano? Entiendo que no.
Y si era un ser humano con siete meses, lo era también con seis, y con cinco, y con 11 semanas, y con 1 día.

Estamos en la era de la información y desde el momento de la concepción del ser humano ya está toda la información que va a dar lugar al desarrollo necesario hasta el nacimiento y la vida posterior a él. Además desde ese instante es un ser vivo, de la especie humana y distinto de su madre. Esto último me da pie para comentar que no ha lugar lo que entre los grupos proabortistas hablan sobre que la mujer es libre para hacer lo que quiera con su cuerpo (tema discutible), pero que en este caso es radicalmente mentira puesto que no es el cuerpo de la mujer sino otro diferenciado del suyo. Aparte de que se obvia el papel del padre.

Aquellos que han considerado al bebé avilesino como una amenaza, no se dan cuenta de que ha valido la pena su vida (demasiado corta) para provocar la movilización y el posicionamiento de los asturianos sobre el asesinato de niños no nacidos.

Emplazo desde aquí, a aquellos que quieran, a iniciar este diálogo.

Según los datos aparecidos en prensa el asesinato pudo ser el 28 de diciembre, el día de los Santos Inocentes cuando se recuerda la matanza que ordenó Herodes para los menores de dos años. Hoy Herodes sigue vivo.

Fdo: Araceli Salamanca Muñoz – Oviedo