Incendio de Moria (refugiados). Sigamos luchando contra las causas del hambre.

407

Ocurrió lo que todos los voluntarios a pie de campo temían: el campamento de identificación y acogida de inmigrantes de la isla de Lesbos, conocido como Moria por su cercanía a un pueblo con este nombre, ha sufrido un grave incendio, dejando sin lo poco que tenían a miles de personas.

En el campamento, que fue creado por las fuerzas armadas para acoger a 3.000 personas originalmente, vivían ahora más de 12.000 (nadie conoce el número exacto). En todo caso, se trata del mayor campo de refugiados de Europa.

Más de la mitad estaba alojada en contenedores, por familias y nacionalidades, y el resto en tiendas de campaña y casitas de uralita en los olivares cercanos.

Fuego provocado si, ¿pero dónde las causas del hambre?

El fuego comenzó en la parte exterior del campamento y ha alcanzado también a los contenedores de su interior. Desde medianoche los inmigrantes comenzaron a huir de las llamas dirigiéndose a la carretera que lleva a la capital, Mitilini, a unos 5 kilómetros de distancia. El ministro de Migración y Asilo, Notis Mitarakis, declaró a mediodía en Atenas que «todo indica que los incendios se iniciaron como consecuencia del descontento de algunas personas (del campamento) por el aislamiento impuesto» tras detectarse, con 1.900 controles, 36 casos positivos de Covid que fueron inmediatamente aislados…

No obstante, hemos de denunciar las circunstancias de hacinamiento, de falta de soluciones políticas al drama de la inmigración de los empobrecidos de la tierra a Europa. Un campo de refugiados se convierte, según avanza el tiempo, en un gran campo de reclusión, de mafias y de auténticos abusos…

Si Europa quiere ser algo más que una región envejecida,  que se regocija en un quehacer de «fronteras seguras», debe mirar a los hermanos del sur empobrecido, y restituir lo robado, política y económicamente hablando.

Europa será solidaria o no será…