Inmigración y Justicia

2432

El hambre, la miseria, las guerras, es decir, todas las injusticias que afectan a la mayoría de la humanidad son la causa de que millones de seres humanos emigren de sus países en busca de unas condiciones de vida dignas.

700 millones de personas, el 16% de la población del mundo desea abandonar su país (1). El hambre, la miseria, las guerras, es decir, todas las injusticias que afectan a la mayoría de la humanidad son la causa de que millones de seres humanos emigren de sus países en busca de unas condiciones de vida dignas. Al mismo tiempo las sociedades enriquecidas, como las europeas, con cada vez menos nacimientos, demandan mano de obra joven que sirva para sostener sus economías. La inmigración, por tanto, está claramente inducida por el actual sistema económico y político. Sin embargo la xenofobia, el racismo y la insolidaridad son la respuesta casi inmediata de las sociedades enriquecidas beneficiadas por la llegada de inmigrantes. Estas actitudes están siendo especialmente cultivadas por los medios de comunicación y por la casta política entre los estratos sociales más bajos, los que más sufren la competencia social de los inmigrantes recién llegados, para impedir el surgimiento de una respuesta asociada a las causas comunes de la explotación y marginación.

Por otro lado, los inmigrantes que dejan sus países suelen ser jóvenes, con iniciativa y normalmente los más educados de sus comunidades ( 40% tiene educación secundaria o superior) , lo que supone un agravamiento de la situación de injusticia de sus países de origen que se ven privados de  las personas que más podrían colaborar a levantar sus sociedades.

La justicia exige hoy que se eliminen todos los mecanismos políticos y económicos que están provocando la inmigración de millones de seres humanos y que se respete la dignidad  y los derechos humanos de los inmigrantes en cualquier parte del mundo.

1.- Estos son los resultados de una encuesta que llevó a cabo la empresa Gallup en 135 países entre 2007 y 2009.