¿ELECCIONES CONSTITUCIONALES?

2280

Que contesten la Junta Electoral Central, el Tribunal Constitucional y la Fiscalía del Estado. Para mí resulta evidente que las elecciones españolas han sido anticonstitucionales, ya que el reglamento electoral exige romper el secreto de voto que ordena la Constitución. Los hechos son los siguientes:
1) El sobre vacío, forma que determina el reglamento electoral para votar en blanco, rompe el secreto del voto. Cuando la presidencia de la mesa en que voté tomó el sobre en sus manos, el contraluz me hizo ver a mí que quien quisiera podía saber a quién votaba yo.

2) La información institucional televisiva fue sectaria contra el voto en blanco por:
a) la tendenciosidad con que estaba redactada, al decir que el elector, al ir a votar: “cogiera la papeleta de la mesa” lo que está claramente contra el voto en blanco.
b) Nunca la información institucional trató del voto en blanco como posibilidad para el elector.

3) La desinformación de las mesas electorales, apoderados y delegada del Gobierno sobre el voto en blanco era de tal calibre que hubo elector, en mi presencia, a quien se le hizo preguntar en cuatro sitios distintos: mesa electoral, apoderado de Izquierda Unida, apoderado del PSOE y delegada del Gobierno, sin que ninguna supiera cómo se votaba en blanco. Era “heroico” votar en blanco.

4) Diversas organizaciones queremos hacer del voto en blanco el signo de denuncia contra el robo del hemisferio Norte al hemisferio Sur a través del Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, instituciones bancarias, ayuda oficial al desarrollo, etc. En todas ellas colabora el Estado Español. Nosotros estamos seguros de que el pueblo español no aprueba robar a los que se mata de hambre, que ya sobrepasan los 50 millones anuales, de los que la mitad son niños inocentes. Por eso queremos que sea el pueblo español el que diga “no” a nuestros gobernantes, en defensa de los pobres.
Este era el sentido de las pintadas, carteles y conferencias pidiendo el voto en blanco, y lo seguirá siendo.

No pedimos ni queremos poder político: somos organizaciones, grupos y movimientos que ejercemos la acción cívico-social no violenta para presionar a nuestros gobernantes y forzar una actitud moral del Estado español. Exigimos solidaridad con el hemisferio Sur. Que conteste quien le corresponda.