Juan Pablo II, política y solidaridad

1850

Notas sacadas del libro de Eduardo García Candela, Juan Pablo II y la Justicia, especialmente seleccionadas por hablar de política y solidaridad.

Tomo I

HACER LA REVOLUCIÓN.

Tomo I Pag 18 SRS 43.

Esta preocupación acuciante por los pobres – que, según la significativa fórmula, son los pobres del Señor – debe traducirse, a todos los niveles, en acciones concretas hasta alcanzar decididamente algunas reformas necesarias. (JPII, va enumerando las reformas necesarias: sistema internacional de comercio, sistema monetario y financiero mundial, intercambios de tecnologías, la estructura de las organizaciones internacionales existentes, en el marco de un orden jurídico internacional… Definitivamente, JPII habla de hacer una auténtica revolución.)

LOS LAICOS NO PUEDEN ABDICAR

Tomo I. Pag 24. Homilía en la Parroquia Sta. María de la Confianza. Roma 1990

Los fieles laicos no pueden abdicar de la participación política, es decir de la múltiple y variada actividad económica, social, legislativa, administrativa y cultural destinada a promover orgánica e Institucionalmente el bien común

CAMINO EXIGENTE PERO AUTÉNTICAMENTE HUMANO

Tomo I. Pag 25. A representantes del mundo del trabajo y la industria en Módena. 1988

La verdadera caridad no se agota en las llamadas actividades caritativas, sino que es la guía y el estímulo para toda obra de justicia y fraternidad. Se trata de un camino exigente, pero que es el único auténticamente humano.

VALE LA PENA TRABAJAR POR LA JUSTICIA

Tomo I. Pag 38. Homilía en el Santuario de Higuey, Sto Domingo, 1992.

La fe cristiana nos enseña que merece la pena trabajar por una sociedad más justa, que vale la pena defender al inocente, al oprimido y al pobre, que vale la pena sacrificarse para que triunfe la civilización del amor.

LA IGLESIA NO PUEDE CALLAR

Tomo I, Pag 48. A los Cardenales y Prelados de la Curia Romana, 1984.

Ante las actuales formas de explotación del pobre la iglesia no puede callar (…) condena las injusticias, no pocas que desgraciadamente se cometen hoy en su prejuicio.

ANTE EL HAMBRE NO PUEDO CALLARME

Tomo I. Pag 48. Mensaje de Cuaresma. 1985

Cuando a centenares de millones de personas falta el alimento cuando millones de niños quedan irremediablemente marcados por ello para el resto de su vida y miles de ellos mueren, no puedo callarme, no podemos quedarnos en silencio e inoperantes.

NO ES UNA UTOPÍA

Tomo I. Pag 81. Discurso al Fondo Internacional para el Desarrollo Agrario, 1988.

Dejar de ver pueblos enteros muriendo porque les falta lo necesario no es una utopía, es una esperanza, somos responsables de su realización

EL PESIMISMO, LA PASIVIDAD Y LA COBARDÍA TAMBIÉN SON PECADO

Tomo I. Pag 81, SRS 47-C

Por tanto, no se justifican ni la desesperación. Ni el pesimismo, ni la pasividad. Aunque con tristeza conviene decir que, así como se puede pecar por egoísmo, por afán de ganancia exagerada y de poder, se puede faltar también – ante las urgentes necesidades de unas muchedumbres hundidas en el subdesarrollo- por temor, indecisión y, en el fondo, por cobardía. Todos estamos llamados, más aún, obligados a afrontar este tremendo desafío de la última década del segundo milenio.

CADA UNO LLAMADO A OCUPAR SU LUGAR EN ESTA LUCHA PACÍFICA. LA
IGLESIA ESPERA EN LA VICTORIA FINAL
,

SRS.47-D

Cada uno está llamado a ocupar su propio lugar en esta campaña pacífica que
hay que realizar con medios pacíficos para conseguir el desarrollo en la paz, para salvaguardar la misma naturaleza y el mundo que nos circunda. También la Iglesia se siente profundamente implicada en este camino, en cuyo éxito final espera.

NO PODEMOS LLAMAR A DIOS PADRE Y OLVIDARNOS DEL HERMANO SUFRIENTE

Tomo I. Pag 89. Homilía pronunciada en Bangui (República Centroafricana). 1985

¿Cómo podríamos dirigirnos a Dios llamándolo Padre si no consideramos
hermano a nuestro prójimo, si no hacemos nada por él cuando sufre hambre,
sed, cuando carece de vestidos o de un hogar cuando está enfermo, cuando no tiene trabajo o le falta la esperanza de un futuro verdaderamente humano en este mundo?

SIENDO HERMANOS NO CABEN LAS DESIGUALDADES

Tomo I, Pag 96, En el mensaje de Cuaresma de 1985.

En una misma casa, ¿pueden unos comer hasta la saciedad mientras hermanos y
hermanas suyos son excluidos de la mesa?

LOS SEGLARES A LA VIDA PÚBLICA SIN ESPERAR PASIVAMENTE DIRECTRICES

Tomo I. Pag 103. PP 81

A los seglares les corresponde, con su libre iniciativa y sin esperar pasivamente consignas y directrices, penetrar de espíritu cristiano la mentalidad y las costumbres, las leyes y las estructuras de la comunidad en que viven.

DISPUESTOS DONDE HAGA FALTA

Tomo I. Pag 107, A los obispos de Indonesia.1989

A ejemplo de Cristo los cristianos deben estar siempre dispuestos a dar
testimonio profético donde quiera que la dignidad y los derechos de la persona estén amenazados, o cuando la justicia y la caridad lo requieran.

LA IGLESIA, MISIÓN PROFÉTICA DE DENUNCIA Y LUCHA POR LA JUSTICIA

Tomo I. Pag 108. Homilía en Puerto Príncipe Haití. 1983

La Iglesia conserva una misión profética, inseparable de su misión religiosa, y pide libertad para realizarla no para acusar y no sólo para hacer tomar conciencia del mal, sino para contribuir de manera positiva a poner bien las cosas comprometiendo todas las conciencias de los responsables de los pueblos, en las ciudades y a nivel nacional, a obrar de conformidad con el evangelio y con la DSI. En efecto hay una profunda necesidad de justicia, de una mejor distribución de los bienes, de una organización más equitativa de la sociedad, con más participación, una concepción más desinteresada de servicio a todos por parte de los que ostentan responsabilidades.

IGLESIA DE LOS POBRES

Tomo I. Pag 108. Al presidente de la república de Argentina. 1993

La Iglesia en todo el mundo (…)quiere ser la Iglesia de los pobres.

EL REINO DE DIOS NO ES LA CIUDAD DE LOS HOMBRES

Tomo I Pag 114. A obispos de Brasil.1990.

La Iglesia jamás confunde el Reino de Dios con la construcción de la ciudad de los hombres. Ni absorbe esta ciudad, como pretenderían los esquemas de diversas formas de cristiandad política, ni por ella se deja absorber, en la línea de otras sistematizaciones, que pretenden reducir la acción evangélica al comportamiento sociopolítico.

BIENAVENTURADOS LOS MANSOS

Tomo I. Pag 116. A los jóvenes en Estrasburgo.

Bienaventurados los mansos (…) No aceptan pasivamente las situaciones de
injusticia (…) Es exactamente lo contrario de lo que hacen los indiferentes. Pero no responden a la violencia con la violencia, al odio con el odio (…) Aspirad a ver a cada hombre tratado con justicia, según su dignidad de hijo de Dios.

LA INDIFERENCIA NOS HACE CÓMPLICES

Tomo I. Pag 120, A dirigentes de actividades católicas en San Antonio, USA.

Hemos de comprender que la injusticia social y las injusticias Estructurales, existen sólo porque individuos o grupos de individuos las mantienen o las toleran deliberadamente

LA JUSTICIA NO ES FRUTO DE NINGUNA BANDERA, SINO DEL REINO DE DIOS

Tomo I. Pag 124. Inauguración de la Conferencia episcopal en Sto Domingo.

La Iglesia no puede en modo alguno dejarse arrebatar por ninguna ideología o corriente política la bandera de la justicia, que es una de las primeras exigencias del Evangelio y, a la vez, fruto del Reino de Dios.

Tomo II

DERECHO Y DEBER DE DAR TESTIMONIO EN LA VIDA PÚBLICA

Tomo II. Pag 2. Al laicado católico en Blantyre (Malawi) 1989.

Tenéis un derecho y un deber de participar en la vida pública, en las áreas social, económica, legal, administrativa y cultural… Debéis dar testimonio allí de valores humanos y del Evangelio, tales como la libertad, la justicia, la solidaridad, el servicio, la sencillez de vida y un amor preferencial por los pobres.

VISIÓN CRISTIANA DE LA REALIDAD: INMIGRACIÓN

Tomo II. Pag 14. Mensaje para la jornada del emigrante. 1987.

Las migraciones han de considerarse como la avanzadilla de los pueblos hacia la fraternidad universal.

¿SENTÍS VERDADERAMENTE HAMBRE Y SED DE JUSTICIA?

Tomo II. Pag 25. En el aeropuerto el Trompillo de Sta Cruz, Bolivia 1988.

Permitidme que os haga unas preguntas que, confío, sean el comienzo de una seria reflexión, de un verdadero discernimiento: ¿Sentís de verdad hambre y sed de justicia? ¿Cómo buscáis la paz?

LOS POBRES NO PUEDEN ESPERAR

Tomo II. Pag 53. A los obispos de Venezuela en visita ad Limina. 1989.

Los pobres no pueden esperar. Los que nada tienen no pueden aguardar un alivio que les llegue por una especie de rebalse de la prosperidad generalizada de la sociedad.

EL LAICO NO SE PUEDE AUSENTAR DE SU VOCACIÓN POLÍTICA, SU OPCIÓN
DESDE EL EVANGELIO

Tomo II. Pag 58. A los obispos polacos en visita ad Limina. 1993.

Las recriminaciones contra la política no justifican el escepticismo y la ausencia de los católicos de los asuntos públicos, porque se trata de un derecho y un deber de conciencia, así como de un cometido que deriva de su vocación Las opciones políticas de los católicos -hay que destacar esto con mucha firmeza- deben estar en armonía con el sistema evangélico de valores, lo cual exige a menudo un discernimiento muy cuidadoso. La doctrina social de la Iglesia puede ofrecer directrices seguras para el compromiso es éste ámbito.

LEGÍTIMO PARTICIPACIÓN LIBRE Y ACTIVA EN LA COSA PÚBLICA, ELECCIÓN
DEGOBERNANTES, FIJAR LÍMITES A LAS INSTITUCIONES…

Tomo II. Pag 59. A los obispos del Paraguay en la Nunciatura Apostólica. 1988 (Durante la dictadura de Stroesner)

Es perfectamente conforme con la naturaleza humana que se constituyan estructuras jurídico políticas que ofrezcan a todos los ciudadanos, sin discriminación alguna y con perfección creciente, posibilidades efectivas de tomar parte libre y activamente en el establecimiento de los fundamentos jurídicos de la comunidad política, en el gobierno de la cosa pública, y en la fijación de los campos de acción y de los límites de las diferentes instituciones y en la elección de gobernantes.

LOS CRISTIANOS. COMO EXIGENCIA BAUTISMAL, DEBEN TRANSFORMAR EL
MUNDO

Tomo II Pag 59. A los obispos del Paraguay en la Nunciatura Apostólica. 1988 (Durante la dictadura de Stroesner)

Los cristianos (…) como exigencia de su bautismo han de asumir la incumbencia de transformar el mundo y considerar como uno de sus deberes la lucha contra las estructuras de pecado que son consecuencia del pecado original y de la suma de los pecados personales. La vida política, la economía y el desarrollo, como manifestaciones colectivas de la actividad humana, tienen una lectura teológica.

NO CAER EN LA TENTACIÓN DE OLVIDAR A LOS POBRES

Tomo II. Pag 59, A las autoridades civiles en las Antillas Holandesas. 1990

Al afrontar los desafíos que determinarán el futuro de su sociedad no caigan en la tentación de olvidar a ios pobres, a los que no tienen voz, y a los que tienen problemas en medio de Uds.

FUERTE TENTACIÓN DE CAER EN LA CONJURACIÓN DEL SILENCIO

Tomo II. Pag 76. A las autoridades y población de Sorrento. 1992.

En realidad es fuerte la tentación de adherirse a la «Conjuración del Silencio» que, sobre todo en las localidades turísticas, trata de alejar e incluso eliminar el recuerdo de los que tienen hambre o se hallan en la miseria, de los que no tienen casa o están privados de sus derechos fundamentales.

Tomo II Pag 78 Frase de los Padres: Alimenta al que se muere de hambre porque si no lo alimentas lo matas.

PROMOCIÓN DEL HOMBRE

Tomo II. Pag 78. 14-21 de la PP.

El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico
Debe promover a todos los hombres y a todo el hombre
Cada hombre está llamado a promover su propio progreso
Es una vocación dada por Dios
Ha sido dado a todos un conjunto de aptitudes para hacerlas fructificar.
Ayudado y a veces estorbado por los que le educan y rodean, cada hombre permanece
siempre el artífice principal de su éxito o fracaso.
Cada hombre puede crecer en humanidad, valer más, ser más
El crecimiento humano constituye como un resumen de nuestros deberes.
Por su inserción en el Cristo vivo, el hombre tiene el camino abierto (…) hacia un
Humanismo trascendental
La humanidad avanza por el camino de la historia. Herederos de generaciones
pasadas y beneficiándonos del trabajo de nuestros contemporáneos, estamos
obligados para con todos incluidos los que vendrán. La solidaridad universal, que es
un beneficio para todos, es también un deber.

SOLIDARIDAD ES ENTREGA POR EL BIEN DE TODOS, NO UN SENTIMIENTO SUPERFICIAL

Tomo II. Pag 79. SRS 38-F

La solidaridad no es, un sentimiento superficial por los males de tantas personas cercanas o lejanas. Al contrario, es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y de cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos. Esta determinación se funda en la firme convicción de que lo que frena el pleno desarrollo es aquel afán de ganancia y aquella sed de poder de que ya se ha hablado. Tales actitudes y estructuras de pecado solamente se vencen con la ayuda de la gracia divina -mediante una actitud diametralmente opuesta: La entrega por el bien del prójimo que está dispuesto a perderse, en sentido evangélico, por el otro en lugar de explotarlo y a servirlo en lugar de oprimirle.

VALENTÍA

Tomo II. Pag. 120. A un grupo de obispos de EEUU en visita ad Limina. 1993

Encarnar la DSI en el entramado de la sociedad requiere una fidelidad rigurosa al Evangelio y una creatividad valiente, una osadía que no conozca el miedo.

VIOLENCIA EN CADA UNO DE NOSOTROS

Tomo II. Pag 123. Mensaje para la Jornada de la Paz, 1985

La violencia y la injusticia tienen raíces profundas en el corazón de cada individuo, de cada uno de nosotros.