La economía sumergida supone el 23% del PIB del Estado español

2294

Lo que supone alrededor de 208.000 millones de euros, un dato que la Agencia Tributaria considera que no se puede saber por su gran complejidad.

GESTHA dice que la economía sumergida es del 23% del PIB. 


El colectivo de Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (GESTHA) afirmó el 2 de abril [de este año 2008] que la economía sumergida en España representa el 23 por ciento del PIB, lo que supone alrededor de 208.000 millones de euros, un dato que la Agencia Tributaria considera que no se puede saber por su gran complejidad.


En un comunicado, Gestha considera que con un plan eficaz de lucha contra el fraude, la Agencia Tributaria podría reducir el 10 por ciento las bolsas de fraude en España, y hacerlo converger con la Unión Europea-15 hasta el 13 por ciento del PIB.


Fuentes de la Agencia Tributaria afirmaron a Efe que ningún organismo oficial ha realizado estudios sobre economía sumergida, debido a que es complicado decidir cuál es la metodología que ha de utilizarse para conocer su magnitud.


Para Gestha, si se luchara eficazmente contra el fraude, aflorarían 90.000 millones y se recaudarían casi 21.000 millones adicionales que permitirían aumentar el gasto social y otras necesidades.


Gestha pidió a la Agencia Tributaria que adopte medidas, «más exigentes que las actuales», para combatir el fraude inmobiliario y el blanqueo de capitales.


A este respecto, la propia Agencia señaló que el Plan de Prevención del Fraude Fiscal ya está centrado en esos ámbitos y recordó que en los últimos tres años, el efecto recaudatorio del Plan ha permitido a Hacienda ingresar 19.400 millones de euros.






La economía sumergida en Cataluña supone un 19% del total de España


 Según un informe de técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda la bolsa de dinero negro asciende en la comunidad catalana a 39.000 millones de euros


 La economía sumergida en Cataluña, tanto por fraude fiscal como a la Seguridad Social, asciende a más de 39.000 millones de euros, casi un 19 por ciento de la bolsa de dinero negro en España, según un informe elaborado por el colectivo de técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (GESTHA).


La economía sumergida en España se sitúa en el 23% del PIB, lo que supone un montante de 208.000 millones de euros, según el informe que fue difundido.


Distintos estudios de organismos como el Instituto de Estudios Fiscales (IEF), el Banco de España, el Consejo Económico y Social (CES), el Banco Mundial y la Unión Europea (UE) sitúan la economía sumergida española en una horquilla comprendida entre el 20 y el 25% del Producto Interior Bruto (PIB), frente a una media de nuestro entorno europeo diez puntos por debajo, excluidos los países de Europa del este y de reciente incorporación.


El estudio de GESTHA -realizado a partir de la extrapolación de esta estimación del 23% a las distintas provincias tomando como base el último dato provincial de PIB disponible, según el INE- apunta que la provincia catalana que concentra el mayor volumen de economía sumergida (74%) es Barcelona, con 29.000 millones de euros. Le siguen Tarragona, con más de 4.000 millones y, finalmente, Girona y Lleida, con una bolsa de fraude de 3.700 y 2.230 millones de euros, respectivamente.


Los técnicos de Hacienda calculan que con un plan eficaz de lucha contra el fraude la Agencia Tributaria (AEAT) se podría reducir en diez puntos porcentuales las bolsas de fraude en España, y hacerlo converger con la Unión Europea-15, hasta el 13% del PIB, lo que significaría aflorar 90.000 millones de euros y recaudar -vía impuestos- casi 21.000 millones de euros adicionales.


El informe de GESTHA asegura que una de las principales bolsas de fraude existentes en la economía catalana está relacionada directamente «con las operaciones de compraventa protagonizadas por empresas constructoras e inmobiliarias».


«En la actualidad, sólo la evasión fiscal en el sector inmobiliario representa 8.600 millones de euros anuales en España, de los que 1.836 millones -el 21,3%- se localizan en Cataluña», aseguran los autores del informe en un comunicado. En este sentido, los técnicos de Hacienda calculan que el 64,7% de los arrendamientos localizados en Cataluña son alquileres sumergidos que escapan del control del fisco.


En la actualidad, se calcula que existen alrededor de 248.950 alquileres sumergidos en la comunidad catalana, lo que representa el 25,5% del total del parque de viviendas alquiladas en nuestro país, y este colectivo cifra en 542,7 millones de euros anuales las rentas sumergidas en Cataluña derivadas del arrendamiento de vivienda.


Asimismo, el estudio de GESTHA revela que otro de los focos de fraude se encuentra en las pymes, ya que en la actualidad el 96,5% de las compañías asentadas en Cataluña que facturan entre 1,8 y 6 millones de euros -más de 13.600 sociedades aproximadamente- escapan al plan de lucha contra el fraude porque, en la mayoría de los casos, sus cuentas anuales no tienen obligación de ser auditadas, al facturar menos de 4,7 millones de euros, contar con menos de 50 trabajadores o un activo inferior a los 2,3 millones de euros.


Por otro lado, los técnicos consideran que la adquisición de vehículos de lujo constituye también una «válvula de escape» para dar salida al dinero negro procedente de la economía sumergida. Las ventas de vehículos de alta gama de más de 60.000 euros aumentaron un 19% en Cataluña en 2007, según datos de Faconauto, mientras que las matriculaciones de turismos protagonizaron «paradójicamente» un comportamiento bajista en esta comunidad durante el pasado año.


Según el secretario general de GESTHA, José María Mollinedo, «en un momento en el que el endeudamiento de las familias españolas y su confianza en la evolución de la economía se sitúa en mínimos, la adquisición de un automóvil de lujo se ha convertido en un signo externo de riqueza que no debe desvincularse en absoluto de la especulación inmobiliaria ni del inusual incremento de la circulación de billetes de 500 euros».