La Iglesia Católica solidaria con los inmigrantes en EEUU

2298

LA IGLESIA CATÓLICA SOLIDARIA CON LOS INMIGRANTES EN EEUU (recortes de prensa)

Agencia Reuters. Abril 2006: Los organizadores de las marchas de mayo, que tienen un fuerte respaldo de los grandes sindicatos y la Iglesia Católica, prometen que las mayores ciudades de Estados Unidos se detendrán poco a poco y su economía se tambaleará cuando los latinos abandonen sus trabajos y falten al colegio. Los sacerdotes católicos de Chicago han ayudado a organizar las protestas, enviando información a las 375 parroquias de la arquidiócesis.

Tiempo Latino Washington. 6 Mayo 06: La Iglesia católica que ha liderado el movimiento de las organizaciones de fe a favor de los inmigrantes, celebro el 1 de Mayo. En diversas ciudades del país se realizaron servicios religiosos para rogar por una amplia reforma de inmigración que permita legalizar a la mayoría de los 12 millones de indocumentados del país. En Gaithesburg, Maryland, se celebro un servicio religioso con representantes de diversos credos, consolidando el rol de las comunidades de fe, rol importante y definitivamente activo que están jugando en las manifestaciones publicas.

New Yorker. Abril 2006: «Es asombroso que el gobierno federal quiera obstaculizar nuestra atención espiritual y pastoral a los pobres e imponga penas por hacer lo que demanda nuestra fe», sostuvo el cardenal de Los Ángeles, Roger Mahony, líder de la arquidiócesis más grande del país, con cinco millones de católicos. Mahony llamó a otros líderes cristianos a desafiar la reforma

La preocupación de las congregaciones cristianas estadounidenses por la situación de los inmigrantes creció a partir de junio de 2004, cuando el Comité de Migraciones de la Conferencia de Obispos Católicos y la junta de directores de la Red Católica de Inmigración Legal coincidieron en que la inmigración era un asunto de prioridad para la Iglesia en este país. La campaña «Justice for Immigrants: A Journey of Hope» fue lanzada por un grupo de varias entidades católicas en coordinación con la Conferencia de Obispos Católicos.

Agencia EFE. Abril 2006: El Obispo de Ciudad Juárez,  Mons. Renato Ascencio, indicó durante la Semana Santa que apoyará el boicot comercial anunciado por los inmigrantes en Estados Unidos para el próximo 1 de mayo. Señaló que apoyará esta medida de los inmigrantes en Estados Unidos para exigir una reforma migratoria “justa e integral”. Se trata de una campaña que están emprendiendo todos los latinos y la consigna es no comprar absolutamente nada de productos estadounidenses, enfatizó Mons. Ascencio, quien es también Presidente de la Comisión para la Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Mexicana.

Añadió que “Los mexicanos que vivimos de este lado nos debemos solidarizar con los inmigrantes, como lo están haciendo los guatemaltecos, nicaragüenses y otros países de Centroamérica”.El Prelado, una de las personalidades mexicanas más activas en la defensa de los indocumentados en Estados Unidos, convocó en enero pasado a una jornada de oración interreligiosa y expresó su rechazo a la ley “anti-inmigrante” aprobada en diciembre por la Cámara de Representantes en Washington.

New York Times. Abril 2006. Extractos del articulo publicado por el cardenal de los Angeles en el New York Times: “Tal como está redactada, la propuesta de ley es tan amplia que criminalizaría hasta pequeños actos de compasión como el ofrecer una comida o administrar primeros auxilios. Algunos partidarios de esa ley hasta han acusado a la Iglesia de alentar la inmigración ilegal y de entrometerse en política. Pero mantengo mi declaración. (…)Ciertamente, la Iglesia Católica es, a través de agencias de Caridades Católicas en todo el país, uno de los mayores proveedores sin fines de lucro de servicios sociales en la nación, que sirve tanto a ciudadanos como a inmigrantes. Negar ayuda a un ser humano semejante viola una ley de más alta autoridad que el Congreso: la ley de Dios. Todos los días nuestras parroquias, programas de servicios sociales, hospitales y escuelas ven las funestas consecuencias de la inmigración ilegal. Las familias son separadas, los trabajadores explotados y los migrantes son abandonados por los contrabandistas para morir en el desierto. Aumentar las sanciones, construir más centros de detención y levantar muros en nuestra frontera con México, como la ley (HR 4437) propone, no resolverá el problema (…) Aunque gustosamente aceptamos sus impuestos y sudor, no reconocemos ni apoyamos sus derechos laborales básicos. Al mismo tiempo, los convertimos en chivos expiatorios de nuestros males sociales y los etiquetamos como amenazas para la seguridad y criminales para justificar la aprobación de leyes anti-inmigrantes”.

San Francisco Chronicle. Abril 2006: El arzobispo de San Francisco, George Niederauer, encabezaron a 10.000 manifestantes en el reclamo de políticas más favorables a los inmigrantes Los manifestantes que marcharon por el centro de la ciudad el domingo portaban pancartas con leyendas como «Libertad a la gente, no al comercio» y «Deporten el racismo», además de banderas de países latinoamericanos, Filipinas, las Coreas y Estados Unidos. Fue la manifestación más grande hasta el momento en la ciudad.

Niederauer leyó un manifiesto conjunto de jerarcas budistas, judíos y cristianos que reclamó «un camino justo hacia la residencia legal permanente y la ciudadanía» y que se permita la «reunificación de familias separadas por la inmigración». El arzobispo católico criticó los proyectos en discusión en el Congreso que impondrían penas criminales a los inmigrantes ilegales y mandarían erigir una cerca en la frontera entre Estados Unidos y México, iniciativas que calificó de «muy miopes y aún mezquinas. Todo país tiene derecho a proteger sus fronteras, pero si ése es el único objeto de interés, el país se convierte en una fortaleza»,

Agencia EFE. 11 Abril 06: Obispos y sacerdotes católicos de EEUU apoyan y «alientan» las marchas de inmigrantes en ese país y califican al movimiento de «favorable y esperanzador», dijo hoy el obispo de la ciudad mexicana de SanCristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi. En declaraciones a la prensa al regresar de un viaje a Washington, el obispo expresó su satisfacción porque los indocumentados estén «saliendo de la clandestinidad y uniendo sus fuerzas con migrantes legales y con muchos estadounidenses».

Por otra parte,  El cardenal Roger Mahony, de Los Angeles, dijo hoy en una rueda de prensa en el Capitolio, flanqueado por el líder demócrata del Senado, Harry Reid, y sus colegas del mismo partido Edward Kennedy y Richard Durbin, que EEUU necesita lo antes posible una reforma migratoria real que sustituya al maltrecho sistema actual. Previo a su comparecencia ante la prensa, Mahony, que en febrero pasado tácitamente pidió desobediencia civil en caso de que se promulgue una ley de inmigración injusta, y el cardenal de Washington, Theodore McCarrick, habían expuesto ante la Casa Blanca sus puntos de vista en favor de los inmigrantes.

El Pais. 2 Mayo 06: La jornada del primero de mayo no es día festivo en Estados Unidos, excepto tal vez para gran parte de la comunidad hispana, que ha elegido esta fecha para desaparecer. El “día sin inmigrantes”, ha sido secundado por cientos de miles de personas en todo Estados Unidos. Se trata de un movimiento de protesta sin líderes claros, que cuenta con el apoyo no expreso de la Iglesia católica (la única fuerza social que aglutina a todos los hispanos). Se trata sin duda una de las principales protestas sociales en Estados Unidos desde la lucha por los derechos civiles de los negros en los años sesenta o las marchas contra la guerra de Vietnam, y no se trata de una movilización sin riesgos, puesto que podría acarrear miles de despidos e incluso poner a la opinión pública en contra de esa comunidad en un momento tan importante.

El Diario New York. Abril 06: «¿Abandonamos nuestros principios bíblicos o nos sometemos a leyes que dicen que no podemos ayudar a una persona que está desamparada?”, preguntó el presidente de la Conferencia Nacional de Líderes Hispanos Cristianos, reverendo Samuel Rodríguez. El líder contestó que “como humano y como creyente» tiene “la obligación moral” de ayudar a esa gente y denunció que “un espíritu anti-hispano que estuvo escondido por tantos años se ha manifestado con esta legislación».

“Estamos dando instrucciones a los párrocos para que sigan ayudando a la gente que no tiene legalización”, dijo el arzobispo de Washington, el cardenal Theodore McCarrick, durante una conferencia de prensa de líderes de las Iglesias católica, evangélica cristiana, protestante y judía.

Agencia EFE. Abril 06: Los obispos católicos de México evocaron en sus homilías de hoy las vicisitudes de los inmigrantes en EEUU y abogaron porque los legisladores de ese país aprueben una reforma migratoria «justa, humana, digna y fraterna». Los obispos de Tijuana (noroeste, en la frontera con California), Nuevo Laredo (noreste, colindante con Texas), las diócesis de Chiapas (sur, frontera con Guatemala) y de otras localidades de México también dedicaron sus homilías del Jueves Santo para clamar por un trato «digno y cristiano» para los emigrantes. «La Iglesia peregrina junto a ellos y está atenta a que sus derechos sean respetados», dijo un sacerdote en la ciudad de Tapachula, en Chiapas, a donde llegan cada semana cientos de indocumentados procedentes de Centro y Suramérica que buscan ir a EEUU.

Agencia IPS: Las principales iglesias cristianas de Estados Unidos lanzaron una campaña contra la reforma migratoria que se discute en el Congreso legislativo, en un nuevo despliegue del activismo religioso. Decenas de líderes católicos, metodistas, episcopales y de otras confesiones se encontraban entre los más de un millón de manifestantes que salieron a las calles en todo el país el sábado 25.

Mientras, el nuevo activismo religioso provoca el rechazo de muchos conservadores republicanos: ”Son los izquierdistas de la Iglesia Católica, los trabajadores sociales frustrados. Están incentivando a los ilegales a que vengan aquí. No creo que sea correcto”, afirmó el congresista republicano Peter King, representante del nororiental estado de Nueva York.

Los Angeles Times. Abril 06: Su Eminencia Roger Mahony, Arzobispo de Los Angeles afirmo que “la ley actual es injusta y debe ser modificada, y que,  el ofrecer entrada legal a los inmigrantes, no sólo ayudaría a curar los excesos de un sistema imperfecto, sino que además aseguraría que nuestra nación se viera beneficiada de las contribuciones hechas por la participación de los inmigrantes como auténticos miembros de sus comunidades.”

Agencia EFE. 19 Enero 06: La Cámara de Comercio de EEUU, la Iglesia Católica y dos de los principales sindicatos del país sumaron fuerzas hoy para exigir al Congreso una reforma migratoria que legalice a millones de inmigrantes indocumentados. Durante una concurrida rueda de prensa, representantes de grupos empresariales, religiosos y cívicos argumentaron que el sistema migratorio requiere urgentes soluciones, entre ellas la legalización de once millones de inmigrantes que viven en las sombras en EEUU.

La alianza anunciada hoy está compuesta por la Cámara de Comercio, presidida por Tom Donohue y que representa a tres millones de negocios; la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB); el Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU), con 1,8 millones de miembros, y el Sindicato Internacional de Trabajadores de Norteamérica (LIUNA), con unos 400.00 miembros.

Zenit. Abril 06: Los obispos de los Estados Unidos desde hace tiempo han tenido un papel muy importante en el liderazgo de la campaña por una reforma al sistema de inmigración de los Estados Unidos, que, como ha dicho el episcopado, al tiempo que defienda la seguridad en las fronteras, sea compasiva y respetuosa de los derechos humanos de los trabajadores y sus familias.

Mediante el programa «Justicia para los inmigrantes», la Iglesia católica, a lo largo de todo el territorio de los Estados Unidos, ha intentado promover una actitud positiva hacia el fenómeno de la inmigración, mientras que sus órganos episcopales han presionado al senado para que deseche iniciativas como la llamada «Ley Sensenbrenner», cuya intención era elevar un muro de mil kilómetros entre México y EEUU y criminalizar la mera existencia de ayuda a los indocumentados.

Agencia EFE. Abril 06: Los religiosos, que llevaban las manos esposadas, estuvieron acompañados por más de un millar de inmigrantes que portaban banderas de sus respectivos países y algún estandarte de la Virgen de Guadalupe. Además de esta protesta en Washington hubo marchas en Detroit, Michigan, y en Huntington Park, California.

Aparentemente, el clamor de los cientos de miles de personas que participaron en las manifestaciones que tuvieron lugar el domingo en Los Angeles, Chicago, Nueva York, Dallas, Phoenix, Milwauke, Columbus y otras ciudades de EEUU, tuvo ya repercusión en el Senado. Una enmienda, propuesta por el demócrata Dick Durbin, para eximir a los grupos religiosos, de asistencia social y médica, y de beneficencia de la penalización prevista en la reforma para quienes ayuden a los inmigrantes sin permiso fue aprobada hoy por el Comité. La multitud reunida en torno a los religiosos en la explanada frente al Capitolio aplaudió al conocer la noticia. Las plegarias elevadas por los pastores cristianos, los rabinos y los imanes fueron seguidas por la multitud con la letanía «todos somos hijos de Dios». Los religiosos se colocaron esposas como símbolo de su determinación de violar la ley para seguir ayudando a los inmigrantes.