La Iglesia extiende su acción caritativa en medio de la miseria y la pandemia en India

310

En India se combate, más que contra el coronavirus, contra el espectro del hambre y la pobreza.

 

Algunos activistas de derechos humanos y voluntarios cristianos han lanzado un llamamiento al gobierno para que garantice el suministro de alimentos a los más pobres y a aquellos que han perdido sus empleos debido al bloqueo prolongado de todas las actividades, según lo decretado por el gobierno, para contener el coronavirus, desde el 25 de marzo al 30 de junio.

El padre jesuita Irudaya Jyothi, involucrado en una campaña sobre el derecho a la alimentación en el estado de Bengala Occidental, ha notado varias anomalías, que ha comentado a la Agencia Fides, en el sistema de distribución pública administrado por el gobierno, especialmente para los necesitados. “A menos que se aborden estas brechas, las personas que mueren de hambre se multiplicarán”, señala. El sacerdote también comenta que hace algún tiempo los medios informaron que los pobres no tienen comida, “pero el gobierno no parece estar preocupado por eso, sino que planea producir etanol a partir del trigo, como se informó en el estado de Haryana”.

El padre capuchino Nithya Sagayam, ex secretario de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Católica de la India, señala a Fides que “la mayor necesidad actual es proporcionar alimentos a los necesitados”, observando que “el gobierno tiene la tarea de encontrar nuevas formas de lidiar con la pobreza durante la emergencia sanitaria ya que la economía se está hundiendo dramáticamente”.

Por su parte, la Iglesia Católica en India está haciendo todo lo posible para proporcionar alimentos a los grupos más vulnerables y a los migrantes internos, que en los últimos tres meses se han movido y han afrontado largos viajes para regresar a sus países de origen.

Entre las muchas experiencias de compromiso solidario, el “Board for Research Education and Development” (BREAD), una ONG cristiana con sede en Noida, en la frontera de Delhi-Uttar Pradesh, administrada por la Indian Missionary Society, ofrece una comida al día a unos 36.000 estudiantes y chicos desfavorecidos en 75 escuelas de Jharkhand.

En Bombay, en el oeste de India, las religiosas canosianas alimentan a los pobres con la ayuda de voluntarios laicos, la hermana Lavina D’Souza, directora del Centro Social de Mumbai, dice a Fides. “Los beneficiarios son familias de jornaleros, desempleados, trabajadores domésticos y otras personas que se han sumido en la pobreza en Bombay”, señala.

El bloqueo generalizado impuesto a la nación debido al Covid-19, de hecho, empujará a al menos 12 millones de ciudadanos indios a la pobreza extrema, como afirma el Banco Mundial en un informe que monitora la pobreza en el mundo. Según las estimaciones del «Centro de Monitoreo de la Economía India», un grupo de expertos independiente, alrededor de 122 millones de indios han perdido el trabajo en el mes de abril.

Ashwajit Singh, director ejecutivo de «IPE Global», una empresa de consultoría en el sector del desarrollo, consultor de varias multinacionales que trabajan en India, señala que en la nación “la gente podría morir de hambre en lugar de a causa del virus”. Singh cita un estudio de la Universidad de las Naciones Unidas según el cual 104 millones de indios pueden caer por debajo de la línea de pobreza determinada por el Banco Mundial de $ 3.2 por día para los países de ingresos medios bajos. Esto elevará el porcentaje general de personas que viven en la pobreza en la nación india del 60% (812 millones actualmente) al 68% (920 millones de indios): una situación que ocurrió por última vez en el país hace más de una década.

(SD-PA) (Agencia Fides 5/6/2020)