«La revolución del Amor» en el Aula Malagón Rovirosa 2019

749

El curso de Fe y Cultura del Aula Malagón Rovirosa con el tema «La revolución del amor», ha comenzado con gran intensidad y buena asistencia de jóvenes (y menos jóvenes), con un planteamiento central; el de profundizar en la vocación a la santidad, a la solidaridad de todos y cada uno de nosotros.

El curso comienza planteando la naturaleza herida del ser humano en el mundo actual, herido por las agresiones materiales (hambre, paro, precariedad) y culturales (ideologías contra la familia o contra la persona que niegan su identidad, y su vocación al amor), todo un desafío para el ser humano y sus elementos solidarios fundantes.

Se nos planteará la vocación a la que cada ser humano tiene que responder con la máxima plenitud, una llamada que también en la vocación profesional ha de ser respuesta, ejemplos y testimonios que en la historia de la humanidad se siguen produciendo, y de los que hemos de aprender…

Si las personas «vivieramos esta revolución del amor», que supone una vocación a la solidaridad en todos sus ámbitos, el mundo sería transformado en sus raíces y estructuras, poniendo en la mesa común, estructuras de Gracia al servicio de los más pequeños.

Recordamos las palabras del Papa JPII en una jornada mundial de vocaciones

Vocación es la palabra que introduce a la comprensión de los dinamismos de la revelación de Dios y descubre al hombre la verdad sobre su existencia: “La razón más profunda de la dignidad humana, – leemos en el documento conciliar Gaudium et spes,- está en la vocación del hombre a la comunión de Dios. Ya desde su nacimiento es invitado el hombre al diálogo con Dios: pues, si existe, es porque, habiéndole creado Dios por amor, por amor le conserva siempre, y no vivirá plenamente conforme a la verdad, si no reconoce libremente este amor y si no se entrega a su Creador”. (N° 19). Es en este diálogo de amor con Dios que se funda la posibilidad para cada uno de crecer según líneas y características propias, recibidas como don y capaces de ” dar sentido” a la historia y a las relaciones fundamentales de su existir cotidiano, mientras se está en camino hacia la plenitud de la vida…