La trastienda de un debate sobre embriones en TVE

1384

Recientemente acudí al programa de debate “Esta es mi historia”, que se emite en directo la noche de los jueves en TVE-1. Trataba esta vez de “Hijos a la carta”, a raíz de una noticia aparecida en los medios de comunicación. Se podrían hoy curar ciertas enfermedades infantiles si se obtienen por selección embrionaria hermanos donantes inmunológicamente compatibles. Se debatieron los pros y contras de ciertas técnicas de reproducción artificial…

Por Dr. Josep Mª. Simón Castellví
Fuente: ForumLibertas 23/08/2004

Contaré algunos aspectos de la trastienda y también del mostrador del programa. La noticia de una de las familias que aparecía como testimonio (la otra también era favorable a estas técnicas, que para eso está el pluralismo) no fue generada por casualidad. Hace muy pocos días, el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), que no debe ser confundido con el Intituto Valenciano de Fertilidad (IVAF, respetuosos con el embrión humano), abrió un macrocentro en la zona alta de Barcelona. Como es bien sabido, la Ciudad Condal es una de las Mecas de la reproducción artificial. A cuatro mil euros el ciclo de fecundación in vitro. Este nuevo centro se inserta en un mercado sanitario muy saturado, con decenas de clínicas y consultas de reproducción. Es por ello que necesita publicidad. Y encontraron la mejor publicidad, la que no se paga o aquella por la que encima cobras. Ofrecen a varias parejas el hacerse cargo de su caso, acuden los medios de comunicación y alguien pica y les prepara en prime time un programa loando el bien que hacen para con los padres en apuros.

El programa abre con un reportaje sobre el IVI, centro privado, invita a cuatro por cuatro expertos para contrapesar opiniones, y a una señora afectada que está por la selección de embriones y a una pareja que también lo está y habla tanto como los expertos… Así, en realidad, lo que sucede es que los cuatro por cuatro se convierten en siete contra cuatro. Se cumple la profecía de que en estos temas nunca hay paridad y siempre en los medios son menos los que consideran respetable al embrión por pequeño que sea. Y uno se siente allí algo cortado porque no va a criticar al programa que le ha invitado… ¡Ah! Y la llamada del público domiciliario que pasan al directo está, por supuesto, a favor de las técnicas. Una madre haría lo que fuera para salvar la vida de su hijo. Igual que los otros mensajes desde casa, que sólo los del programa controlan. Y el final es la guinda: la presentadora se posiciona a favor de los padres allí afectados y confía en que en la próxima decisión de la Comisión de reproducción asistida se autorice lo que se pide. La tele presiona al gobierno.

Cuidadosamente se ha ocultado que siempre la reproducción artificial se halla ligada al aborto. ¿Qué sucede con los embriones defectuosos implantados, que siempre son muchos? ¿Y con los embarazos múltiples? ¿No se practica la reducción embrionaria para desembarazar un poco a las multigestas? Y el público sigue desinformado. Vamos cumpliendo al revés el precepto constitucional de dar una información veraz.

Después de decir y repetir una y otra vez que no se destruyen embriones humanos (sólo se congelan en algunos casos) a la salida uno me admite que no queda otro remedio que abortar los fetos deficientes que crean estas técnicas. La trastienda y el mostrador. ¡Y la caja registradora!

Podéis enviar comentarios a metges@federaciocristians.org